*

Nacional
Compartida
Actualizado el 13/01/2018
Estás leyendo:Cuándo y cómo se gestó la venida de Francisco a Chile

Cuándo y cómo se gestó la venida de Francisco a Chile

Autor: E. Carrizo, I. Silvera, C. Aninat y N. Guzmán

La visita del Papa sorteó un largo camino -no exento de polémicas- previo a su llegada a Chile. El Sumo Pontífice se reunirá este martes en privado con la Presidenta Bachelet, en medio de un debate marcado por la agenda valórica y el conflicto en La Araucanía.

Cuándo y cómo se gestó la venida de Francisco a Chile

Mediados de 2016 y la entonces embajadora de Chile ante la Santa Sede, Mónica Jiménez, se presentaba al Papa Francisco en el Vaticano para darle a conocer la decisión del gobierno de Chile de designarla en un nuevo cargo, como jefa de la misión diplomática ante Israel. Fue en esa ocasión, al momento de despedirse del Pontífice, que Jiménez aprovechó de entregarle una carta en la que se le invitaba formalmente a concretar una pronta visita a Chile.

Lo mismo sucedió el 1 de septiembre de ese mismo año, cuando el nuevo representante del Estado chileno en el Vaticano, Mariano Fernández, se reunió a solas con Jorge Mario Bergoglio, a las 10 horas -horario local-, para presentarse en su nuevo rol.

Durante ese encuentro, el ex canciller y ex subsecretario le entregó un documento con la firma de la Presidenta Michelle Bachelet, en el que la Jefa de Estado lo invitaba formalmente a viajar, a corto plazo, a Chile.

Fue así como nueve meses más tarde, el 19 de junio de 2017, las más altas autoridades de la Iglesia Católica del país -el presidente de la Conferencia Episcopal, Santiago Silva, más el arzobispo de Santiago, Ricardo Ezzati- confirmaron la decisión del Santo Padre de arribar a la capital chilena el 15 de enero de 2018, por cuatro días. Esta no es la primera visita, sin embargo, que el Pontífice realiza a Sudamérica. En 2013, el Papa llegó hasta Río de Janeiro, Brasil, para participar de la Jornada Mundial de la Juventud, y en julio de 2015 recorrió las principales ciudades de Ecuador, Paraguay y Bolivia.

Diferencias entre La Moneda y el Vaticano

Justo en el momento en que se daba término a la misa que presidía el Pontífice en la Catedral de La Paz, Bolivia, en julio de 2015, el Papa Francisco abordó el tema de la demanda marítima boliviana y el litigio que enfrenta con Chile. “Estoy pensando en el mar. Diálogo. El diálogo es indispensable”, dijo Jorge Mario Bergoglio durante el encuentro.

Además, el Pontífice en tal oportunidad instó a las autoridades a un diálogo “franco y abierto”, con miras a alcanzar una “solución pacífica a los conflictos con países hermanos”.
“Aplausos para el hermano Papa Francisco. Muchas gracias por su mensaje”, agregó dos días después el Presidente de Bolivia, Evo Morales, tras los dichos del jerarca de la Iglesia Católica.

“Hay que estar listos para esperar cualquier cosa del gobierno boliviano, pero otra cosa es lo que diga el Papa”, respondió luego el canciller chileno, Heraldo Muñoz. Y pese a que el tema se mantuvo en “calma” por unos meses, la polémica volvió a resurgir a principios de noviembre de este año, cuando el embajador de Chile ante la Santa Sede, Mariano Fernández, durante una conferencia de prensa en el propio Vaticano, instó a la Iglesia a no emitir comentarios sobre el actual conflicto marítimo entre Chile y Bolivia. “El gobierno de Chile pide a toda persona que se abstenga de opinar hasta que se pronuncie el tribunal de La Haya”, agregó Fernández, en relación al juicio que existe ante la Corte Internacional de Justicia y que emitirá su fallo a fines de este año.

Para muchos, las declaraciones del embajador fueron consideradas como un “error”, debido a que habría tensionado las relaciones entre La Moneda y el Vaticano, a pocas semanas de la visita del Papa a Chile. De hecho, poco después la Mandataria canceló un viaje al Vaticano, donde estaba previsto su participación en el foro sobre salud y medioambiente organizado por la Academia Pontificia de las Ciencias, entre otras cosas, luego de que no lograra agendar un encuentro privado con el Pontífice romano.

Pero en la práctica, las diferencias entre Palacio y el Vaticano eran más agudas. En la Santa Sede, primero, no fueron bien recibidos los dichos del embajador Fernández, añadiendo a ello la agenda valórica que ha impulsado la Presidenta Bachelet durante su gobierno, y que tiene relación, por ejemplo, con la ley de despenalización del aborto en tres causales y los proyectos de ley de matrimonio igualitario e identidad de género.

La visita a Palacio

Pese a las diferencias, será finalmente este martes 16 de enero, a las 8.20 horas, cuando el Santo Padre entre a Palacio, por calle Moneda, para ser recibido con los máximos honores por la Presidenta Michelle Bachelet.

A su ingreso, lo estarán esperando más de 600 personas, entre las que figurarán, por ejemplo, todos los actuales ministros y subsecretarios, los presidentes de ambas Cámaras del Congreso, el presidente de la Corte Suprema, la mayoría de los presidentes de partidos, representantes de gremios empresariales, parlamentarios, todos los comandantes en jefe de las Fuerzas Armadas y de Orden, representantes del mundo civil y del cuerpo diplomático, e incluso miembros de una familia siria que se encuentran en calidad de refugiados en Chile.

Ante todos ellos, el Papa Francisco dirá un discurso que, desde La Moneda, esperan aborde temáticas como migración y el actual conflicto de los pueblos originarios en La Araucanía, ya que, aseguran en Presidencia, existirían “ciertas similitudes en ambos temas” con lo que ha planteado la Mandataria.

Tras el término de su intervención, el Pontífice tendría un encuentro privado con la Jefa de Estado, el que, afirman en La Moneda, servirá para “dar una señal de la unidad que se requiere en el país”.

Durante ese mismo día, en la tarde, la Presidenta acompañará al Papa a una visita al Centro Penitenciario Femenino de Santiago, aunque se restará de la misa masiva que el Pontífice presidirá ante miles de fieles en la explanada del Parque O’Higgins.

La Presidenta tampoco estará con el Papa en La Araucanía, región en la que se prevé que el Santo Padre pueda referirse al actual conflicto que existe en esa zona. Donde sí Bachelet acompañará a Francisco será en las actividades que tenga en Iquique, ciudad en la que tomará el avión para su próximo destino sudamericano: Lima, Perú.

th-papa-en-la-moneda

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital