*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 07/04/2013
Estás leyendo:Científicos controlan movimientos de un animal con la mente humana

Científicos controlan movimientos de un animal con la mente humana

Autor: Cecilia Yañez

Hombre pudo mover cola de una rata sólo con su pensamiento. Es primera vez que se conectan cerebros de dos especies distintas.

Lo que para muchos era posible sólo en películas de ciencia ficción, hoy ya es una realidad. Científicos de la U. de Harvard lograron que la mente de un humano se conectara con la de un ratón anestesiado y pudiera mover la cola del animal. Una especie de telepatía a través de cables que permitió que el hombre controlara el sistema nervioso del ratón.

Este podría ser el primer caso documentado de tecnología que conecta los cerebros de dos especies distintas. Un avance tecnológico que podría permitir, en el futuro, controlar a distancia los movimientos de especies diferentes e incluso entre humanos: el próximo paso de este equipo.

Hasta ahora se había logrado conectar el cerebro de dos ratas a distancia y la mente humana con computadoras o brazos robóticos.

Telepatía
Para realizar el experimento, Seung-Schik Yoo, del Harvard Medical School en Boston (EE.UU.) y su equipo anestesiaron a una rata y la conectaron a un dispositivo de ultrasonido no invasivo: una especie de casco sobre el cráneo del animal apuntando las ondas directamente hacia la zona del cerebro responsable del movimiento.

En otra zona de la sala pusieron un casco de electroencefalografía a un hombre voluntario, un equipo que le permitía recibir y emitir señales. Ambos, hombre y ratón, fueron conectados a computadores que interpretaban las señales eléctricas del cerebro.

Los investigadores entrenaron al voluntario por algunos minutos para imaginar que movía la cola del animal con la mente. Luego, cada vez que lo pensaba, hacía una señal con la mano para que los investigadores activaran el equipo conectado al ratón: así las ondas viajaban hasta la zona del cerebro relacionada con el movimiento del animal y se lograba el milagro: el ratón anestesiado movía su cola.

El trabajo publicado en la revista Plos One dice que no está claro si el experimento funcionará con animales no anestesiados, por lo que ahora buscarán saber si en animales conscientes prevalecerá la voluntad de la mente humana.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital