*

Entretención
Compartida
Actualizado el 24/08/2017
Estás leyendo:Denuncias y matinal: Bienvenidos atraviesa su año más polémico

Denuncias y matinal: Bienvenidos atraviesa su año más polémico

Autor: Dusanka Obilinovic

El doctor Ricardo Soto, panelista del matinal desde marzo, nuevamente desató controversia con sus dichos. “Estamos analizando lo sucedido. Redoblaremos nuestras alertas”, declaran desde Canal 13.

Denuncias y matinal: Bienvenidos atraviesa su año más polémico
Tonka Tomicic y el doctor Ricardo Soto, en el set de Bienvenidos.

Fue en marzo de este año que Ricardo Soto se sumó al panel de Bienvenidos con su sección de medicina consciente, luego de ser descubierto por uno de los periodista del programa en una feria de vida sana.

El doctor llegó al matinal de Canal 13 y de inmediato se convirtió en sinónimo de rating, con peak de hasta 10 puntos, al hablar, por ejemplo, del cloruro de magnesio.

Pero bastaron solo unas semanas para que la figura de este médico cirujano de la Universidad de Chile, alcanzara aún más renombre. Esto, porque a menos de un mes de su llegada, aseguró en pantalla que “el cáncer es resultado de una vida llena de odio”. Sus declaraciones le significaron más de cien denuncias en el Consejo Nacional de Televisión (CNTV).

Y aunque estuvo varias semanas alejado de las polémicas, hace un par de días, Soto, que también estudió en la Escuela Internacional de Medicina Oriental en Santiago, volvió a convertirse en el centro de la noticia al recomendar a los televidentes el uso de MMS (Miracle Mineral Solution) bajo la convicción de que este mineral desintoxicaba el organismo y podría sanar enfermedades como diabetes, hepatitis, cáncer, asma, y VIH.

Antes de que terminara su sección en Bienvenidos, las redes sociales se colmaron de comentarios sobre el MMS, asegurando que este era un producto tóxico y que era usado con fines de limpieza. Y fue ahí que el periodista Paulo Ramírez le preguntó por evidencias científicas sobre el producto, a lo que Soto contestó que no tenía ninguna.

Luego, mientras el matinal seguía con su pauta y desarrollaba un juego llamado la colchoneta de la muerte -que terminó con Yuhui Lee en un hospital por una caída-, el Seremi de Salud de la Región Metropolitana se manifestó por las declaraciones del doctor Soto. “Aclaramos a la población: MMS NO posee autorización sanitaria, ni tampoco del ISP. No lo recomendamos”, escribió la entidad en su cuenta de Twitter.

El martes, el espacio de Canal 13 se mantuvo firme en el segundo lugar de la competencia promediando 5,6 puntos de rating. También, acumuló más de 160 denuncias en el CNTV.
Ayer, el programa que conducen Martín Cárcamo y Tonka Tomicic recogió las críticas que surgieron por los dichos de Soto, y tuvo en pantalla a Isabel Sánchez, representante del Instituto de Salud Pública (ISP) y jefa del Departamento Agencia Nacional de Medicamentos (Anamed), quien aseguró sobre el MMS: “Es irresponsable que una persona piense que puede consumirlo en dosis mínimas, y la permanencia es de alto riesgo”.

Sobre cómo procede el equipo del espacio frente a los temas semanales que propone el médico, desde Canal 13 explican: “En las reuniones de pauta se estructuran los temas que serán abordados en el programa, y cada especialista en su materia desarrolla el tema de acuerdo a sus conocimientos en el espacio en vivo… Estamos analizando lo sucedido. Redoblaremos nuestras alertas y cuidados en la preparación de pautas”.

Un año de polémicas

La llegada del doctor Soto se produjo cuando el matinal todavía era dirigido por uno de sus fundadores, Pablo Manríquez, quien ahora lidera Muy buenos días (TVN). Manríquez también supo de estar en la polémica luego de que en abril, en medio del juicio por el caso de Nabila Rifo, en Bienvenidos se detallara el informe ginecológico de la mujer agredida. Aunque al día siguiente los animadores se disculparon con su audiencia, el director fue despedido. Al mes, Manríquez asumió como líder en el matinal de TVN.

En junio, el CNTV resolvió sancionar a la señal de Luksic, y le impuso una histórica multa de 500 UTM, (cerca de $23.300.000). El acta explicaba que esto se debía a que en la cobertura del caso Rifo “no solo habrían sido expuestos antecedentes relativos a la intimidad de una mujer, sino que además, se le habría propinado un trato violento y denigrante, que no se condeciría con su condición de víctima de un delito particularmente grave, y que respondería a lógicas de violencia de género”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital