La Tercera

Astrónomo chileno descubre cómo se alimentan los agujeros negros

Cuando lo agujeros negros fagocitan se encuentran rodeados de grandes cantidades de gas y polvo que forman una especie de ‘despensa’ que garantiza que éste pueda “seguir comiendo”. Sin embargo se sabe poco, o mejor dicho se sabía poco, sobre la ubicación de dicho material y la relación que tienen con la luz que produce el agujero negro.

Ahora, un nuevo estudio realizado  por Claudio Ricci, investigador del Instituto de Astrofísica UC y del Centro de Astrofísica CATA ha revelado más detalles sobre éste fenómeno.

“Nuestra investigación mostró cuál es el proceso que controla la interacción entre la luz producida por el agujero negro y el gas que lo rodea, y demostró que la mayor parte del material que rodea los agujeros negros se encuentra cerca de él”, expresó el experto. “Cuando el agujero negro emite mucha luz, ésta empuja el material de su ‘vecindad’. Lo que podría significar que, si el agujero negro come demasiado rápido, la energía producida destruye los alimentos disponibles para el futuro“.

Estos objetos se encuentran, típicamente, a medio billón de años luz de distancia. “Es decir, la luz necesita 500 millones de años para venir desde esos agujeros hacia la tierra. Si nuestra galaxia fuera del tamaño de un durazno estos agujeros negros estarían a medio kilómetro de distancia”, agrega.

La investigación comenzó el 2013 y gran parte del tiempo de trabajo fue para crear una base de datos con observaciones para la investigación. “Tomamos datos con telescopios espaciales y observatorios terrestres. Los telescopios chilenos eran extremadamente importantes para medir las propiedades de los agujeros negros, y en particular para medir sus masas. El principal instrumento que utilizamos es el satélite de rayos X de la NASA, Swift, pero también usamos datos de los satélites XMM-Newton (ESA), del satélite Suzaku (JAXA), y Chandra (NASA), entre otros”.

La importancia de esta investigación es que muestra la relación fundamental que existe entre los agujeros negros y su entorno. “Entendimos cómo la luz emitida por el material que cae en el agujero negro afecta la rosquilla de gas y polvo que lo rodea. El siguiente paso será comprender mejor los detalles de este comportamiento, y qué sucede con el material que es empujado por el agujero negro”, concluye Ricci.

La investigación fue publicada en la revista Nature.