*

Negocios ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 31/08/2015
Estás leyendo:Cambiando la profesión por el emprendimiento

Cambiando la profesión por el emprendimiento

Autor: Carolina León Salamanca

En Chile, 60% de los profesionales no ejerce su carrera. De ellos, 22% optó por el emprendimiento.

Cambiando la profesión por el emprendimiento

“Mi trabajo me gustaba. Lo pasaba bien, tenía un buen sueldo y el ambiente era agradable. Era un buen trabajo, pero renuncié porque quería dedicarme a otra cosa, cambiar de foco”, así relata Felipe Guzmán, abogado y emprendedor, su decisión de abandonar el estudio jurídico en el que trabajaba para desarrollar junto a un amigo un emprendimiento.

En el país, el caso de Felipe no es aislado. Según revelan los datos de la encuesta de satisfacción laboral realizada por Adecco, empresa especialista en recursos humanos, en Chile el 60% de los profesionales no ejerce su profesión.

En el estudio se puede observar que entre las principales razones que llevan a las personas a desenvolverse en un trabajo o área diferente a lo estudiado se encuentra el surgimiento de una oferta atractiva en otra área con 32%; la falta de oportunidades, con 26%; la realización de un emprendimiento, con 22% y la falta de interés en lo estudiado con el restante 20%.

“La globalización y la tecnología han permitido que cada vez más profesionales busquen nuevas opciones a través de un emprendimiento. En Chile existen facilidades para iniciar un negocio y desarrollar ideas nuevas, y vemos que los jóvenes están tomando y aprovechando estas instancias, desarrollando negocios en sus áreas o directamente en rubros alejados a su profesión”, afirma Nicole Papazian, jefa de Marketing de Adecco.

Cambio de foco

“La profesión de abogado siempre me gustó. Es un área muy interesante porque constantemente debes enfrentar, de cierta forma, una nuevo desafío. No es que la profesión me haya aburrido o cansado, sólo opté por algo que me encanta; el desarrollo de negocios”, cuenta Guzmán.

Pagatuprofesional.cl es el nombre del emprendimiento que Felipe desarrolló junto a Alfredo Viera, su socio e ingeniero civil de profesión. La página, es una plataforma de pago para que profesionales que prestan sus servicios puedan recibir el pago de sus honorarios con tarjeta de crédito y débito a través de WebPay Plus, de forma rápida, fácil y segura, evitando de este modo la siempre incómoda cobranza.

La página web lleva menos de un mes en funcionamiento y, por lo que cuentan sus creadores, ha sido todo un éxito. Sin embargo, el camino no ha sido fácil.

“La familia es la más reacia a apoyarte en estos casos. Al ser más cercanos, se preocupan mucho más. Les da susto, intentan convencerte de que no lo hagas y son  los que te recomiendan que continúes con lo que estudiaste. En mi caso, de abogado”, relata Guzmán.

“Los dos renunciamos en enero y desde ahí nos pusimos de cabeza a desarrollar este proyecto. Costó. Mis papás no estuvieron muy contentos cuando les conté que quería emprender. Los entiendo, porque cuando uno emprende el riesgo te acompaña siempre. En cambio, con una profesión hay mayor estabilidad económica”, agrega Alfredo Viera.

Ambos socios contaban con una estable y exitosa vida laboral. Felipe, era parte de un estudio jurídico y, Alfredo, trabajaba en una empresa de insumos de minería.

“Una cosa es auto emplearse. Que esto es cuando, por ejemplo, un médico crea su propia consulta particular. Pero por otro lado está el que quiere emprender, que es cuando la persona busca volverse un empresario. A mi juicio, este último paso es más duro, aunque tiene una mayor recompensa. Por eso tomé ese camino”, dice Viera.

Adiós a la grabadora

Al igual que estos emprendedores, Mónica Gómez también decidió salir de los parámetros comunes de su profesión. Cambiando su grabadora de periodista, por palillos y lanas. “Todo comenzó buscando un pasatiempo, alguna cosa entretenida que pudiera hacer. Así llegué a un taller de telares y ahí partió todo”, cuenta.

Cuando Mónica comenzó con las clases de tejido, trabajaba como Research Officer en la Embajada de Australia, un empleo estable y con horario definido.

“Era un trabajo de cierta forma ideal. Tenía un excelente horario, la pega era entretenida y me llevaba bien con mis compañeros. Pero yo tenía el bichito de hacer algo propio. Algo que hiciera por y para mí”, relata Mónica.

Lanas Naturales se llama el local que Mónica decidió levantar junto a su socia. En él, se pueden obtener diferentes productos relacionados al tejido y en el que, además, imparte talleres. 

“La decisión fue súper difícil, porque uno siempre tiene susto. Pasas de estar en una zona de confort, de estar en una pega que es ideal, con horarios y estabilidad, a un trabajo propio y con el riesgo siempre presente (…) al comienzo, además, no recibes todo el apoyo que te gustaría recibir”, relata Gómez.

A pesar de los obstáculos que pudiese presentar y la falta de apoyo en su oportunidad, Mónica no se arrepiente de su decisión.

“Trabajé en muchas áreas del periodismo. De todo tipo, siempre con la adrenalina y la presión acompañándome. A veces, cuando veo que hay cosas grandes, me da nostalgia no estar ahí, reporteando. Pero en el emprendimiento la adrenalina está, es diferente, pero está de igual modo”, afirma.

Ignacio Silva, es un emprendedor que también hizo de su hobby su fuente laboral, aunque bajo condiciones muy diferentes. Así nace 2ndhand.cl  -Segunda Mano en español- una plataforma que vende discos de segunda mano por internet.

Ignacio es ingeniero comercial de profesión, al terminar de estudiar, entró a trabajar a un banco. Allí, estuvo dos años hasta ser desvinculado de la institución, momento en el que este melómano por afición, vio en su hobby una posible fuente laboral.

“Tenía que generar ingresos, no me podía quedar de brazos cruzados y esa fue la opción que se me vino a la cabeza. Ese fue el momento en el que miré mi colección de discos de otra manera”, cuenta.

A la fecha, la plataforma que desarrolló Silva cuenta con un catálogo de tres mil discos, en donde puede encontrar música en español y en inglés.

“En este mercado hay mucha desconfianza. Los clientes no saben en qué condiciones están realmente los discos y con esto yo le doy un poco más de orden. Además, trabajo en algo que me gusta. Te das cuenta que uno de un hobby puede crear un emprendimiento”, finaliza Ignacio.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital