*

Mundo
Compartida
Actualizado el 23/12/2016
Estás leyendo:Cuatro países presionan para que se vote resolución contra colonias judías en Cisjordania

Cuatro países presionan para que se vote resolución contra colonias judías en Cisjordania

Autor: Pedro Schwarze

Eso luego de la decisión de El Cairo de posponer la discusión, después de una conversación telefónica entre Donald Trump y el gobernante egipcio Abdel Fatah al Sisi.

Cuatro países presionan para que se vote resolución contra colonias judías en Cisjordania
Las siluetas de unas grúas en un sitio en construcción en el asentamiento judío de Har Homa, en Jerusalén Oriental, el jueves. Foto: REUTERS

Tras la abrupta decisión de Egipto (impulsada por una llamada telefónica del Presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, al gobernante egipcio Abdel Fatah al Sisi) de aplazar la votación en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas de una resolución que condena los asentamientos judíos en los territorios palestinos, cuatro países aseguraron que si eso no se agenda para este viernes lo harán ellos.

Se trata de Nueva Zelanda, Venezuela, Malasia y Senegal, todos ellos miembros del Consejo de Seguridad, quienes dieron el ultimátum la noche del jueves a la representación egipcia para que llame a votar sobre el proyecto de resolución. “En caso de que Egipto decida que no puede proceder a llamar a votación el 23 de diciembre o no proporciona una respuesta en el plazo establecido, las delegaciones se reservan el derecho para poner el proyecto en tabla… y proceder para que sea votado cuanto antes” dijeron esos cuatro países en una nota dirigida a Egipto y a la que tuvo acceso la agencia Reuters.

Los palestinos también se sumaron a la nota y aseguraron que “hay un fuerte sentimiento de decepción” de que el Consejo de Seguridad no haya votado el texto como estaba previsto el jueves.

Varias fuentes aseguraron el jueves que Estados Unidos pretendía abstenerse en caso de que ese proyecto de resolución fuese votado en el Consejo de Seguridad de la ONU, con lo que renunciaría a su poder de veto, utilizado en muchas veces para impedir decisiones de Naciones Unidas que complique a su aliado Israel.

Por este motivo, el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y su gobierno, realizaron movimientos desesperados tanto impedir la aprobación de esa resolución, con llamados públicos para que Washington para que ejerza su poder de veto. Posiblemente entre estas jugadas, el gobierno israelí apeló al futuro inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, quien actuó y llamó a Al Sisi con el resultado que ya se conoce.

Papel digital