*

Reportajes
Compartida
Actualizado el 07/01/2017
Estás leyendo:El drama que vive Lagos con el PS

El drama que vive Lagos con el PS

Autor: Reportajes de La Tercera

El martes 3, personeros socialistas notificaron al comando del ex mandatario que no había piso para proclamarlo el 21 de enero.

El drama que vive Lagos con el PS

El martes 3, dos días antes de que el Centro de Estudios Públicos (CEP) diera a conocer los resultados de su encuesta, el ex Presidente Ricardo Lagos y su equipo de campaña filmaron un breve video de un minuto y 38 segundos, anticipándose a las malas cifras que arrojaría el sondeo del think tank del empresariado, las que relegaron al ex mandatario a un lejano tercer lugar en la carrera presidencial con apenas 5% de respaldo.

Pese al fuerte despliegue comunicacional y territorial del último mes y medio, Lagos y su entorno más cercano sabían que su candidatura no ha logrado entusiasmar a la ciudadanía y se ha mantenido estancada en el mismo nivel de adhesión que tiene desde septiembre pasado, cuando anunció que estaba en carrera a La Moneda.

“La encuesta es un dato, estamos aquí para cambiar la encuesta”, dice Lagos en parte del mensaje de un minuto y 38 segundos que subió a su Facebook.

Pero la encuesta del CEP no fue la única mala noticia que recibió Lagos esta semana. El mismo martes, pero en la noche, el coordinador de la campaña del ex mandatario, Máximo Pacheco, fue notificado por personeros del PS que se habían venido abajo todos los esfuerzos destinados a que el tema presidencial quedara zanjado en el comité central del 21 de enero.

Fue un golpe duro para el equipo de Lagos. En las últimas semanas, Pacheco había aumentado la presión sobre los socialistas para que revirtieran la decisión de hacer una consulta ciudadana el 23 de abril y adelantaran la definición, con la esperanza de que el comité central votara a favor de Lagos.

Con la ayuda de Camilo Escalona, líder de la Nueva izquierda, las principales facciones del PS habían comenzado a ponerse de acuerdo en esa idea, vinculándola a las negociaciones en curso para conformar una mesa directiva de consenso, encabezada por el ex ministro Alvaro Elizalde.

En línea con eso, poco antes de las fiestas de fin de año, el secretario general del PS, Pablo Velozo, habló por teléfono con el senador Alejandro Guillier para preguntarle si estaba dispuesto a que su nombre fuera incluido junto a Lagos, José Miguel Insulza y Fernando Atria en la votación que haría el comité central el 21 de enero. La respuesta del parlamentario por Antofagasta fue lapidaria. Por ningún motivo, le dijo Guillier. Para él, que ha basado su estrategia en mantenerse alejado de los partidos políticos, ya era complicado el hecho de ser proclamado por el Partido Radical; vincularse al PS era simplemente el abrazo del oso.

A eso se sumaron los rechazos de Insulza y Atria. Los dos cuentan con tres miembros cada uno en el comité central, los que habían amenazado con retirarse del evento y hacer públicas sus críticas en contra de un acuerdo cupular.

Las cuentas que hacían los diferentes lotes tampoco favorecían a Lagos. Casi el 80% de los miembros del comité central del partido son funcionarios de gobierno, aseguran fuentes del partido. Un número significativo de ellos ha comenzado a mirar con simpatía la figura de Guillier a medida que las encuestas muestran a Lagos estancado y al senador como el candidato más competitivo para enfrentar a Sebastián Piñera, lo que, de paso, les da esperanzas de mantenerse en sus cargos.

Con todos esos antecedentes en mano, el martes en Valparaíso, Elizalde y Velozo se reunieron a almorzar con los diputados del lote de los terceristas. Y en la noche, Allende conversó con los senadores del partido.

Para entonces, la posición era clara. La mayoría de los dirigentes socialistas eran partidarios de postergar, una vez más, el tema presidencial y que el comité central del 21 de enero convoque a un nuevo comité central, lo más probable en abril, con mandato para votar finalmente al candidato presidencial del PS.

Papel digital