*

Política
Compartida
Actualizado el 21/10/2017
Estás leyendo:Ataques a Piñera y Guillier marcan foro presidencial

Ataques a Piñera y Guillier marcan foro presidencial

Autor: I. Caro y P. Catena

A un mes de la elección, ambos candidatos enfrentaron ayer cuestionamientos de sus contendores en el debate de la Archi. Kast y Enríquez-Ominami protagonizaron las principales ofensivas.

Ataques a Piñera y Guillier marcan foro presidencial
Los ocho candidatos presidenciales ayer en el debate organizado por la Archi, en la sede del Congreso en Santiago.

Todos contra Piñera

Aún no concluía el primero de los cuatro bloques del debate organizado por la Archi, y miembros del comando de Sebastián Piñera comenzaron a subir comentarios en redes sociales subrayando que todos los candidatos se dedicaban a criticar al ex Mandatario.

Marco Enríquez-Ominami fue el que lideró los emplazamientos, con alusiones al abanderado de Chile Vamos en casi todas sus respuestas. El ítem delincuencia fue el que más críticas le reportó a Piñera. “No mientas más”, le dijo Alejandro Navarro. Alejandro Guillier lo apuntó por los indultos que concedió en su gobierno. Y más tarde, Carolina Goic también lo acusaría de mentir, luego que el x Jefe de Estado señalara que ella había votado a favor de la Ley de Pesca. José Antonio Kast, en tanto, lo emplazó por no eliminar el impuesto específico a los combustibles cuando estuvo en La Moneda. ME-O y Beatriz Sánchez, en tanto, le enrostraron la situación judicial de funcionarios de su gobierno, como el ex ministro Pablo Longueira.

Durante el foro, Piñera denunció en más de una ocasión la “odiosidad” de sus contendores, aunque sólo retrucó en un par de ocasiones, en línea con la estrategia diseñada por su comando para todos los debates de esta campaña, que apunta a concentrarse en la difusión de propuestas y evitar enfrascarse en disputas donde sólo correría riesgos, ya que es el único que tiene algo que perder, dado el cómodo liderazgo que mantiene en las encuestas.

En el equipo de Piñera hubo satisfacción al final del debate. El “todos contra Piñera” fue valorado como una señal de la buena performance del ex Mandatario y la incapacidad de sus contendores de instalar temas en agenda.

El desmarque de Goic

Más allá de los emplazamientos a Piñera, ayer fue la cuarta vez esta semana en que la abanderada DC, Carolina Goic, se refirió a la situación del alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, insistiendo en la duda que ha buscado instalar Kast sobre el rol de ese edil -al que un reportaje periodístico vinculó con narcotraficantes- en la recolección de firmas para la inscripción de la candidatura de Guillier.

Esta vez, Goic apuntó a una “sobrerreacción” de su contendor, quien había acusado esta semana una “bajeza” detrás de los cuestionamientos. “Lamento que haya candidatos que se aprovechan de esto”, agregó ayer el senador. Goic ha pedido que Guillier aclare el asunto, pese a que él se ha referido varias veces al tema, por lo que la insistencia de la candidata DC ha molestado al círculo cercano al abanderado de La fuerza de la Mayoría.

La arremetida es un elemento más del desmarque que ha ido buscando en los últimos días Goic frente a la figura de Guillier, en línea con su estrategia de apostar al centro político y privilegiar un electorado que en varios sectores de la DC creen que se ha ido “perdiendo” a raíz de las reformas impulsadas por Michelle Bachelet. Esto, justo cuando Guillier se ha mostrado como un continuador de ese legado. “Tenemos diferencias sustantivas (con Guillier)”, digo Goic, en este contexto, el miércoles, a la par que ha buscado contrastar su visión con la de su contendor en materia de concesiones hospitalarias, algo sobre lo que lo interpeló en el debate de ayer. “No me ha quedado clara tu posición”, le dijo sobre el tema, que también sacó a relucir en el debate de la ANP el 28 de septiembre. “Estoy de acuerdo con las concesiones en todas las obras públicas, salvo en el sector salud, porque se producen eventuales conflictos y, además, ha resultado oneroso”, dijo Guillier.

Los vaivenes de Guillier

En ocasiones anteriores Guillier no había respondido directamente sobre el tema de las concesiones hospitalarias -punto en el que ahora se marcó una diferencia con Goic- y también había evitado enfrentarse con sus contendores de la centroizquierda. Todo, en el marco del diseño para generar las condiciones que propicien un apoyo recíproco en segunda vuelta.

Pero la situación tuvo un punto de inflexión ayer, cuando el propio Guillier -el que más ha insistido en reunir a la centroizquierda en un balotaje- advirtió que ese escenario se estaba dificultando (ver nota en página 4). Esto, al manifestar su molestia por los emplazamientos que ha recibido sobre la situación del alcalde de San Ramón.

En paralelo, el senador evidenció ayer un giro sobre las conversaciones para una segunda vuelta. “No he dado ninguna instrucción a mi comando que esté abriendo debates anteriores, porque no quiero debilitar a los mismos que después les voy a pedir el apoyo en la segunda vuelta”, dijo, frase totalmente opuesta a lo que el abanderado reveló el 23 de septiembre, cuando señaló que “he dado claras instrucciones de buscar aproximaciones con todos los otros candidatos”.

En el comando dicen que lo que dijo ayer va en concordancia con la estrategia que se ha impulsado hace varios días: no insistir públicamente en un apoyo recíproco para que cada candidato potencie su campaña, esperando a que después del 19 de noviembre se logren conseguir los respaldos. Esto -agregan- mientras de todas formas personeros de la Nueva Mayoría llevan adelante conversaciones en el ámbito privado con integrantes del Frente Amplio y de la DC.

Finalmente, fueron esos temas los que marcaron los puntos principales del debate, y no las propuestas programáticas que planteó Guillier, que fue a lo que le dedicó parte del tiempo. Esto, sin embargo, sin sorprender. En el comando del abanderado dicen que el formato del debate nuevamente lo habría incomodado y admiten que no logró marcar el curso de la discusión.

Kast y ME-O, a la ofensiva

En sus primeras intervenciones, Enríquez-Ominami y Kast dejaron instalado el tono que tendrían durante el foro. El líder del PRO apuntó inmediatamente contra Piñera. “Es el candidato de los grandes empresarios, representa los valores del abuso”, sostuvo de entrada. El ex UDI, en tanto, cuestionó al gremialismo por no levantar candidato propio y aseguró que “el legado de Michelle Bachelet no existe”.

Luego, ambos atacarían insistentemente a Guillier, pidiéndole explicaciones por el eventual vínculo entre el cuestionado alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera, y las firmas independientes conseguidas en esa comuna para su candidatura, una confluencia de propósitos que no es nueva en esta campaña: ambos han liderado el emplazamiento a sus contendores para participar en debates, buscando insistentemente tribunas de ese tipo para difundir sus ideas. El fin de semana pasado, en tanto, hicieron una actividad en conjunto, jugando un partido de fútbol.

Ayer, los equipos de ambos se retiraron satisfechos por sus performances. En los otros comandos, en tanto, existía la certeza de que mantendrán su estrategia agresiva en la recta final de la campaña, en el entendido de que es la única forma que tienen para instalar temas en agenda y ganar atención en una campaña que ha despertado menos interés que en ocasiones anteriores.

Sánchez y el dilema del Frente Amplio

“¿Cómo se le gana y cómo se derrota a Sebastián Piñera?”. En medio de la fuerte división interna que existe en el Frente Amplio sobre cómo afrontar una segunda vuelta en caso que Beatriz Sánchez no llegue a esa instancia, la propia abanderada del bloque planteó ayer al menos tres veces esa interrogante.

La pregunta es parte central del debate en su conglomerado: si situarse como alternativa a la Nueva Mayoría o al candidato de Chile Vamos, un dilema del que Sánchez se hizo cargo ayer. “Creo que Sebastián Piñera y la Nueva Mayoría no son lo mismo”, dijo en el foro de la Archi. Y si bien comentó que “lamentablemente creo que tienen las mismas respuestas a temas que le duelen a las familias chilenas”, insistió en una postura de intentar derrotar a Piñera, no a la Nueva Mayoría. “¿Cómo se le gana a Sebastián Piñera? No creo que con campañas del terror ni con altercados. Se le gana diciendo que se condona el CAE frente a lo que propone Sebastián Piñera. Se le gana con la fuerza de las personas que dicen ‘no más AFP’ frente a lo que señala Sebastián Piñera, que es mantener lo que hoy día existe. Se le gana también diciendo fuera el negocio de algo tan importante como es la salud”, sostuvo, junto con interpelar al ex mandatario por los proceso judiciales que enfrentan ex colaboradores suyos, como el ex ministro Pablo Longueira. “Cuando usted habla de delincuencia, ¿cómo mira lo que ha pasado con sus ex ministros?”, inquirió Sánchez.

En los partidos del Frente Amplio valoran que, al menos, haya tratado de diferenciarse de la derecha y de Guillier, algo que remarcó en el cierre. Sin embargo, creen que le faltó preparación para enfrentar el desarrollo del debate. Así, en privado cuestionan que no haya sabido responder cuánta es la deuda pública, pregunta que le planteó Marco Enríquez-Ominami en el foro.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital