*

Cultura
Compartida
Actualizado el 29/05/2015
Estás leyendo:Alicia Scherson lleva al cine cuento de Alejandro Zambra

Alicia Scherson lleva al cine cuento de Alejandro Zambra

Junto a Cristián Jiménez dirige filme basado en Vida de familia.

Alicia Scherson lleva al cine cuento de Alejandro Zambra

Martín no quiere recordar mucho de su pasado. Tampoco tiene interés en contarlo. Más bien prefiere inventarlo y hurtarle algunos buenos momentos a las vidas de otros para hacerlas pasar por propias. Probablemente mienta para conocer a una chica y esa sea su única salida para ser feliz. Martín es un buen suplantador y es el protagonista de Vida de familia, película que dirigen Alicia Scherson y Cristián Jiménez en una casona del  Barrio Yungay,

El filme, basado en un relato del escritor Alejandro Zambra, es el primero que se enmarca dentro del convenio Film Friendly, suscrito por el Ministerio de Cultura y varios municipios de Chile. El acuerdo facilitará el acceso de los cineastas y artistas  audiovisuales a varias comunas de Chile con el objetivo de que puedan rodar producciones con tarifas bajas y diferenciadas, permisos especiales y un apoyo concreto. La Municipalidad de Santiago lidera esta iniciativa, que también se extiende a Valdivia, Concepción y Valparaíso. 

Vida de familia, con guión del propio Zambra, transcurre esencialmente en dos locaciones: la casa del pasaje Adriana Cousiño 360 y las calles aledañas. Es, como se puede desprender, una película de barrio, de almacenes y de mascotas. También, por supuesto, es sobre un personaje raro y de su flirteo con una vecina. “Leímos el cuento más o menos al mismo tiempo, apenas salió el libro de relatos Mis documentos. En realidad Alicia lo leyó en esa época, yo más bien me enteré por el propio Zambra que había un cuento muy cinematográfico”, cuenta Cristián Jiménez (Bonsái) , codirector del filme junto a Alicia Scherson (El futuro).  

La historia original es la de Martín, un hombre de 40 años que acumula una cadena de pequeñas fracasos vitales y que un día es llamado por su primo lejano Bruno a cuidar por algunos meses su casa. El, su pareja Consuelo y la hija en común harán un viaje de trabajo a Francia y alguien debe cuidar de la morada familiar. Quién mejor que Martín, hombre sin familia y sin vicios, sin manchas a la vista.

“En el cuento original la pareja formada por Bruno y Consuelo tienen una aparición bastante marginal. En la película en cambio se ven mucho más: más de un tercio de la cinta los tiene a ellos frente a cámara”, dice  Scherson acerca del largometraje que cuenta con las actuaciones de Jorge Becker como Martín, Banca Lewin en el rol de Consuelo y Cristián Carvajal como Bruno. A ellos hay que agregar el personaje de Paz (Gabriela Arancibia). Ella es la muchacha que Martín conoce mientras Bruno y Consuelo están fuera de casa. A ella también le inventa la historia de que la casa es en realidad propia y que la foto de Consuelo en el living es de la esposa que lo abandonó. 

“Es una película un poco familiar. Somos amigos de Alejandro (Zambra) y por lo tanto hacer este largometraje fue natural. Yo venía de un embarazo, Cristián había rodado La voz en off y queríamos hacer algo en conjunto en la medida que no demandara tanto trabajo. Por eso decidimos dirigir en conjunto. Nos turnamos: un día es uno el que manda y viceversa”, dice Scherson, que en rigor filma esta cinta en su propia casa del Barrio Yungay, con su hija de ocho meses al lado de los reflectores y las claquetas. 

“El cuento puede ser muy melancólico, pero también tiene bastante humor, como es habitual en Zambra. Es un doble filo que define su literatura. Es decir, el personaje central es un mentiroso”, explica Jiménez, que antes rodó Bonsái, basada en la novela homónima de Zambra. También, para ambos, es un filme generacional. “Es curioso, pero todos tenemos 40 años: los protagonistas, los directores, el autor del cuento. Es un período de definitiva transición, de despojarse de algo que te ata aún a tu familia original o tus padres y entrar a otra etapa. Yo misma tuve a mi hija a los 40 años”, agrega Scherson.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital