*

Mundo
Compartida
Actualizado el 11/03/2016
Estás leyendo:Caída del precio del petróleo afecta tráfico en vías interoceánicas

Caída del precio del petróleo afecta tráfico en vías interoceánicas

Autor: Fernando Fuentes

Menores costos en combustible permiten a buques tomar nuevas rutas para evitar el pago de peajes en canales de Suez y Panamá.

Caída del precio del petróleo afecta tráfico en vías interoceánicas

La caída del precio internacional del petróleo está teniendo efectos inesperados. Uno de ellos se ha comenzado a sentir en la industria naviera, donde el bajo precio del combustible está permitiendo a los buques portacontenedores tomar rutas alternativas más largas en los viajes de retorno de sus servicios entre Asia y la Costa Este de Estados Unidos o el Norte de Europa para así evitar las costosas tarifas de los canales de Suez y Panamá.

Así lo asegura un reciente informe de la consultora danesa SeaIntel Maritime Analysis, el cual sostiene que gracias a la caída de los precios del combustible los buques ahora pueden permitirse el lujo de tomar la ruta más larga a una velocidad más rápida, empleando así la misma cantidad de tiempo que hubieran necesitado para cruzar el canal.

Desde finales de octubre de 2015, un total de 115 buques portacontenedores que cubren las rutas de Europa o Estados Unidos han hecho el viaje de regreso a Asia a través del Cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica, en vez de hacerlo por el Canal de Suez, destaca el reporte.

Y las estadísticas de la Autoridad del Canal de Suez parecen confirmar esta tendencia. Si bien el número total de barcos que pasan por esa vía interoceánica aumentó un 2% en 2015 a 17.483 naves, el número de buques graneleros y portacontenedores cayó un 5,7% y 3,1%, respectivamente

SeaIntel identificó 14 servicios entre la Costa Este de EE.UU. y Asia que podrían ahorrar dinero mediante el uso de la ruta por el sur de Africa, manteniendo el mismo tiempo de tránsito y la rotación del servicio original. De los 14, ocho navegan actualmente por el Canal de Panamá y seis a través del Canal de Suez. 

“Puede ser un duro golpe para los dos canales, pero las cuentas en las que se apoya la teoría son bastante sólidas”, precisa SeaIntel. Suponiendo un precio medio de US$ 150 por tonelada de fueloil, una distancia adicional de 1.500 millas náuticas y un aumento de la velocidad media de 2 nudos (de 13,7 hasta 15,7), el ahorro medio para los que utilizan el Canal de Suez puede ser de hasta US$ 380.000 por viaje. Asumiendo que estos servicios navegan 50 semanas al año, la reducción de costos podría llegar hasta US$ 19 millones al año, estima la consultora danesa. Los portacontenedores que cubren esa ruta pagan un promedio de US$ 465.000 de peaje por atravesar el Canal de Suez. 

Una “mala señal”

“Si los canales quieren cambiar la economía de las opciones de enrutamiento, el Canal de Panamá tendría que reducir los precios en aproximadamente un 30%, mientras que el Canal de Suez necesitaría un recorte de aproximadamente el 50%”, concluye SeaIntel.

En el caso de los servicios al Norte de Europa, el ahorro sería aun mayor. La consultora calcula que las ocho rutas analizadas entre Europa y Asia tendrían un costo de combustible mayor en US$ 328.000 si utilizaran la ruta sudafricana, pero aún así sería rentable, ya que el peaje medio del Canal de Suez para estos buques asciende a US$ 730.000 por viaje.

Según el portal CNBC, esta es una “mala señal” para los canales de Panamá y Suez. El año pasado, Egipto completó una expansión de US$ 8.500 millones para esta última vía interoceánica, que permite dos carriles de tráfico y reduce el tiempo de tránsito a través del canal. En tanto, Panamá inició en 2007 los trabajos de ampliación de las obras del canal con una inversión inicial de US$ 5.250 millones, donde destaca un tercer juego de esclusas.

En declaraciones al periódico panameño Capital Financiero, el administrador de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), Jorge Quijano, reconoció que “definitivamente la reducción en el precio del combustible afecta la competitividad del canal”. “Sin embargo, -agregó- viajes mucho más largos, a mayor velocidad, imponen riesgos adicionales y la necesidad de añadir más buques al sistema para mantener un servicio semanal en el caso de los buques portacontenedores. Si llevan productos perecederos el viaje más largo puede significar la pérdida del producto. No es tan sencillo”, concluyó.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital