*

Deportes
Compartida
Actualizado el 21/04/2017
Estás leyendo:Colo Colo se quiebra

Colo Colo se quiebra

Autor: Cristian Barrera Marchant

La relación entre Aníbal Mosa y Leonidas Vial, los dos hombres fuertes de ByN, se rompió. El timonel votó por Paloma Norambuena como nueva presidenta. Empató con Pizarro. El lunes se define todo. El Club Social tiene la gran chance de quedarse con la testera.

Colo Colo se quiebra

El rostro serio de Leonidas Vial era elocuente. El empresario se fue de la Casa Alba sin lograr su objetivo: investir a Jaime Pizarro como nuevo presidente de Blanco y Negro. Confiaba en hacerlo, pero el Káiser quedó empatado a cuatro votos con Paloma Norambuena, directora del Club Social y Deportivo Colo Colo. Al final, no hubo acuerdo y todo se decidirá el lunes, un escenario que fue interpretado como una victoria por el bloque de Aníbal Mosa, quien aún resiste como timonel de la concesionaria.

El puertomontino aprovechó la coyuntura para disparar contra su opositor. “El bloque de Vial trajo de presidente a Pizarro y no estamos dispuestos a darle el voto a la derecha económica chilena”, ratificó el máximo accionista, una posición que ya había adelantado el propio mandamás en la edición de ayer de La Tercera.

Mosa prosiguió con sus dardos y atacó directamente a Vial. “Existe un quiebre total con el otro bloque. El señor Vial quiere tener de empleado a todo el mundo y no estoy dispuesto. Hoy (ayer) o mañana mismo mando a sacar todas mis acciones de LarraínVial. Colo Colo es de izquierda, yo también y el club es del pueblo. Le digo al colocolino que este club seguirá administrado por el pueblo albo y no por la derecha económica ni la oligarquía”, sentenció.

La distante relación entre ambos sectores data desde hace años, producto del estilo personalista del actual titular, según acusan en el bloque de Vial. “Quería votar por Pablo Milad en la elección de la ANFP sin consultarle a nadie; contrató a Michael Ríos sin preguntarnos y su gestión hizo que José Luis Sierra renunciara a la banca. Y ahora, el 31 de marzo, acordó los términos de la renovación de Paulo Garcés. Es una buena persona, pero su estilo lo traiciona, y se lo hemos dicho desde que asumió”, dicen en el lado opositor.

La trama
Al inicio de la junta de accionistas, Mosa tenía sólo los tres votos de su bloque, aunque negociaba intensamente con la Corporación, dueña de dos sufragios, para que lo apoyaran en la elección.
Por su parte, Vial había integrado a Pizarro como su representante en el directorio, en lugar de Leonardo Battaglia, quien dejó la mesa. Por lo mismo, José Miguel Jiménez se transformaba en el designado de Hernán Levy, espacio que antes ocupaba el Káiser. Eran cuatro votos para el ex volante.

Poco tiempo después, Fernando Monsalve, presidente de la Corporación, avisaba que presentarían un candidato propio. Mosa, en ese momento, parecía perdido.

No obstante, aún le quedaba una jugada por hacer: apoyar una de las candidaturas del Club Social para impedir el triunfo de Vial y/o para ganar tiempo.

Luego del almuerzo, comenzó la votación a mano alzada. Primero votó el bloque opositor por Pizarro; luego, los dos directores del CSyD, Norambuena y Pablo Acchiardi, votaron el uno por el otro; inmediatamente después, Mosa levantó la mano y anunció que apoyaban la moción de la abogada como nueva presidenta.

“Le he dado mis votos a la Corporación para que tomen la presidencia. Lo están pensando. No es una decisión fácil. Tiene mi respaldo. Mis tres votos fueron para Paloma Norambuena. Ahora, si ellos me apoyan para ser presidente, yo estoy dispuesto y abierto”, precisó Mosa en el Monumental.

La movida sorprendió e irritó a Vial, quien no se esperaba la estratagema del empresario de origen sirio. Por lo mismo, abandonó la reunión indignado junto a Alfonso Gómez, director y hombre de confianza.

Junto con ellos también se fue Pizarro. El ex mediocampista estaba visiblemente afectado por la situación, aunque dijo que era algo esperable. “Me lo esperaba, los partidos hay que jugarlos. Todo se definirá el lunes por la tarde”, comentó, escuetamente, el ex gerente técnico de ByN entre 2011 y 2012.

Ahora, la palabra la tiene el Club. “Estamos ante una oportunidad histórica. Los socios decidirán quién asumirá ByN”, concluyó Monsalve, el timonel de la Corporación, que inesperadamente podría tomar desde el lunes las riendas de la Sociedada Anónima ByN.

Papel digital