*

Mundo
Compartida
Actualizado el 19/06/2017
Estás leyendo:El cuarto viaje del Papa a Sudamérica vuelve a dejar fuera a Argentina

El cuarto viaje del Papa a Sudamérica vuelve a dejar fuera a Argentina

Autor: Fernando Fuentes

Su país natal no fue incluido pese a que se daba por hecho. Según analistas, detrás de esta actitud hay una “estrategia política”.

El cuarto viaje del Papa a Sudamérica vuelve a dejar fuera a Argentina
El Papa Francisco durante su visita a Bolivia, en julio de 2015. Foto: ABI

En septiembre pasado, en declaraciones a la agencia de noticias argentina Télam, el embajador de Chile en el Vaticano, Mariano Fernández, aseguró que el Papa Francisco le había confirmado que su próxima gira por Latinoamérica incluiría a Argentina, Chile y Uruguay. “Me lo dijo él mismo en audiencia privada; que el Cono Sur (…) era para él una unidad de viaje”, afirmó.

Y en marzo, tras una visita al Vaticano junto a la gobernadora de Buenos Aires María Eugenia Vidal, la ministra de Desarrollo Social argentina, Carolina Stanley, y su esposo, el jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Federico Salvai, dijeron que el Pontífice les había contado que pensaba viajar a Argentina en 2018, y que antes iría a Chile y después a Uruguay.

Finalmente, la esperada visita del Papa Francisco a su país natal deberá esperar, luego que se confirmara que solo Chile y Perú serán las escalas de su cuarto viaje a la región, en enero de 2018 (Fue a Brasil en 2013, a Bolivia, Ecuador y Paraguay en 2015 e irá a Colombia este año). “La versión que se barajó hace unos meses sonaba extraña: que el Papa viajaría a Chile el año que viene, pero no a su patria, la Argentina. Finalmente se comprobó acertada”, escribió Sergio Rubin, responsable de los temas religiosos del diario Clarín y autor de El Jesuita, la primera biografía del cardenal Jorge Bergoglio.

“El viaje a la Argentina, su madre patria, deberá esperar”, comentó este lunes Elisabetta Piqué, corresponsal del diario La Nación en el Vaticano y autora de la biografía Francisco, Vida y Revolución. “Las especulaciones sobre las razones de su demora en venir al país -que ya eran abundantes- ahora se multiplicarán”, agregó.

Pero Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, asegura que “en Argentina ya se sabía que el Papa no visitaría el país este año y también que probablemente no lo haga en los próximos dos”. “Desde que asumió el Papado hace ya más de cuatro años, ha eludido visitar su país de origen y es posible que siga manteniendo esta actitud en el corto y mediano plazo”, explicó Fraga a La Tercera. “Pienso que detrás de esta actitud, hay una estrategia política. Ya sea durante el gobierno de Cristina Fernández, como sucede ahora con el de Mauricio Macri, el país está muy dividido políticamente, con altos niveles de confrontación. Si hubiera visitado el país con el anterior gobierno hubiera sido criticado, por un supuesto apoyo a Cristina. Si lo hace ahora, sería criticado por un supuesto apoyo a Macri”, dijo.

El politólogo Julio Burdman coincide: “Este año hay elecciones legislativas, con lo que la lógica vuelve a ser la misma: no involucrarse en un clima tenso”.

“Más que la relación personal con los Presidentes, lo que lleva al Papa a no visitar Argentina, es que no puede moderar la conflictividad política que ha vivido el país en los últimos años”, detalla Fraga. Sin embargo, el Pontífice ha dejado claras sus preferencias, según la prensa local. Así, el diario La Nación destacó que Fernández tuvo siete encuentros con el Papa desde 2013.

En cambio, con Macri, sostiene el periódico, la relación está “marcada por la distancia”. Lejos de los extensos encuentros que el Papa tuvo con Cristina, su primera reunión con el actual mandatario, en febrero de 2016, duró 22 minutos, una de las más breves con un Presidente de la región.

Al contario de Francisco, tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI visitaron sus respectivos países menos de un año después de asumir.

Sus dichos en Bolivia

Según indicó el texto del Vaticano, el Papa “realizará un viaje apostólico a Chile del 15 al 18 de enero, visitando Santiago, Temuco e Iquique, y a Perú del 18 al 21 de enero, visitando Lima, Puerto Maldonado y Trujillo”.

Así, se confirma lo que había anunciado el Pontífice algunas semanas atrás a su amigo argentino Luis Liberman y que anticipó el portal Vatican Insider: que el Papa había decidido visitar estos dos países “para cerrar el eje del Pacífico” tras haber cumplido un viaje apostólico, por Ecuador y Bolivia en 2015 (visita que también incluyó a Paraguay), además de tener previsto una gira por Colombia en septiembre.

Precisamente, durante su visita a Bolivia, el Papa sorprendió a todos. Cuando concluía la misa en la Catedral de La Paz, se refirió al tema del mar, pese a que en los días previos el propio vocero del Vaticano había dicho que la visita tendría un carácter “netamente pastoral”. “Estoy pensando en el mar. Diálogo. El diálogo es indispensable”, dijo el Pontífice. En presencia de Evo Morales, emplazó a usar un diálogo “franco y abierto” para “evitar conflictos con los países hermanos”, en alusión al problema con Chile.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital