*

Deportes
Compartida
Actualizado el 16/07/2017
Estás leyendo:Disco de oro para Chile

Disco de oro para Chile

Autor: Matias Alarcón

Claudio Romero consiguió la primera medalla Mundial Sub 18. Registró 64.33 metros, imponiendo récord chileno y sudamericano. Además, patentó la mejor marca del mundo en lo que va de 2017.

Disco de oro para Chile
Foto: COCH

Histórico e inédito. Así se cataloga lo realizado por el lanzador de disco chileno Claudio Romero (18 años). Ayer, en el Mundial Sub 18 de Nairobi, Kenia, el criollo se colgó la presea dorada tras registrar una marca de 64.33 metros, en el cuarto intento. Su expresión de felicidad tras el lanzamiento nulo del ucraniano Oleksiy Kyrylinque le entregaba la medalla de oro, fue épica. Levantó los brazos, saludó a la cámara y luego cubrió su cuerpo con una bandera de Chile. Emoción pura en la pista atlética.

El viernes, el joven que entrena en la Universidad Católica, ya demostraba que estaba para grandes cosas. Quedó segundo en la qualy de disco, justamente por detrás del ucraniano Kyrylin.

Ayer continuó con esa confianza a tope y, en su primer intento, marcó 60.90 metros. Tras la primera tanda, era líder. Pero luego del tercer lanzamiento del ucraniano Kyrylin, Romero pasó al segundo lugar. El europeo registró 63.98 metros. Lo que vendría después, nunca más se borrará de la cabeza de Romero.

La presión se debe haber sentido brutalmente en sus hombros. Sólo le quedaban dos lanzamientos para saber si la hazaña se escribiría con letras doradas. Y sí, la presión pesaba, pero la capacidad del chileno fue superior. El disco cayó a 64.33 metros desde su posición y ya nadie lo alcanzaría. La medalla de oro luciría en su cuello y Chile, por primera vez en su historia, tenía a un deportista juvenil obteniendo alguna presea en un Mundial Sub 18.

“Todo es tan perfecto. Mejor marca personal y medalla de oro. Estoy orgulloso de representar a mi país. Creo que todas las personas me están mirando ahora. Toda mi familia, amigos. Gracias por el apoyo”, declaró el joven chileno, impávido por lo conseguido. Su rostro transmitía felicidad, pero también algo de sorpresa por el resultado.

Romero conquistó la medalla de oro y, también, récords que engrandecerán de todas maneras lo conseguido. El registro de 64.33 metros, es el mejor de toda la presente temporada en la categoría juvenil.

Por otra parte, consiguió batir su propio récord de Chile. Hasta ayer, la marca descansaba en 64.18 metros. Y por si fuera poco, el chileno consiguió imponer una nueva marca continental.

A través de un vídeo emitido por el Comité Olímpico de Chile, su entrenador Eduardo Sotomayor sacó la voz tras las emociones para expresar sus sensaciones. “Es un orgullo sentir la emocón de que 50 mil personas, en un estadio maravilloso, aplaudan a un chileno. Es una experiencia inolvidable. La forma en cómo se logró esto fue tremendante importante. Claudio abrió bien, con una buena marca. Pero el ucraniano hizo su mejor marca, incluso, la mejor del año. Claudio tenía una presión fuertísima. Pero demostró con lanzamientos que estaba muy cerca del nivel, y en el quinto intento consiguió la medalla de oro. Récord chileno, sudamericano y, de paso, la mejor marca del mundo en su categoría en el año. Eso demuestra su temple, capacidad y su talento”, comentó con el rostro visiblemente feliz.

Otro que ha seguido de cerca su evolución es Jaime Wood, jefe técnico del atletismo de la Universidad Católica. Con mucha alegría habla con La Tercera para analizar el inédito logro. “Es un orgullo ver los frutos del trabajo que ha hecho el cuerpo técnico y, en lo particular, los técnicos Eduardo Sotomayor y José Luis Rencoret, quienes han formado a Claudio desde sus inicios”, asegura.

Sobre las claves del éxito, Wood indica: “Tiene un gran biótipo y un muy buen trabajo en el aspecto físico y técnico. Pero la gran diferencia es que tiene una gran capacidad de rendimiento a este nivel”.
Hoy a las 07.45, será la premiación y un chileno por primera vez, se colgará una medalla de oro en la historia de los mundiales Sub 18, desde su creación en 1999.

Papel digital