*

Reportajes
Compartida
Actualizado el 21/10/2017
Estás leyendo:El alcalde de los mapuches

El alcalde de los mapuches

Autor: Fredi Velásquez

Juan Carlos Reinao es un alcalde controversial. En su juventud se involucró en la fundación de la Coordinadora Arauco Malleco y estuvo detenido tras ser acusado de ser el autor intelectual del primer ataque incendiario a un camión forestal. Sus gestiones fueron claves para lograr beneficios a huelguistas mapuches en los gobiernos de Piñera y de Bachelet.

El alcalde de los mapuches

Juan Carlos Reinao (40) es uno de los alcaldes más controvertidos en la Novena Región. Su perfil no corresponde al típico político al que los habitantes de Renaico estaban acostumbrados. Como independiente ganó su primera elección el 2012, con 40% de los votos, y en las municipales pasadas fue reelecto con el 60% de las preferencias, sin ser apoyado por algún pacto político. En ambos períodos dice haber recibido amenazas de muerte un par de veces, siempre perpetradas por personas tras actividades municipales. La última, asegura, fue la semana pasada.

En una región dominada históricamente por la centroderecha, Reinao declara abiertamente su adhesión al movimiento que busca la recuperación de territorio mapuche. Una causa que ha marcado su vida desde su juventud, cuando participó de la creación de la Coordinadora Arauco Malleco, organización que reivindica la autonomía del pueblo mapuche respecto del Estado de Chile y que se ha visto envuelta en varios hechos de violencia rural en La Araucanía durante la última década, entre ellos la llamada Operación Huracán, el operativo de inteligencia de Carabineros que investiga tres ataques incendiarios a camiones, en tres lugares distintos, en el sur del país, y que esta semana tuvo un duro golpe luego de que la Corte Suprema acogiera un recurso de amparo en favor de los acusados y ordenara la liberación de los ocho comuneros detenidos, entre ellos Héctor Llaitul, líder de la CAM.

El alcalde Reinao también se ha involucrado en este tipo de hechos. Oriundo de una comunidad mapuche, fue miembro habitual de los primeros pasos del activismo mapuche. En octubre de 1997 estuvo detenido por participar en una manifestación en terrenos de la Forestal Arauco y, tras dos meses, fue acusado de ser el autor intelectual y material del primer ataque incendiario a un camión forestal en Chile. Por el hecho estuvo ocho días detenidos, pero luego salió en libertad.

Hoy, el edil de Renaico ha declarado públicamente que varias de las quemas de camiones que han afectado a empresas de la región son el resultado de “autoatentados con seguros de por medio”.

El alcalde en La Moneda

Los habitantes de Renaico cuentan que nunca en la historia reciente de la comuna habían tenido un líder político que fuera capaz de ir a conversar cara a cara con la Presidenta Michelle Bachelet en Santiago. Aunque la mayoría de las personas que viven en la zona no tiene raíces indígenas y muchos dicen no apoyar las reivindicaciones mapuches, todos valoran de igual forma lo que hizo el edil el 29 de septiembre.

Ese día, Juan Carlos Reinao viajó a La Moneda para interceder por los hermanos Pablo, Benito y Ariel Trangol y el lonco Alfredo Tralcal, quienes cumplían 115 días de huelga de hambre tras ser detenidos por su presunta implicación en la quema de una iglesia evangélica en Padre Las Casas y que tenían una querella del gobierno en su contra por delitos terroristas.

“La familia habló muy bien. Yo estaba muy sensible, soy un hombre que lucha por la vida, mi función fue abrir puertas”, recuerda Reinao de la cita en la que sorpresivamente participó la Presidenta Michelle Bachelet.

El también presidente de la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuches (Amcam) jugó un rol clave para gestionar esa visita de los abogados y los familiares de los huelguistas al corazón de La Moneda, que terminó con Bachelet abriéndose a realizar un gesto en favor de los comuneros -la recalificación de la querella terrorista- y la renuncia -hoy se sabe que temporal- del subsecretario Mahmud Aleuy.

Reinao llamó personalmente a miembros del gabinete, a quienes conocía, para hacer el nexo. Las gestiones fueron realizadas desde la comuna al norte de la Región de La Araucanía y con urgencia, pues había riesgo vital para dos de los comuneros en huelga.

La reunión permitió llegar a un acuerdo para que tres de los cuatro comuneros depusieran la huelga de hambre. El alcalde de la pequeña comuna de Renaico, de poco más de 10 mil habitantes, logró torcer la mano al gobierno.

