*

Nacional
Compartida
Actualizado el 03/04/2014
Estás leyendo:El incierto futuro sísmico del norte

El incierto futuro sísmico del norte

Autor: C. Espinoza, C. Julio, O. Fernández

Las opciones, según expertos, son diversas: uno más grande en las zonas no afectadas, varios similares al del martes o de magnitud menor, como el ocurrido anoche.

El incierto futuro sísmico del norte

Científicos y la población esperaban un terremoto de 9°, tras un período de 137 años sin grandes eventos en la laguna sísmica del norte, una zona de 500 km donde históricamente han ocurrido terremotos, y que va desde Ilo, en Perú, hasta Mejillones.

Pero sólo se remecieron unos 120 km -entre Iquique y Cuya, Región de Tarapacá- liberando menos energía de la esperada y generando un tsunami menor.

Gabriel González, doctor en geotectónica y académico de la U. Católica del Norte, dice que el terremoto desacopló el área, dividiéndola en tres.

“Se rompió la parte central, que equivale a un tercio del área total de la laguna sísmica. Esto rompió 100 a 120 km que van desde Iquique hasta la quebrada de Camarones”, dice. La zona que aún no ha liberado la energía comprende dos segmentos: uno al sur, de 292 km de largo, y otro al norte, de 150.

No hay cómo predecir lo que sucederá en el futuro. Los científicos apuntan a varios escenarios. “Puede venir un terremoto mayor, justamente donde permanece la laguna, o varios similares a este, y si tenemos suerte, quizá no pase nada. Pero nadie puede asegurar qué es lo que va a pasar”.

“Tenemos que mantener un continuo estudio de sismicidad. Así, quizá, se pueda estimar algo, pero no asegurar”, dice Bianca Glass, directora del Servicio Sismológico de la U. de Tarapacá.

Gavin Hayes, investigador del Servicio Geológico de EE.UU. (USGS), dice que, de acuerdo con la literatura sismológica, mucha de la subducción de la zona norte está completamente acoplada, es decir, la tensión puede ser liberada de una vez en grandes terremotos. “El último evento alivia algo de la tensión acumulada, pero no toda. Aún hay potencial para un gran terremoto hacia el sur (de la laguna sísmica), entre el último acontecimiento del 1 de abril y el área de ruptura del terremoto de Antofagasta en 1995”.

Lo mismo asegura Mark Simons, del Laboratorio Sismológico de Caltech (EE.UU.), quien agrega que no es posible saber si en el futuro se producirá un enjambre de terremotos de magnitud 8 o uno superior a 8,5. “Tampoco sabemos si eso ocurrirá mañana o en 50 años. No es una predicción. Sólo podemos afirmar que esta área ha producido grandes terremotos. Sabemos que se está acumulando energía, que está atascada y que está juntando el potencial para un terremoto más grande. El terremoto de ayer no gastó toda la energía que proviene de la falla sísmica”.

Según Sergio Barrientos, director del Centro Sismológico Nacional, el sismo del martes disminuye las opciones de uno mayor. “Es probable que haya sismos de 8,1, por ejemplo, en algún momento, no se puede decir cuándo”.

También hay un escenario de varios terremotos más pequeños, como el de anoche, “o un gran terremoto. La respuesta requiere un seguimiento de la actividad de réplicas”, dice Jean-Pierre Vilotte, del Instituto de Física del Globo de la Escuela Superior de París.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital