*

Deportes
Compartida
Actualizado el 18/06/2017
Estás leyendo:El bisturí del fútbol mundial

El bisturí del fútbol mundial

Autor: Alfredo Varona

Allá donde haya un balón, existe un hombre como MisterChip, que ha conseguido adueñarse de las estadísticas de todo el mundo del fútbol. “Pero no quiero engañar a nadie. Sólo sirven para entretenerse”, asegura.

El bisturí del fútbol mundial
Alexis Martín Tamayo posa con una polera. Foto: Cedida.

Es el dueño del dato en Europa y en Sudamérica. Un hombre de 43 años cuyo nombre, Alexis Martín Tamayo, no dice nada, y su apodo, MisterChip, lo dice todo, aunque él relativice su trabajo, “porque aquí nadie es dueño de nada, cada uno hace lo que le corresponde y, a ser posible, lo que mejor se le da”. Pero entonces, cuando se trata de poner nombre y fecha a las estadísticas, sale su nombre como si fuese la Biblia. Y el único que recorta distancias con esa idea es él: “Tampoco soy consciente de haber llegado tan lejos. No quiero engañar a nadie ni que nadie se engañe conmigo. Porque los datos, las estadísticas, no son trascendentales. Pero sí es verdad que son un entretenimiento que yo comparo como cuando uno va a ver una película de cine. Sabes que posiblemente te van a contar una historia que no es verdad, pero entras a la sala porque quieres entretenerte u olvidarte de algo. Supongo que con las estadísticas pasa igual”.

Antes de crear el personaje de MisterChip, Alexis fue “un empleado de Telefónica que empezó en el año 1987, nada más volver del Servicio Militar”. Duró hasta 2011, “y en los últimos tres o cuatro años compaginé ambas cosas, trabajé muchísimo y dormí poquísimo, pero entonces aún no podía vivir de esto”, rememora. Así que esperó su momento hasta convertirse en el personaje de hoy, un tipo de rostro auténtico que en los meses de julio y agosto irá a dar conferencias a Costa Rica, Estados Unidos o El Salvador e imagina que tarde o temprano estará en Chile. Porque sus inicios en esta vocación por el dato futbolístico también están asociados con el fútbol chileno. “Tenía ocho o nueve años cuando empecé a apuntar estas cosas que me llamaban la atención en cuadernos, porque no tenía ordenador. Fue durante el Mundial 82 y claro que me llamó la atención la selección chilena en la que estaban Figueroa, Pato Yáñez o Caszely. Recuerdo que fue eliminada en la primera fase, junto a Argelia, por esas cosas raras que pasan en el fútbol. El último partido entre Alemania y Austria tuvo toda la pinta de estar amañado”, manifiesta.

MisterChip entonces era un niño y hoy es un hombre que trabaja de madrugada. “He cogido esa rutina de vida”. Su computadora tiene un disco duro en el que entra medio mundo, incluido el fútbol chileno, aunque no se imagina de ninguna manera a un equipo como Colo Colo compitiendo en la Champions League. “Si fuese por historia sí, pero la historia no vale de nada en el fútbol. La realidad es que los equipos chilenos tienen problemas hasta para competir en la Libertadores”. Sin embargo, eso no quita para que la selección chilena haya ganado las dos últimas Copas América. “Pero ya las pudo ganar antes. Sin ir más lejos, en la generación de Marcelo Salas y Zamorano había tanta o más calidad que ahora. La diferencia es que los resultados que no llegaron entonces ahora sí han llegado, ¿cómo?, pues a través de dos tandas de penaltis, lo que nos da una idea de lo caprichoso que puede ser el fútbol. Nunca sabes. Nunca puedes imaginar”.

El valor de Alexis

Por eso MisterChip sigue sin prioriozar el dato sobre todas las cosas. “No lo haría nunca, porque el dato sólo te ayuda a describir lo que ya pasó, nunca a anunciar lo que va a pasar. Otra cosa es que los clubes fichen o renueven jugadores atendiendo a las estadísticas. Pero para mí eso sigue siendo insuficiente para pensar que los datos son trascendentales”. A partir de ahí se propone cómo explicarlo. “Yo sé donde tengo registrado los balones que perdió Vidal en los partidos de Champions frente al Madrid. Y si alguien me los pide los puedo buscar y dárselos. Pero eso no son cosas que uno pueda memorizar. En la vida se memorizan otras cosas que son las que te transmiten buenos o malos recuerdos. Los datos, a lo sumo, acompañan con una precisión que lógicamente no existe en otros ámbitos de la vida”.

“Mi caso fue curioso”, insiste Mister Chip. “Me aficioné a esto en la infancia. Luego, se convirtió en mi vocación y ahora en mi profesión. Quizá por eso sé dónde están sus límites”. Y no le asusta reconocerlo frente a los dos millones de usuarios que lo siguen en Twitter. “¿Que por qué Vidal no es el mejor centrocampista del mundo?”, se pregunta en esta conversación con La Tercera. “En primer lugar, porque, más allá de la Copa de América, le falta un gran título. Y, en segundo lugar, porque esa es una pregunta muy amplia que abarca tanto a los medios defensivos como a los mediapuntas y que realmente te impide hacer una valoración real. ¿Quién puede comparar al mejor Kaká con el mejor Xabi Alonso?”. De ahí que, entre tanta abundancia, MisterChip no se atreva a clasificar siquiera a Alexis como uno de los mejores regateadores del mundo. “En una época en la que hasta Cristiano ha dejado de regatear, a Alexis le tenemos mucho que agradecer. Él es uno de los grandes. Pero de ahí a llegar al nivel de Messi o Neymar supongo que va una larga diferencia. Ahora bien, cualquiera sabe lo que pasará mañana”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital