*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 09/11/2010
Estás leyendo:Astrónomos chilenos encuentran cúmulos de galaxias observando sus sombras

Astrónomos chilenos encuentran cúmulos de galaxias observando sus sombras

Autor: La Tercera y Agencias

El descubrimiento fue realizada por medio del Telescopio Cosmológico de Atacama, y por los astrónomos de la Universidad de Rutgers y Astronomía UC.

 

Mediante observaciones hechas por el Telescopio Cosmológico de Atacama (ACT, por sus siglas en inglés), un grupo de científicos, compuesto por investigadores de la UC y de la Universidad de Rutgers, encontraron 10 nuevos cúmulos de galaxias al observar las sombras de estas estructuras en la radiación de fondo cósmico del Universo. 

Para hallar estos sistemas a través de la radiación de fondo (CMB, por sus siglas en inglés), los investigadores del ACT midieron el efecto conocido como Sunyaev-Zel’dovich (SZ). Este efecto, el cual es una distorsión de la radiación debido a su contacto con el gas de los cúmulos, permite llegar a estos últimos de una manera distinta a otras técnicas. 

“Usando este método se ha podido hacer lo que se predijo hace casi 40 años atrás. Independiente de la distancia a la que podamos estar, podemos ver todo hasta la radiación de fondo cósmico”, señala Felipe Menanteau, ex estudiante de Astronomía UC y hoy investigador de la Universidad de Rutgers.  

Los cúmulos son muy sensibles al crecimiento de las estructuras en el Universo y pueden poner límites a los modelos cosmológicos, dicen los autores de esta investigación que será publicada el próximo 10 de noviembre en Astrophysical Journal.

Si hasta hace un año, el hallazgo de estas estructuras mediante la radiación de fondo cósmico era sólo una posibilidad en un escenario optimista para estos astrónomos, el descubrimiento de estos sistemas –los más masivos en el universo– no sólo confirma esta ambiciosa hipótesis, sino que también, abre una nueva ventana para medir con mayor precisión el modelo cosmológico actual. 

La radiación de fondo cósmico, que cubre todo el cielo, es un vestigio del Big Bang y fue descubierta en New Jersey, EE.UU., en los Laboratorios Bell en los años 60s. Desde entonces, ha sido medida con diversos instrumentos que incluyen los satélites COBE y WMAP de la NASA. 

Continuando con el éxito de estas misiones, un grupo de científicos liderados por Lyman Page, de la Universidad de Princeton, propuso la construcción de ACT –proyecto donde también colaboran otras 16 instituciones como Oxford y la Nasa– para estudiar la radiación de fondo cósmico

ACT es un telescopio de seis metros de diámetro ubicado a 5.200 metros de alturas en altiplano chileno y en uno de los lugares más altos y secos del planeta. En 2008, este instrumento comenzó a mapear el fondo cósmico sobre grandes extensiones del cielo austral.  

Según los expertos, las agrupaciones encontradas tienen una profundidad prácticamente ilimitada que permite encontrarlas hasta el momento en que el universo solo tenía 380.000 mil años. 

Así, esta gran ventana al pasado nos permite usar estos nuevos cúmulos como marcadores para entender cómo han crecido y se han expandido las estructuras en el universo desde su comienzo.

 

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital