*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 03/05/2015
Estás leyendo:El negocio de organizar la Copa América

El negocio de organizar la Copa América

El torneo moverá US$ 25 millones en venta de entradas, de los cuales US$ 10 millones irán para la Federación de Fútbol. El gasto de los turistas extranjeros fluctuará entre US$ 50 millones y US$ 80 millones, sin contar tickets ni transporte aéreo.

El negocio de organizar la Copa América

FALTAN menos de 50 días para el pitazo inicial con el que Chile y Ecuador inaugurarán la Copa América, en el Estadio Nacional, y los hinchas ya agotaron los boletos de 19 de los 26 partidos.

Estimaciones preliminares de Fedetur (Federación de Empresas de Turismo de Chile) indican que entre 60 mil y 80 mil turistas extranjeros llegarán al país -entre el 11 de junio y el 4 de julio- para alentar desde el tablón a sus selecciones en los partidos de la Copa América 2015.

René Rosas, director ejecutivo de la Organización Copa América Chile 2015, va más allá y cuenta que esperan que “haya más de 700 mil personas presenciando el torneo, a lo que se suman los millones que lo seguirán por televisión en todo el mundo, en más de 200 países”.

Esa cifra de fanáticos promete dinamizar al mercado local: desde la venta de tickets, hasta vuelos en avión, restaurantes, hoteles, derechos televisivos, merchandising e inversión pública, entre otros. ¿Cómo se reparte la torta? Eugenio Yunis, vicepresidente ejecutivo de Fedetur, explica que todo dependerá de los resultados de cuartos de final, semifinal y final. “Si a Argentina le toca jugar una semifinal o final en Santiago, llegarán muchos más turistas argentinos, por la facilidad de acceso, que si fuera Venezuela o México”, ejemplifica.

Yunis arroja algunas cifras al campo de juego: el gasto estimado de los turistas puede fluctuar entre US$ 50 millones y US$ 80 millones, que se repartirán entre hoteles, hostales, restaurantes, bares y locomoción. La cifra no incluye transporte aéreo, entradas ni otros gastos adicionales. “El monto dependerá de la duración de su estadía en Chile”, explicita.

Claro que si se suman los gastos de los chilenos que se desplazarán hacia las ciudades sede, la cifra crece.

En cadenas de comida rápida como McDonald’s ya se preparan para recibir a varios miles de visitantes . “Y eso implicará un impacto positivo del que todos nos vamos a beneficiar”, indican desde la firma.

¿Cuánto de esto se quedará en la capital? Javiera Montes, subsecretaria de Turismo, afirma que la Región Metropolitana capturará más participación de mercado, ya que todos los visitantes que ingresen vía aérea pasarán por Santiago, a lo que se suman los partidos de Chile como local en la capital. “Las regiones tendrán una destacada participación. Serán sedes de concentración de los equipos, lo que atrae a la fanaticada y medios de cada país”, explica.

El impacto de un evento deportivo de esta magnitud también hay que medirlo en el mediano y largo plazo, añade Yunis. Sostiene que la alta exposición mediática de las ciudades sede les servirá turísticamente para el futuro.

¿Es un buen negocio realizar la Copa América en suelo local? “Obviamente, ya que es temporada invernal, así podemos aumentar la demanda en períodos de baja demanda en varias de las sedes”, dice la subsecretaria de Turismo. Además, organizar eventos de esta envergadura “nos posiciona como país apto, seguro, confiable en albergar eventos de carácter internacional, que aporta a la imagen país”, añade.

Tickets, auspicios, estadios

Las entradas son pieza clave en la “alineación” de este negocio. Su venta se hizo por etapas: primero y con un 20% de descuento se colocó el “abono hincha local preferente”, donde sólo podían comprar los chilenos y se aseguraba un ticket para todos los partidos de un determinado estadio. Se colocaron 145.490 entradas de 159.800 que se pusieron en venta.

En la segunda etapa se vendieron dos abonos: el “abono por sede” y el “sigue a tu equipo”. El primero funcionaba igual que el de la etapa anterior, pero con 10% de descuento y no estaba restringido sólo a chilenos. El segundo ofrecía la posibilidad de asegurar un lugar para los tres primeros partidos de cada selección y una ventana preferente para seguir comprando en caso de que ese equipo avance de ronda. Se pusieron a la venta 158.750 entradas y se vendieron 119.011. En la tercera etapa se vendieron sólo tickets individuales para todos los partidos, al precio normal. En total, 138.244 entradas, de las cuales ya se han vendido 90.438. Esta etapa sigue abierta.

Para dinamizar la demanda, la Organización Copa América 2015 lanzará una campaña durante la segunda quincena de mayo.

Desde la organización advierten que la recaudación por venta de entradas es su único ingreso y que con esos recursos cubrirán el alojamiento de las delegaciones, sus traslados desde y hacia su país y dentro de Chile; contratación de recursos humanos especializados; implementaciones en distintas obras, y la operatividad para sacar adelante los 26 partidos de la Copa, explica Rosas. A ello hay que sumarle gastos por conectividad y decoración en los estadios y las ciudades.

El costo por servicio cobrado por la ticketera, Ticket Pro, corresponde al 10%, cifra acorde con la industria.

Según datos del mercado, los ingresos estimados por ventas de entradas totalizarán US$ 25 millones, mientras que los gastos totales ascenderían a US$ 15 millones. El saldo, de US$ 10 millones, irá a la Federación de Fútbol, que organiza el torneo.

Puertas en automático…

Entre 2008 y 2015, el gobierno ha realizado inversiones en los estadios que se utilizarán como sede de la Copa América y el Mundial Sub 17, que se disputará entre el 17 de octubre y el 8 de noviembre. “Podemos detallar la remodelación a estándar Fifa de siete estadios para esta copa, algo inédito en el país”, cuentan en el Ministerio del Deporte (ver destacado). “La inversión en infraestructura no está acotada a un evento en particular, sino al desarrollo de los espacios para la práctica deportiva en nuestro país”, advierten. Según cifras oficiales, la inversión total en estadios es en torno a $ 113.404 millones, unos US$ 186,3 millones si se calcula con el dólar interbancario del 29 de abril, de US$ 608,64.

Desde 2011, Banco Santander es uno de los patrocinadores del evento. Para este campeonato, la entidad financiera trajo a su embajador deportivo Pelé hace dos semanas a Chile, para lanzar la campaña “Goles Solidarios”, en que el banco aportará $ 2 millones a la organización Techo por cada Gol de cualquier equipo durante la Copa. ¿Qué gana el banco? “Presencia de marca en el evento de fútbol más importante realizado en Chile en los últimos años y la posibilidad de relacionarnos en forma más directa con nuestros clientes, haciéndolos participar en eventos exclusivos”, indican en la entidad de capitales españoles.

Lan y Tam, que son las aerolíneas oficiales, proyectan un flujo de alrededor de 30 mil pasajeros extranjeros durante el evento deportivo. Por ello, el director de ventas de la firma en Chile, Pablo Yunis, explica que manejarán la copa como si fuera temporada alta: “Estamos trabajando para ofrecer la mejor experiencia de viaje, teniendo en cuenta nuestra conectividad como red, incluyendo también qué tipo de avión usar de la mejor forma posible”, detalla. Además, venderán programas turísticos en los países donde operan. “También ofrecemos a los clientes de los países participantes charters especiales para venir a ver la final o partidos por el día. Asimismo, tenemos acciones en mercados donde operamos con bancos, pagos con descuentos especiales y canjes con kilómetros Lanpass en algunos mercados”, enumera.

¿Colapso gastronómico?

Pese a toda la preparación, existen dudas sobre la capacidad de la infraestructura para acoger la demanda. “En cada región se está trabajando con la oferta, para que esté preparada”, asegura Montes.

Sin embargo, el presidente de Achiga (Asociación Chilena de Gastronomía), Fernando de la Fuente, confiesa estar preocupado. “Santiago no está preparado para recibir esa cantidad de gente extra”. Desde su perspectiva, “será crítico también en Antofagasta y Temuco”. Se queja de que no ha existido una conversación o plan que agrupe a todos los sectores. “Hago un llamado a las autoridades para que nos informen las estadísticas sobre la visita de turistas”, afirma.

De la Fuente calcula un aumento de entre 50% y 60% en las ventas de aquellos restaurantes que estén preparados y cuenten con infraestructura. “Como Achiga estamos preparados para atender a 40 mil personas extras por día, sumando todos los restaurantes que son socios nuestros. Eso equivale a un 40% de toda la gente que va a andar”, detalla. El partido todavía no comienza.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital