*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 20/10/2017
Estás leyendo:Denuncias por abusos de productor de cine viralizan campaña “#MeToo”

Denuncias por abusos de productor de cine viralizan campaña “#MeToo”

Autor: P. Sepúlveda / I. Olivares

Acusaciones por agresiones sexuales de productor norteamericano Harvey Weinstein motivaron campaña viral en redes sociales, iniciada por la actriz Alyssa Milano. Sólo en las primeras 24 horas, el hashtag fue utilizado 600 mil veces, iniciativa que podría superar los 10 millones de menciones.

Denuncias por abusos de productor de cine viralizan campaña “#MeToo”
La actriz Alyssa Milano, al centro, durante una protesta en Nueva York, el pasado 26 de julio. Foto: Reuters

Harvey Weinstein, el productor de cine y teatro a cargo de producciones como El paciente inglés, Shakespeare enamorado o Pandillas de Nueva York, desató una reacción en cadena de mujeres denunciando abusos sexuales, y en algunos casos, hasta de violaciones.

La acusación inicial contra el productor se transformó en el motor de una potente campaña viral en redes sociales, iniciada por la actriz Alyssa Milano, quien sugirió en Twitter que las víctimas de agresión sexual denunciaran sus casos bajo el hashtag #MeToo (Yo También). Milano puso en la tarde del lunes en su Twitter: “Si has sido acosada o abusada sexualmente, escribe ‘yo también’ (MeToo) como respuesta a este tuit”.

Las respuestas a Milano fueron inmediatas y numerosas. Solo en las primeras cuatro horas el hashstag fue utilizado más de 10 mil veces, según Nicolás Freire, director del Observatorio de Política y Redes Sociales de la U. Central, las que ya en 24 horas alcanzaron las 600 mil menciones en todo el mundo, dice Horacio Garay, director digital de Cheil Chile.
Según Garay, las menciones a nivel global podrían superar los 10 millones.

A Milano le siguieron más actrices, como Patricia Arquette, Rosario Dawson, Evan Rachel Wood, Gabrielle Union, Lea Thompson, Suki Waterhouse, que también escribieron en sus redes sociales #MeToo.

Las celebridades son muy potentes a la hora de generar convocatorias digitales, dice Garay. Pero, además, si al empuje de estos influenciadores “le sumamos una causa con la que es fácil identificarse, la capacidad de las redes sociales para impulsar estas denuncias aumenta”, agrega.

Sensibilidad social

El fenómeno virtual da cuenta, a su vez, de uno social: la mayor conciencia que existe sobre la violencia de género. Actualmente se vive un cambio en la consideración y percepción social de estos delitos, indica Ana María Salinas, psicóloga y directora del Servicio de Psicología Integral de la U. del Desarrollo.

“La población está más sensibilizada, hay instituciones que acogen los casos y existe mayor conciencia acerca de la vulnerabilidad de la mujer y de sus derechos”, dice Salinas.
Además, hay más información sobre la temática y las distintas vías para denunciar. Al mismo tiempo, dice Salinas, las redes sociales se han transformado en un medio válido para compartir experiencias de victimización de distinto tipo.

Guila Sosman, psicóloga clínica y académica de la Facultad de Psicología de la U. Diego Portales, agrega que el acoso sexual es un tema que ha estado siempre presente, no obstante, décadas atrás se naturalizaba. “Las mujeres podían ser víctimas silenciosas de estos acosos, pero no necesariamente distinguirlos como tales. Hoy se pueden nombrar y definir ciertas conductas como transgresoras y se ha abierto la posibilidad de denunciarlas”.

Casos tan mediáticos como este dan la posibilidad a otras víctimas de empoderarse para dar a conocer su situación. “La información constituye un punto de apoyo muy relevante para seguir avanzando en los cambios culturales que se requieren en este ámbito”, dice Salinas.

Para Camila Mella, socióloga de la U. de Chile, aún falta mucho para erradicar el abuso sexual en todas sus formas, así como también para brindar apoyo social efectivo a las víctimas de este comportamiento.

Sin embargo, casos como el de Weinstein sirven para visibilizar el abuso sexual como un problema social y no como algo cultural, dice Mella. “Indica un cambio cultural que, espero, evolucione desde la denuncia social hacia la problematización social, la judicialización y el término de la desigualdad de género”.

Casos, que, además, dice Mella, dan mayor empoderamiento femenino y generan sonoridad. Es decir, relaciones de hermandad y solidaridad entre las mujeres para crear redes de apoyo que empujen cambios sociales y lograr la igualdad.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital