*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 11/06/2015
Estás leyendo:Chile ya tiene los primeros “pilotos” de drones certificados

Chile ya tiene los primeros “pilotos” de drones certificados

Autor: Carlos González Isla

A partir de abril, operadores de drones tienen que acreditarse pues arriesgan multas de hasta 22 millones de pesos. Hasta hoy dos personas han obtenido su licencia.

Chile ya tiene los primeros “pilotos” de drones certificados

El accidente de Enrique Iglesias no habría pasado en Chile”, dice convencido Dennis Lobos mientras prueba su dron Inspire 1 en el Estadio Nacional. Su aparato, posee protectores en las hélices para evitar cortes en la mano como los que sufrió el cantante, quien tomó un dron en un concierto en México.

Estos protectores son parte de los exigencias de la nueva norma técnica “DAN 151” de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) que regula las Operaciones de Aeronaves Pilotadas a Distancia o RPAS (por sus siglas en inglés) que se efectúen en zonas pobladas. La norma, primera en su tipo en Chile y América Latina, está vigente desde el 10 de abril y obliga a que tanto el dron como su operador obtengan una certificación. Eso quiere decir que si alguien está volando un dron en un lugar poblado y público está cometiendo una infracción y arriesga multas que llegan hasta las 500 UTM (unos 22 millones de pesos).

El director de Seguridad Operacional de la DGAC, Lorenzo Sepúlveda, explica que hasta hoy, el organismo ha acreditado un total de tres drones y dos pilotos en todo el país.  Dennis Lobos, socio de la firma perspectivaaerea.cl, y su dron Inspire 1 es uno de los primeros. “Lo hice porque hay que cumplir con la norma, así de simple. No puedes manejar si no tienes los documentos”, dice Lobos, quien tuvo que rendir un examen teórico y práctico ante la DGAC, organismo que fiscaliza el cumplimiento del reglamento a través de denuncias, entre otros mecanismo.

La credencial de piloto a distancia y la certificación del dron son solo el primer paso para volar. Lobos agrega que, al igual como ocurre con otras aeronaves,  se debe contar con un registro o plan de vuelo. Adicionalmente se exige que cuenten con un seguro permanente o en su defecto, uno de responsabilidad solidaria, en caso de accidente. 

Drones de juguete

Sepúlveda reconoce que ha existido mucho interés por acreditarse, pero muchos han tenido dificultades con la incorporación del paracaídas, que es otra de las exigencias técnicas. “Un dron de seis kilos puede transformase en un arma mortal. El paracaídas disminuye la velocidad de impacto y permite que las personas lo vean”, advierte.

La norma permite que estos aparatos pilotados remotamente  vuelen en lugares poblados a una altura máxima de 400 pies (130 metros) y a no más de 500 metros de distancia del operador. 

A fin de año, las sanciones por su incumplimiento podrían ser más altas que una multa, porque la DGAC quiere que la credencial pase a ser una licencia aeronáutica. Así, operar un dron sin autorización ya no será una infracción, sino un delito. 

Según explican en el organismo, en los próximos 15 días la norma sufrirá una primera modificación para excluir a los drones de juguete, que tienen corto alcance y peso.  

¿Cuál será el límite para diferenciarlos de uno profesional? Se está evaluando usar el criterio del peso, es decir, todos los que tengan menos de 700 gramos quedarían fuera. Uno profesional pueden alcanza hasta los seis kilos.

Copa América

La nueva normativa será puesta a prueba durante la Copa América que comienza hoy. “La DGAC se encuentra en proceso de enviar un oficio a Carabineros, solicitando su colaboración, a través de todas las unidades del país, de manera que participen en la fiscalización de este tipo de elementos cuando se den las circunstancias”, señala Sepúlveda.

A lo anterior se suma la advertencia que hizo ayer el subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy, quien anunció que quedará restringido el uso de estos aparatos en estadios durante todo el torneo.

Desde la DGAC explica que esto técnicamente se llama NOTAM, información dirigida a pilotos, que restringe el uso de drones en todos los estadios sede en un radio de un kilómetro, y rige entre el 10 de junio y 4 de julio. Por lo tanto, quienes quieran operar deben cumplir con la norma vigente, es decir, certificarse.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital