*

Deportes
Compartida
Actualizado el 17/07/2017
Estás leyendo:El archivo de Chomsky: El Walo Eduardo Herrera

El archivo de Chomsky: El Walo Eduardo Herrera

El archivo de Chomsky: El Walo Eduardo Herrera

Su padre, Julio, fue back centro del América, un club de Rancagua que se fusionó con O’Higgins Braden, dando origen al actual O’Higgins. Con él vio el Mundial 1962, tenían abonos en la serie de Santiago, y el mejor partido del torneo: Hungría, 2; Inglaterra, 1, en la ciudad histórica.

Claudio Eduardo Herrera Barros nació el 25 de agosto de 1944 en Rancagua (cumplió 72 años). Medía 1,75 metros y pesaba 70 kilos. De juvenil practicaba atletismo, corría los 100 metros en 11 segundos, “la pista no era de las mejores”, y fútbol en el liceo. Lateral izquierdo, zurdo, le pegaba muy duro a la pelota y fue capitán de Rancagua en el torneo que en 1960 ganó Cadetes, de Santiago, con Francisco Valdés, Guillermo Yávar y Orlando Ramírez.

Al año siguiente debutó en primera división por O’Higgins y en 1964 pasó a Santiago Wanderers junto con Ricardo Cabrera en trueque por Ricardo Díaz. “En ese tiempo se hacía intercambio de jugadores sin dinero de por medio. Antes, lo habían hecho O’Higgins y San Luis con los arqueros Ricardo Storch y Constantino Zazzali, respectivamente”.

Con los Panzers del Puerto dio la vuelta olímpica de 1968. “Estuve una década en Santiago Wanderers y con Juan Olivares fuimos los que más partidos jugamos”. Actuó dos años en Colo Colo (1974 y 1975) y ganó la Copa Chile 1974. “La mayoría de los titulares se hallaba en el Mundial de Alemania Federal. La Copa Chile la jugamos Miguel Ángel Gamboa, el Tanque Araneda, Julio Crisosto, Hugo Solís… En la banca, el Cabezón Aravena. Con 10 goles cada uno fuimos scorers Araneda y yo, que convertí unos cinco de penal y los otros de tiro libre. A la final con Wanderers, llegó el Zorro Álamos, puso a los titulares y quienes habíamos hecho la fuerza nos perdimos de salir en la foto de campeones”.

Regresó a O’Higgins y allí terminó en 1977 su campaña, que incluyó siete años en la selección nacional (1967 a 1973). El mayor orgullo de Walo Herrera es haberse titulado de Constructor Civil en 1970, en la Universidad Católica de Valparaíso, siendo futbolista. En 1993, a los 49 años, se recibió de Ingeniero Constructor en la Universidad Católica de Santiago.

¿Quién fue su modelo? “Los laterales izquierdos no eran zurdos, entonces me fijaba en Luis Eyzaguirre, el primer lateral volante de Chile. Me gustaba jugar como él. Otro futbolista que admiré fue Ramiro Cortés, cuando era el 6 de Audax Italiano. Tuve la suerte de actuar al lado de los mejores zagueros centrales: el argentino Federico Vairo, Raúl Sánchez, Elías Figueroa, Alberto Quintano y Juan Rodríguez”.

¿Sus duelos con los punteros? “¡Uff!, puedo nombrar diez aleros derechos muy difíciles de marcar: Jaime Ramírez, Mario Moreno, Pedro Araya, Pedro Arancibia, Orlando Ramírez, Alberto Fouillioux, Braulio Musso, Eugenio Méndez, Mario Ramírez, Rómulo Betta… A Jaime Ramírez una vez le di una patada en el pecho, en un bote de la pelota en Santa Laura. Le pedí disculpas: había sido mi ídolo en el Mundial de 1962”.

¿Un partido? “En Rengo, donde los húngaros estaban hospedados, jugamos un amistoso O’Higgins-Hungría. En el ataque de ellos jugaban Sandor, Gorocs, Albert, Tichy y Fenyvesi. A los 15 minutos estábamos 0-3 abajo. Con un par de goles del Guatón Cabrera y del argentino Héctor Torres pasamos arriba, espectacularmente, y al final perdimos 4-5”.

Las únicas fotografías que se conocen de la delegación chilena que viajó a la Unión Soviética en 1973 (histórico empate sin goles en Moscú: el partido que no vimos), se deben a la afición de Walo por las cámaras fotográficas de calidad: las tomó con una Minolta. La primera vez que vieron la luz fue en la revista chilena Don Balón (septiembre de 1998), gracias a la gentileza de Herrera.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital