*

Tendencias
Compartida
Actualizado el 08/07/2013
Estás leyendo:El mito de la espinaca de “Popeye” que se originó por el error en una coma

El mito de la espinaca de “Popeye” que se originó por el error en una coma

Autor: La Tercera

La falla de un científico en 1870 provocó la creencia de que la espinaca tendría 10 veces más del hierro que realmente tenía.

El mito de la espinaca de “Popeye” que se originó por el error en una coma

Un pequeño error en la historia provocó uno de los grandes mitos de los alimentos: el hierro de la espinaca, vegetal que el personaje Popeye consume para obtener fuerza, sería mucho menor del pensado. Este error se debe a que el contenido de hierro de la espinaca no fue registrado correctamente por un científico alemán, quien se equivocó al colocar el separador decimal al realizar un estudio del alimento.

Su error dio origen a la obsesión de Popeye con la verdura, la cual come en grandes cantidades para aumentar su fuerza.

En 1870, el químico alemán Erich von Wolf investigaba la cantidad de hierro en la espinaca y en los vegetales verdes. Al escribir sus descubrimientos en un cuaderno, el experto cometió un error, dándole a la verdura 10 veces más del hierro que realmente tenía: En vez de escribir que el alimento tenía 3,5 miligramos de hierro en una porción de 100 gramos de espinaca, el experto olvidó la coma, quedando registrado entonces que el contenido de hierro era de 35 miligramos.

Este pequeño error causó la confusión de que la espinaca tenía una cantidad de hierro excepcional para fortalecer el cuerpo. Se cree que el personaje Popeye fue el responsable de aumentar el consumo de espinaca en Estados Unidos en un tercio.

Si bien el error de von Worf fue corregido en 1937 cuando alguien comprobaba su cálculos y en 1981 el British Medical Journal publicó un artículo en donde desmintieron el mito de la espinaca, el alimento todavía es reconocido como uno de los vegetales con el mayor contenido de hierro.

El error fue recopilado en “La media vida de los hecho: Por qué todo lo que conocemos tiene una fecha de expiración” (The Half-life of Facts: Why Everything We Know Has an Expiration Date), libro publicado por Samuel Arbesman.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital