*

Reportajes
Compartida
Actualizado el 19/03/2017
Estás leyendo:Claudio Grossman: “No habrá piedra que no demos vuelta para la defensa de la posición de Chile”

Claudio Grossman: “No habrá piedra que no demos vuelta para la defensa de la posición de Chile”

Autor: Francisco Artaza

A dos días de que el gobierno de Evo Morales entregue a la Corte de La Haya el último documento con sus alegatos y pruebas en el litigio para obligar a Chile a negociar una salida soberana al mar, el agente de Chile, Claudio Grossman, señala que en el equipo chileno “hay confianza” y que fue Bolivia la que debió limitar su demanda inicial.

Claudio Grossman: “No habrá piedra que no demos vuelta para la defensa de la posición de Chile”

Desde enero, el abogado y experto en derecho internacional Claudio Grossman arrienda junto a su esposa un departamento en el sector oriente de Santiago, dejando atrás varias décadas de vida académica y jurídica en Washington. Allá, cumplió el compromiso de dedicarse de manera exclusiva a la labor como agente de Chile ante La Haya, en el marco de la demanda boliviana para obligar a Chile a negociar de buena fe una salida soberana al mar. Desde entonces, el trabajo de la defensa se ha intensificado, con dos o tres reuniones a la semana, en las que los integrantes del equipo con abogados invitados presentan por escrito y debaten algunos de los temas más relevantes del caso, todo para anticiparse a los argumentos que presentará Bolivia este martes 21 en la réplica. La Paz ya anticipó una fuerte ofensiva política y comunicacional, con vigilias en sus consulados en el extranjero, en la antesala de la entrega de lo que será el último documento boliviano en el litigio contra Chile, las que se sumarán a las celebraciones del 23 de marzo por el Día del Mar.

El martes 21, Bolivia presenta su réplica, ¿hay espacio para alguna sorpresa?
Pienso que la presentación de Bolivia, la réplica, básicamente va a insistir en lo que ha sido su narrativa central en torno al caso. Eso sí, Bolivia va a tener que adecuar su presentación a la decisión de la corte, que ya redefinió el caso.

¿Por qué dice que Bolivia tendrá que modificar ahora el enfoque de su argumentación?

Bolivia va a tener que acotarse a lo que señaló la corte que era el objeto del juicio. Los argumentos de la memoria y la contramemoria son confidenciales en esta fase, pero la sentencia sobre la competencia del tribunal fue pública, por lo que no cometo infidencia al recordar que en ese fallo la corte definió que este caso no trata de un derecho de Bolivia a territorio chileno, sino a que si hay una obligación a negociar de buena fe acceso soberano, lo que es muy distinto.

Morales anticipó que Bolivia incluirá en la réplica antecedentes de las conversaciones y negociaciones abiertas durante los gobiernos de Bachelet y Piñera. ¿Es un punto débil en la posición de Chile que a lo largo de la historia, hasta hace muy pocos años, se hayan hecho esfuerzos por llegar a una solución al tema de la mediterraneidad de Bolivia?
No puedo referirme en esta fase a los argumentos que están contenidos en los documentos escritos, además, no sabemos si las cosas que dice el Presidente Evo Morales van a terminar plasmadas o no en la presentación boliviana. Lo que sí puedo afirmar es que Chile está preparado para responder a Bolivia. Chile ha tenido una posición consistente.

En sus alegaciones, Bolivia va una y otra vez al acuerdo de Charaña, que llevaron adelante los gobiernos de los generales Pinochet y Banzer, ¿cree que en la réplica La Paz volverá a centrar sus argumentos en esa negociación?
Eso lo veremos el martes, cuando tengamos la réplica boliviana. Lo que puedo decir es que en el equipo de la defensa hace tiempo hemos organizado el trabajo de los grupos internos y externos con dos o tres reuniones semanales, en las que se realizan presentaciones de informes escritos, de modo de ganar el mayor tiempo posible y anticiparnos a los argumentos que pueda traer la réplica boliviana. Todos los componentes históricos o posibles argumentos bolivianos ya han sido analizados por la defensa. Incluso, hemos hecho el trabajo de buscar otros argumentos que no hayan sido planteados.

¿Hacen una especie de simulación del juicio?
No es una simulación del juicio. Hoy (jueves), por ejemplo, tuvimos dos presentaciones de temas, una a las 10 horas y la segunda a las 16 horas. Lo que hacemos es identificar los temas que prevemos relevantes para el caso. Se establecen grupos de trabajo por áreas específicas. Luego se designa a los encargados de cada tema, los que deben hacer presentaciones por escrito, eso permite que todos los miembros del equipo puedan de manera más precisa y profesional definir los caminos. Este sistema ha permitido crear un ambiente de amplia discusión dentro del equipo. Tengo experiencia en litigios internacionales, tanto como abogado litigante, como parte del órgano decisional, y puedo asegurar que este equipo ha hecho una labor excepcional, de gran profesionalismo y con la camiseta de Chile puesta. Eso sí, es fundamental en estos litigios entender muy bien lo que plantea la otra parte y no cegarse en función de los entusiasmos que uno pueda tener cuando se trata de la defensa del interés nacional. Hay que tomar distancia de ciertas cosas y para eso se suelen usar algunas técnicas, como “el abogado del diablo”. Además, hemos reforzado el equipo. En diciembre se sumó al abogado francés Jean-Marc Thouvenin al equipo exterior y en Chile sumamos a dos personas. También hemos pedido la colaboración a otros abogados chilenos, que no están en el equipo, para que hagan presentaciones. Hoy (jueves), por ejemplo, una de las presentaciones la hizo Milenko Bertrán (profesor de Derecho de la UC, con máster en Derecho Internacional en Harvard y un doctorado en el Washington College of Law). El tema que expuso lo mantendré en reserva.

Hace algunos años, en relación al litigio entre Perú y Chile ante La Haya, los ex agentes de ambos países coincidían en que Chile no había logrado encontrar la “bala de plata”, la prueba que anhelan los abogados y que les permite desarmar los argumentos del otro. ¿En el litigio con Bolivia, la defensa de Chile ya la encontró?
Esas preguntas puedo responderlas post fallo de la corte, no antes. Todo lo que diga debe estar en función del impacto en la corte. Viví 10 años en Holanda, como académico preparé programas de cooperación con la corte que aún perduran, tengo más de 30 alumnos que están en Holanda. Conozco muy bien la Corte de La Haya, y el rol del agente al analizar los argumentos de la otra parte son restringidos. Lo que la corte espera es que los agentes hablen a través de los escritos, que son reservados en esta fase, y en su presentación oral ante el tribunal. Sí puedo asegurarle que creemos en esta causa y vamos a dar sólidos argumentos para que la posición de Chile prevalezca. Tenemos tanto externa como internamente la mejor representación y no habrá piedra que no demos vuelta para la defensa de la posición de Chile. Tenemos confianza en eso. Además, no me gusta hablar de balas de plata, siempre hay chalecos antibalas… Prefiero preguntarme si creemos que Chile tiene los argumentos sólidos para mantener su integridad territorial. Y la respuesta es sí.

¿Afectaron los cambios y renuncias que se han registrado en el equipo de la defensa de Chile ante La Haya?
No. Todos los cambios que se produjeron en el equipo de la defensa fueron voluntarios, uno planteó sus intenciones políticas y eso no tiene impacto en la corte, que es lo que hay que observar en estos casos. Aquí no hubo exclusión de personas en función de cambios de línea. Hay plena continuidad en la línea de defensa de los intereses nacionales.

En Bolivia estos cambios fueron interpretados como una señal de debilidad, ¿qué responde?
Aquí no ha cambiado el ministro de Relaciones Exteriores, quien es el que coordina y lidera esta defensa integral, algo que no pueden decir otros países. No voy a comentar lo que digan los adversarios en un juicio. Allá ellos.

La salida de José Miguel Insulza se dilató mucho tiempo y la de Ascanio Cavallo, como asesor comunicacional, se produce en un mes complejo, donde hay dos hitos importantes. ¿Fueron desacertadas las oportunidades en que estas bajas se produjeron?

La salida de Insulza no tuvo impacto alguno en este caso, fue una salida voluntaria y hay otros casos a nivel internacional de gente que salió por asumir otros cargos políticos, y respecto de Ascanio Cavallo, él cumplió un plazo e hizo entrega ordenada de su trabajo. No se ha producido vacío alguno ni una discontinuidad en el trabajo de la defensa integral.

A comienzos de marzo, Bolivia inició una campaña por redes sociales en torno a su demanda marítima con los hashtags #ElMarNosUne y #MarParaBolivia. ¿Hay una evaluación sus resultados?
Hay evaluación permanente de todas las materias, pero no es un tema que me corresponda, lo remito al canciller.

¿Bolivia ha logrado consolidar un mayor nivel de adhesiones internacionales?

Como cualquier persona informada puede ver, y no como agente, no he visto que los vientos soplen a favor de Bolivia. También le puedo asegurar que Chile no está aislado internacionalmente, basta ver la capacidad de convocatoria y el nivel de participación de los países del Asia Pacífico a la reunión de Viña del Mar.

¿Las ofensivas comunicacionales son herramientas efectivas de presión o de influencia sobre la corte?
Las cortes deciden sobre la base de concepciones jurídicas. Sobre la base del derecho internacional.

Un ambiente hostil en las relaciones entre Bolivia y Chile, ¿a quién favorece?
Es una pregunta muy interesante, pero lo remito a que haga esa pregunta al canciller. Yo no voy a adelantar lo que es mejor o peor para nuestra defensa.

¿Le incomoda el clima hostil que Evo Morales le ha dado a este litigio con sus continuas declaraciones, comentarios por Twitter y otras redes sociales?
Entiendo la realidad contemporánea y que las redes sociales crean hechos políticos. Pero a mí me corresponde expresarme a través de los escritos y de la presentación ante la corte.

A su juicio, ¿las declaraciones de Evo Morales y otras autoridades de La Paz contra Chile son funcionales a la estrategia jurídica de Bolivia ante La Haya o simplemente responden a temas de política interna?
Si uno lee lo que dicen los grandes medios de comunicación a nivel mundial, se puede dar cuenta que en la opinión pública mundial se ha hecho una conexión entre el factor interno y externo de la política boliviana. No me corresponde a mí evaluarlo públicamente.

Insulza era un agente que solía hablar de todo un poco, no sólo de los temas relacionados con la demanda. Usted es más reservado y se ha concentrado en los aspectos jurídicos. ¿Cuál es el sello que ha dado al equipo de la defensa?
Tanto Felipe Bulnes como José Miguel Insulza hicieron contribuciones positivas y cada uno tiene estilos diferentes. El sello del agente que yo voy a hacer es profesional. Lo que me preocupa es el impacto en la corte. Uno tiene que saber que más importante que lo que dice es lo que pasa en la cabeza del que está escuchando. La corte tiene 15 jueces, más dos jueces ad hoc, y uno tiene que saber bien qué actitudes, que declaraciones que uno hace impactan y cómo impactan.

¿Qué acciones tomará a partir de la próxima semana, una vez que tenga en sus manos el texto de la réplica boliviana?
El primer paso es el análisis de la réplica. Nos reuniremos el 29 de marzo, en París, con los abogados externos e internos, después de haber hecho un intercambio de informes escritos. A partir de entonces hay una serie de reuniones planificadas en función de la fecha de entrega de nuestra dúplica, que es el 21 de septiembre. Nosotros tenemos todo el trabajo calendarizado con miras al juicio oral.

Hay una pequeña posibilidad de que la corte fije el juicio oral en diciembre de este año. ¿Podría ser un problema que los orales coincidan con las elecciones presidenciales chilenas?

La corte tiene plena autonomía para fijar la fecha que estime conveniente, pueden hacer lo que quieran. Pero es difícil que los orales sean este año. En octubre hay renovación de cinco de los jueces de la corte, cuatro de ellos ya han planteado que van a la reelección. El plazo para postularse vence el 30 de junio. El reglamento de la corte establece que los jueces que escuchan los alegatos son los llamados a pronunciarse. Además, hay que ver la carga de trabajo interno de la corte, los casos pendientes. Lo más probable es que los orales sean después de marzo de 2018.

Papel digital