*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 08/05/2015
Estás leyendo:Chile se une a proyecto para construir nuevo complejo astronómico

Chile se une a proyecto para construir nuevo complejo astronómico

Desde hoy es parte del grupo detrás del Cherenkov Telescope Array (CTA) que busca construir 100 telescopios para estudiar el Universo en rayos gamma. Aún no se decide dónde será instalado y Chile compite con Namibia.

Tras una reunión celebrada en Turku, Finlandia, hoy se confirmó la entrada de Chile al consorcio que construirá el Cherenkov Telescope Array (CTA), un complejo astronómico de 100 telescopios que podría instalarse en el norte del país.

Una primera etapa se instalará en el Hemisferio Sur, el lugar específico se decidirá en noviembre de este año y Chile compite con Namibia. Se espera que una vez decidido el lugar comience su construcción, mientras sus operaciones deberían partir hacia 2020.

Andreas Reisenegger, astrónomo de la U. Católica y Centro de Astrofísica y Tecnologías Afines (Cata), cuenta que los primeros telescopios podrían estar instalados en 2016 ó 2017, para tener el observatorio completo en 2022.

“Es completamente distinto a los telescopios actualmente existentes en Chile. Detectará rayos gamma, es decir, radiación de muy alta energía (longitudes de onda extremadamente cortas), con los cuales se puede estudiar los procesos más violentos y energéticos del Universo. Hay tres telescopios de este tipo actualmente operando en distintos lugares del mundo, pero CTA será mucho mayor, más preciso y más sensible que todos ellos”, dice el astrónomo, parte del equipo que trabaja en el proyecto.

Los telescopios detectarán la luz azul que se produce por el efecto Cherenkov (partículas cargadas al interactuar con las de la atmósfera) y superarán lo que hoy realizan otros proyectos similares en Namibia (Hess), España (Magic) y Estados Unidos (Veritas). Contempla la instalación de una centena de telescopios de rayos gamma de 6, 12 y 24 metros de diámetro con los que será posible estudiar fenómenos de alta energía asociados al agujero negro supermasivo del centro de la Vía Láctea, remanentes de supernova, pulsares y la materia oscura. 

De acuerdo a Reisenegger, si bien Chile tiene ventaja, pues tiene la infraestructura en caminos y telecomunicaciones, parte de los telescopios más importantes del mundo están instalados hoy en el norte, y hay expertos en las áreas relativas al CTA, no hay que descuidarse. “Chile tiene recursos humanos importantes, tanto en las áreas que estudia CTA, como física de partículas y astrofísica, como en las diversas áreas de la ingeniería requeridas para construir y operar el observatorio. Sin embargo, no deberíamos quedarnos dormidos en nuestros laureles, dado que el gobierno de Namibia hizo una interesante oferta a CTA, por lo tanto tendremos que esforzarnos para que venga a Chile”, asegura.

En el proyecto ya participan más de mil científicos de 29 países. A nivel latinoamericano están presentes México, Argentina, Brasil y ahora Chile, con científicos de las universidades Católica, Técnica Federico Santa María, Católica del Norte, U. de Valparaíso (Valparaíso), U. de Concepción, Centro de Estudios Científicos (Cecs, Valdivia), U. de Chile y U. Andrés Bello (Santiago).

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital