*

Deportes
Compartida
Actualizado el 09/08/2017
Estás leyendo:El asilo

El asilo

Autor: Rodrigo Sepúlveda

El asilo

“Para qué lo traen si va a durar 10 minutos”, “no le renueven a Paredes si ya no tiene velocidad”, “Valdivia viene de la liga Arabe, no tiene nivel para jugar en Chile”,“Pinilla va a entrar en la quinta fecha, se va a lesionar antes de firmar”, “Valdivia no aguanta ni 30 minutos”, “Valdés ya no tiene la técnica que mostró en Italia”… La cantidad de barbaridades que se repiten en coro sobre los jugadores que tienen más de 30 años son una apología a la idiotez.

Muchos en Chile construyen una realidad donde el futbolista que supera las tres décadas es un producto inservible. Se establece, antes de que se pongan la camiseta, que serán incapaces de sobrevivir en una liga tan competitiva. Ignorancia absoluta. Según el juicio de varios, en nuestro gran campeonato no podrían jugar los que no son apolínios, o sea, los que están fuera del grupo privilegiado que va entre 20 y 29 años.

Antes de leer la próxima línea responda lo siguiente en su mente: ¿quiénes fueron los más destacados de la última fecha del torneo? ¿Listo? Éstos son mis elegidos y sin ninguna doble intención voy a resaltar la edad de cada uno: Roberto Gutiérrez,34 años; Valdivia, 33 años; Calandria, 36 años; Lorenzetti, 32 años; Paulo Garcés, 33 años; Droguett, 35 años; Jaime Valdés, 36 años y  Beausejour, 33 años. Si tiene otro, súmelo. Todos superan la edad que para algunos está más apegada al retiro que al deporte de alto rendimiento.

Sume a estos otros que son o serán figuras: Pinilla, 33 años; Paredes, 37 años; Johnny, 36 años; Jara, 31 años; Orión, 36 años.

Basta de la cortapisa irrazonable. Estos mismos deportistas se encargaron de darle un cachetazo a las fantasías odiosamente creadas. Valdivia juega 90 minutos. Valdés maneja el medio a su gusto. Beausejour es el mejor puntero izquierdo. Paredes es el mejor definidor del país. Orión ha tenido cinco tapadas claves. Jara hace rato que retomó su mejor nivel.

Si mañana Pizzi entregara la nómina, ¿usted se sorprendería con el llamado de Valdés,Valdivia o Paredes?. Yo no.

Estas líneas no son una defensa a que el fútbol se juegue mirando u olvidando el carnet de identidad. Es un llamado a evaluar sobre sucesos concretos, rendimientos reales. Varios no daban un peso por Valdivia y hoy se ven obligados a aplaudirlo;  algunos apostaron a que el Mago no jugaría 90 minutos y hoy corre hasta la última pelota. Más respeto con aquellos futbolistas que trataron de viejitos. Hay otros que debieran pensar en el asilo.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital