*

Cultura
Compartida
Actualizado el 16/12/2016
Estás leyendo:El arte del libro objeto se abre paso en Santiago

El arte del libro objeto se abre paso en Santiago

Autor: Denisse Espinoza

Hasta el domingo se realiza en el Patio Bellavista la primera feria dedicada a este formato, que le da un valor estético adicional a la lectura. Diez librerías independientes, dedicadas también a producir libros de arte y fotografía, participan en el evento.

El arte del libro objeto se abre paso en Santiago
Crónica de Chile, libro de artista realizado por Mario Lagos.

A fines de los años 80, Mario Lagos era un veinteañero que aún buscaba su camino en el arte. Se había licenciado de la U. de Santiago en 1979; vivido en España y entonces se radicaba por un tiempo en Alemania, en busca de nuevas líneas de experimentación. El contacto con el trabajo del alemán Anselm Kiefer le voló la cabeza. “Era primera vez que me encontraba frente a una obra que consistía en un libro intervenido por un artista, me impresionó mucho. Desde ahí me enfoqué en trabajar yo mismo el formato, pero imprimiéndole una identidad más latinoamericana”, cuenta quien se transformó, en los 90, en uno de los pioneros en producir libros de artista de confección artesanal y ejemplar único.

Lagos es el único artista invitado a la 1° Feria del Libro Arte/Objeto, que se realiza hasta este domingo en el Patio Bellavista, entre el 11 a 20 horas, y que reúne además a 10 editoriales independientes dedicadas a la creación de libros de artista, fotolibros, fanzines y libros objeto. Entre ellas está Ediciones La Visita, La Naranja, Henríquez y Sobrino, Folioscopio, Vórtex y El Jota librería.

“En los últimos años ha habido un boom de ferias de libros en Santiago, pero nos dimos cuenta que este nicho específico no estaba siendo cubierto”, dice la historiadora del arte Francisca Castillo, una de las organizadoras del evento junto a la editora de Arte Al Límite, Elisa Massardo. “Pensamos que sería importante armar una vitrina de difusión para estas editoriales que se arriesgan con una forma diferente de hacer literatura”.

Libros con aura

Una de las editoriales invitadas es La Naranja. Nació primero como librería en 2014 y desde fines de 2015 se dedica a producir libros objeto.El primero fue 5 Sur: Recuerdos en la frontera de Magdalena Jordán, novela gráfica que incorpora mapas y dibujos con 260 ejemplares hechos a mano y que estará en la feria a $10.000. “El valor es simbólico, porque el costo de producción es mucho más, pero lo que nos interesa es que circule”, explica uno de los fundadores de La Naranja, Sebastián Barrante. Por lo general estas editoriales independientes se financian postulando a fondos estatales, con crownfounding y recursos propios.

5-sur-recuerdos-en-la-frontera_naranja-libreria

5 Sur: recuerdos en la frontera, libro objeto de Magdalena Jordán, editado por La Naranja

“La gente en Chile está recién conociendo el formato, pero creemos que puede tener un buen futuro; de a poco se está haciendo más masivo en América Latina, en países como Brasil y México”, agrega el editor de La Naranja, quien también importa libros objeto como el volumen mexicano Especias, seis poemas/seis especias de editorial La Diéresis, formado por una caja de seis frascos que contienen textos sobre sabores y condimentos. La edición, de 100 ejemplares numerados, está disponible en la feria a $16.300.

Al igual que Barrante, el editor de Ediciones La Visita, Miguel Angel Felipe, también apuesta por hacer libros de ediciones cuidadas pero baratas, para que estén al acceso de muchos. “Nadie puede comer de este negocio, pero en términos sociales y culturales es muy rentable, porque logramos hacer circular obras que de otra manera no tendrían difusión”, dice el editor que lleva 10 años en el rubro de los fotolibros, donde el diseño estético es esencial y el tiraje es máximo de 1.000 ejemplares.

Su colección más emblemática es El Rectángulo, que reúne fotolibros de artistas como Tomás Munita, Zaida González y Nicolás Wormull. “En momentos en que el libro electrónico se ha vuelto más popular, queremos que el lector se reconecte con el placer de lo físico”, dice Felipe. En la feria los fotolibros estarán a $ 7.000 y dos por $ 10.000. Además presentarán una serie de 21 fanzines, cada uno a $ 3.000, con el resultado de dos convocatorias de creación realizadas en el Festival de Fotografía de Rancagua y en FotoArica, ambas este año.

la-visita_-autoestopistas_opt

Fotolibros de Ediciones La Visita en formato fanzine, colección Autoestopistas.

En el caso de Mario Lagos, sus obras tienen un valor más elevado, ya que son libros de copia única, trabajados completamente a mano. “Uno de ellos pude costar incluso 200 mil dólares. Tengo algunos clientes de Alemania, pero aquí en Chile es difícil vender”, dice el artista que estará exhibiendo su trabajo en una charla este sábado a las 17 horas.

Uno de los libros de Lagos es Crónicas de Chile, de dos tomos, que habla de la conquista y el territorio local, a través de 35 hojas intervenidas con resina, pintura metálica, tierra y madera. “Ante la masividad industrial de reproducirlo todo, yo voy en contra, apuesto por esa pieza única que no pierde su aura”, concluye el artista.

Papel digital