*

Mundo
Compartida
Actualizado el 25/12/2017
Estás leyendo:El dispar balance de las reformas estructurales iniciadas en A. Latina

El dispar balance de las reformas estructurales iniciadas en A. Latina

Autor: Fernando Fuentes

En Argentina, Macri logró la aprobación de la reforma previsional y en Brasil el proyecto de Temer sobre la misma materia enfrenta resistencias.

El dispar balance de las reformas estructurales iniciadas en A. Latina
Manifestantes se enfrentan a la Policía Federal afuera del Congreso, mientras se debatía la polémica reforma de pensiones, el lunes pasado.

En un contundente triunfo político para la Casa Rosada, el Presidente argentino Mauricio Macri logró la semana pasada que el Congreso finalmente aprobara y convirtiera en ley la reforma previsional, pese a las violentas protestas callejeras que marcaron su votación. Lo hizo gracias al apoyo de los gobernadores peronistas que instaron a sus legisladores a darle luz verde al proyecto oficialista. Pero este es solo el comienzo de la llamada “revolución Macri”, que también considera profundos cambios en materia tributaria y laboral.

La victoria del oficialismo en las elecciones legislativas de octubre envalentonó a Macri. Por ello, según Marcelo Bonelli, columnista del diario Clarín, el mandatario se mostró “intransigente” con la reforma previsional. Además, su aprobación era importante por una cuestión clave: sin esos fondos el conjunto del paquete fiscal 2018 se habría caído “como un castillo de naipes”, afectando la “gobernabilidad” de Macri, aseveró Bonelli.

Ahora, tras la luz verde a la reforma previsional, se espera que la próxima en ser aprobada por el Congreso sea la reforma tributaria. En cambio, la reforma laboral es la iniciativa de Macri que aún parece estar más “verde”. El objetivo de la Casa Rosada sería lograr su aprobación en febrero, pero todo dependerá de la postura de la Confederación General del Trabajo y de que el gobierno pueda sumar, al menos, 12 senadores para avalar la norma en la Cámara Alta.

Macri, sin embargo, no es el único mandatario de la región empeñado en sacar adelante reformas estructurales. En Brasil, el gobierno de Michel Temer ya logró la sanción de una ley de tercerización total, que le permite a las empresas no contratar de forma directa empleados para efectuar su actividad, congeló las inversiones públicas por 20 años y aprobó una controvertida reforma de flexibilización laboral que entró en vigor el 11 de noviembre.

Pero al igual que en Argentina, el proyecto de reforma previsional que impulsa Temer enfrenta fuertes resistencias. Tantas que al final, pese a los grandes esfuerzos del Palacio del Planalto por aprobar las modificaciones antes de fin de año, debió reconocer que no contaba con el apoyo suficiente en el Congreso y postergó su votación para el 19 de febrero. El ministro de Planificación, Dyogo Oliveira, afirmó que si el Congreso no aprueba esta reforma, la proyección para el crecimiento del PIB caerá del 3% al 1,7% en 2018.

Enmienda en Ecuador

En Ecuador, en tanto, las reformas apuntan a la Constitución. El Presidente Lenín Moreno convocó para el próximo 4 de febrero a un referendo para dejar sin efecto una enmienda constitucional que permite la reelección indefinida. Esta enmienda, aprobada en 2015 por la Asamblea Nacional, fue propuesta por el entonces Presidente Rafael Correa, ahora convertido en un duro crítico y enemigo de Moreno. Una facción del partido gobernante Alianza PAIS, cercano a Correa, rechaza la propuesta presidencial, ya que consideran aquello como una maniobra para inhabilitar al ex mandatario como candidato en las elecciones de 2021.

En Colombia, aunque el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ha descartado la posibilidad de una nueva reforma tributaria, la prensa local ya habla de una para 2019, que sería la tercera en seis años. Una tarea que deberá enfrentar el nuevo gobierno, por lo que parece claro que el tema fiscal será uno de los pilares de las elecciones presidenciales de 2018, según apunta el diario El Espectador.

En noviembre el Senado colombiano decidió archivar el proyecto que buscaba modernizar y purificar el sistema político y electoral del país. “Por fortuna se hundió esa reforma política que se atrevía a seguir encareciendo el ejercicio de la política”, sostuvo el senador y ex Presidente colombiano, Álvaro Uribe.

Y en Uruguay, aunque la tarea la inició durante el primer mandato del Frente Amplio, ahora el Presidente Tabaré Vázquez planea diseñar una segunda generación de reformas, entre ellas la del sistema de seguridad social, para evitar su “quiebra”. “A veces las reformas son dolorosas, pero no hay más remedio”, dijo el mandatario en noviembre. “Sin la reforma de la seguridad social habrá serios problemas”, reconoció el ministro de Hacienda, Daniel Astori.

En Paraguay, economistas del FMI sugirieron que “parece haber llegado la hora de plantearse una reforma tributaria que amplíe la base y mantenga tasas competitivas”, según una publicación divulgada a comienzos de mes por el gobierno en Asunción. Asimismo, Efraín Alegre, líder del Partido Liberal, que disputará la Presidencia del país en 2018, afirmó que si llega al poder impulsará una “profunda transformación” de la justicia a través de una Asamblea Constituyente, que “es clave” para producir los cambios que requiere Paraguay.

Respecto a las reformas previsionales emprendidas en la región, Adrián Albala, académico de la Universidad de Brasilia, explicó a La Tercera que éstas “se volvieron más presentes debido al envejecimiento de las sociedades latinoamericanas”. “De ahí que los sistemas de pensión basados en repartición tienen un potencial de entrar en colapso a mediano plazo”, indicó.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital