*

Deportes
Compartida
Actualizado el 24/07/2017
Estás leyendo:El arquero se fue en Uber

El arquero se fue en Uber

Autor: Maximiliano Videla R.

Gonzalo Collao volvió a su anónima rutina tras debutar como profesional con la U frente a Ñublense.

El arquero se fue en Uber

“Amor, ¿lo pidió?”, pregunta Gonzalo Collao a su novia al salir del camarín. El arquero acaba de debutar como profesional en la U. Pero tiene que volver a su casa como un día cualquiera. En Uber. A sus 19 años, el guardameta no tiene entre sus planes comprarse un auto.

Tampoco le preocupa. Tiene otras prioridades más claras. Y mientras espera a que llegue el conductor, atiende a La Tercera.

“Uno tiene prioridades en la vida y la mía en este momento no es comprarme un auto, así que no tengo problemas en andar en taxi o en metro. A nadie se le va a caer la corona por eso. Trató de vivir esto de la manera más normal posible”, dice Collao, con una madurez que asombra en un futbolista chileno de tan corta edad. “Ojalá el conductor no sea de Colo Colo”, agrega después en tono de broma el futbolista de 1.91 metros, el más alto del plantel universitario.

Al recordar lo que ha vivido un par de horas antes, el guardameta describe uno de los momentos más importantes de su vida. Es detallista: “Lo viví con nerviosismo, como cualquier jugador que va a debutar. Los profes me dijeron que me preparara, que calentara, porque lo más probable era que entrara. Triste también por lo que le pasó a Tuto (De Paul). Ojalá que no sea algo tan grave”.

Ese nerviosismo del que habla, se le notó en su primera intervención tras reemplazar al lesionado titular (41’). Collao salió lejos de su arco a cortar un centro. Se le resbaló de las manos, le rebotó en el muslo y, finalmente, alejó el peligro con un pelotazo a cualquier parte. “Lo primordial es salir rápido de la circunstancia errónea. Pasó esa pelota, la saqué lejos y de inmediato me empecé a concentrar en la pelota que sigue y hacerlo bien”, relata sobre el primer balón que tocó como profesional.

Una jugada que tuvo más de 30 mil espectadores en el Nacional. Pero eso tampoco le preocupa al arquero: “La U en todos lados va a llevar mucha gente, así que hay que estar preparado para eso. Es un proceso muy largo que vengo viviendo desde los 15 años para consolidarlo así. Ojalá seguir sumando más minutos”.

Esas dudas que generó en el hincha azul, sin embargo, las cambió por aplausos con el resto de sus participaciones. Demostró seguridad y no se volvió a equivocar. “Me sentí muy feliz, con muchas ansias. Hace mucho que me estoy preparando para este momento y finalmente llegó. Lo disfruté como lo debí haber disfrutado. Feliz, muy contento”, cuenta sonriente.

Con el debut ya en el bolsillo, Gonzalo Collao no pierde la calma. Sabe que le falta para ser titular en la U. Pero , en vez de desesperarse, prefiere aprovechar la experiencia de Herrera y De Paul. “Quiero seguir aprendiendo de Fernando (De Paul) y de Johnny (Herrera) que son grandes arqueros. De muy chico que los sigo a los dos y son referentes para mí. Y si Dios quiere, seguir sumando más minutos”.

Llega el Uber, le abre la puerta a su novia, y luego se sube. El debutante parte a su casa, como si fuera un día más.

Papel digital