El manejo de este tipo de situaciones no es algo nuevo para Juan Carlos Reinao. El 12 de julio de 2010, un grupo de 38 comuneros mapuches -que habían sido acusados por atentados incendiarios- decidió llevar a cabo una huelga de hambre para que no fueran llevados a juicio bajo la Ley Antiterrorista. Reinao, quien estudió Medicina en Cuba, no sólo fue el médico que supervisó la salud de los huelguistas, sino que también fue uno de los encargados de entablar conversaciones con el gobierno de Sebastián Piñera para acercar a cada una de las partes.

Durante ese tiempo, el actual alcalde fue una especie de vocero de los huelguistas y comunicaba a la prensa cómo iba avanzando el estado de salud de cada comunero. Finalmente, tras 82 días sin ingerir alimentos, Sebastián Piñera decidió enviar una modificación a la Ley Antiterrorista y recalificar los delitos que se les imputaban a los huelguistas, quienes dieron por terminada su protesta.

Anteriormente, en mayo de 2006, Reinao intervino en la huelga que los comuneros José y Jaime Marileo y la activista Patricia “Chepa” Troncoso iniciaron para demandar la nulidad del juicio que los había condenado a 10 años en la cárcel por incendio terrorista en el fundo Poluco-Pidenco, propiedad de la Forestal Mininco. Tras 112 días de ayuno, el gobierno de Michelle Bachelet logró convenir algunas de las exigencias de los comuneros, como traslados a cárceles menos restrictivas y el beneficio de salida dominical. Nuevamente, Reinao estuvo presente en las mediaciones para lograr el acuerdo y atendió a todos los huelguistas.

Entre los comuneros que apoyaron y se fueron a huelga por esos días estaba Héctor Llaitul. Juan Carlos Reinao conoce bien al actual vocero de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM), pues fueron vecinos.

“Con Héctor (Llaitul) nos divide sólo el lago. Él vive al frente de mi casa, en una comunidad, como yo. Hablamos siempre, nosotros somos de ahí. Tú no puedes desconocer a la gente que vive ahí, son comuneros. Nos pasan a saludar, nos queremos, no tengo prejuicios”, afirma Juan Carlos Reinao.

Fundador de la CAM

El alcalde no nació en Renaico. Su infancia la vivió unos cuantos kilómetros más al norte, en una comunidad mapuche ubicada en el sector Huallepén Bajo, perteneciente a la comuna de Contulmo, en la Región del Biobío. Sus padres, Sinforiano Reinao y Rosa Marilao, se dedicaban fundamentalmente a la agricultura. La pareja tuvo cinco hijos, siendo Juan Carlos el tercero de ellos. El alcalde cuenta con orgullo que fue el primero de sus hermanos en salir del colegio y el único en lograr entrar a la universidad.

“Siempre quise estudiar, pero no sé de dónde lo saqué. Mi papá no sabía leer ni escribir, mi mamá tampoco. No tuvieron la oportunidad de estar en un colegio, por tanto, no tuvieron oportunidad de aprender. Eran analfabetos”, reconoce Juan Carlos Reinao.

Los primeros pasos en el activismo mapuche los dio en los año 90, cuando participó en lo que sería el inicio de la Coordinadora Arauco Malleco, la que fue creada para organizar a los miembros de varias comunidades mapuches que reclamaban por la pérdida de su territorio a mano de empresas forestales. Desde su fundación, la CAM ha sido largamente investigada por sus presuntos vínculos con guerrillas extranjeras y su responsabilidad en ataques incendiarios en las regiones Octava y Novena durante los últimos 15 años. Varios de sus miembros han validado estas acciones como parte de la lucha para la recuperación de terrenos mapuches.

“En la coordinadora hay comunidades que existen, que están vivas. Vive gente como yo, que vive en Arauco, y otras en Malleco. En la CAM hay muchos que ni saben lo que es el terrorismo. Por eso es tan doloroso. Efectivamente, ha habido algunos líderes que han reivindicado procesos que han sido conflictos. Hay gente que ha radicalizado sus posiciones, pero la CAM no es sinónimo de terrorismo”, argumenta Reinao.

La participación dentro de la CAM también trajo problemas para el alcalde de Renaico en el pasado. El 14 de octubre de 1997 fue detenido junto a otros 27 mapuches en un fundo de propiedad de la Forestal Arauco, por una protesta que buscaba alterar el funcionamiento de la empresa. Luego resultó implicado en el primer ataque incendiario a camiones forestales en la historia del conflicto mapuche. El 6 de diciembre de ese año, un grupo de individuos atacó los vehículos pertenecientes a la misma Forestal Arauco, siendo acusado como el autor material e intelectual del atentado. Carabineros allanó la comunidad en la que vivía Juan Carlos Reinao, siendo detenido durante ocho días, tras ser liberado de los cargos.

“Fue una detención equivocada, como las que ocurren hoy día”, asegura Reinao, quien dice, además, que sufrió un duro trato de parte de uniformados mientras estuvo preso. “Después de ese proceso tuve que renunciar a todo. No es sano que fuéramos acusados de algo que no entendíamos. El trato no fue bueno, no fue muy humano. Las policías venían saliendo de la dictadura militar, entonces no era fácil enfrentarse a ese tipo de interrogatorios. No es fácil recordarlo, es algo que ha afectado mucho en mi vida”, recuerda.

Tras esa experiencia, el alcalde decidió autoexiliarse en Cuba para estudiar Medicina en la Escuela Latinoamericana de Ciencias Médicas de La Habana. Según cuenta el propio alcalde, su idea era no volver a un país que lo había dejado con un fuerte trauma tras ser detenido. Quería reiniciar su vida en la tierra de Fidel Castro. Sin embargo, allá conoció a Michelle Bachelet.

“La conocí cuando ella viajó como ministra de Defensa. La saludamos, nos sentamos en el pasto y nos reímos. Me siento feliz de haberla conocido, es una gran persona, me entregó consejos. No sé si se acuerda de eso, para mí fue una cuestión importante”, cuenta Juan Carlos Reinao.

En 2005 se tituló de médico cirujano. Dos meses después decidió volver a Chile para trabajar en poblaciones y junto a comunidades indígenas en la Novena Región. Pronto, según cuenta, se le ocurrió la idea de volver a ser un actor importante en el conflicto mapuche. Entonces postuló a la alcaldía de Renaico.

Ya como alcalde, en la cabeza de Reinao estaba la idea de dar un paso más: formar una organización política para agrupar a los liderazgos en la región provenientes del mundo mapuche. Sus pares en las municipalidades no estaban muy convencidos de la idea, pero el alcalde de Renaico insistió. El 2013, en medio de una reunión nacional de la Asociación de Municipalidades de Chile, juntó al resto de los alcaldes mapuches y les pidió que se sacaran una fotografía. Esa imagen sería presentada al resto de sus colegas como la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuches. Así, sin estar totalmente convencidos, los ediles de nueve comunas de la Región de La Araucanía se vieron involucrados en el nacimiento de una institución que sería liderada por el mismo Juan Carlos Reinao.

Esos fueron sus primeros pasos en la política nacional.

El líder mapuche

El lunes 2 se dio inicio a la última etapa de la Consulta Constituyente Indígena, la que reunió a 139 delegados de los nueve pueblos indígenas reconocidos por el Estado. La idea del gobierno es ingresar al Congreso una “ley indígena”, que busque reconocimiento constitucional y participación política efectiva para las minorías étnicas.

Por esto, dentro de los partidos han empezado a observar liderazgos con raíces mapuches para proyectar a los posibles candidatos a ocupar estos puestos que estarían reservados en el Congreso, si es que el proyecto tiene éxito.

“Como Amcam le hemos dicho al Estado que nosotros queremos escaños reservados en las comunas en las que hay presencia mapuche. Y queremos el mismo porcentaje. Nosotros somos un 10% y creemos que tenemos que tener ese 10% de diputados y senadores en el Congreso. Yo estoy disponible para los desafíos que me presente la vida. Estamos por avanzar, nunca retroceder”, dice Juan Carlos Reinao.

Fuentes señalan que el alcalde de Renaico ha sido asesorado en el último tiempo por Flavio Candia, uno de los colaboradores más cercanos al ex ministro del Interior Rodrigo Peñailillo, y por la oficina de Carlos Correa.

Como alcalde, Reinao admite que se ha reunido en más de una ocasión con la Presidenta Michelle Bachelet. Una vez lo hizo por dos horas, antes del cierre de la campaña presidencial, y a principios de año llegó a La Moneda para pedir a la Mandataria que el conflicto mapuche fuera abordado de una manera política y no se le diera un tratamiento exclusivo de seguridad pública. Esa relación es inusual para un alcalde de una comuna tan pequeña como Renaico. El último encuentro fue hace un par de semanas, cuando intercedió a favor de los huelguistas del caso iglesias, doblando la mano del gobierno.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital