*

Política
Compartida
Actualizado el 09/01/2011
Estás leyendo:El nuevo plan para fortalecer la imagen de Piñera

El nuevo plan para fortalecer la imagen de Piñera

Autor: Ivonne Toro y Daniel Labarca

En el gobierno resintieron la tendencia a la baja de la figura de Piñera en las últimas encuestas CEP y Adimark. El antídoto, aseguran, pasa por acelerar el cumplimiento de los compromisos presidenciales.

El nuevo plan para fortalecer la imagen de Piñera

En las 12 bilaterales con ministros que sostuvo Sebastián Piñera esta semana, en las citas del comité político y en las reuniones comunicacionales en las que participan asesores del Mandatario, una frase se repitió con frecuencia: “Hay que acelerar el cumplimiento de los compromisos presidenciales”.

La referencia no era casual. Los resultados de las últimas encuestas CEP y Adimark marcaron que el respaldo al Mandatario al finalizar el año llegó a 44% en el primer sondeo y 47% en el segundo. La desaprobación a su figura, en tanto, aumentó en 5% y 7%, respectivamente. Además, ambos sondeos reflejaron que la debilidad del Jefe de Estado seguía localizada en los ítemes “credibilidad” y “confianza”.

Los números encendieron alarmas en La Moneda y motivaron la realización de análisis y estudios a partir de la misma tarde del jueves 30 de diciembre, cuando se dio a conocer la CEP. Se cruzaron datos y se revisaron en profundidad sondeos de los primeros años de gobiernos anteriores, concluyéndose que la opinión pública premia por sobre todas las cosas el cumplimiento de la palabra empeñada. Y que esa valoración se relaciona directamente con la imagen del Presidente.

En el gobierno subrayan que concretar los compromisos adquiridos se convirtió en el principal punto de la agenda de La Moneda para este 2011. Y que esa prioridad quedó de manifiesto en dos episodios que marcaron la semana: el debate en torno a la regulación de las parejas de hecho heterosexuales y homosexuales, y las protestas por el alza de los precios del gas en Punta Arenas.

A comienzos de semana, el titular de la Segpres, Cristián Larroulet, anunció la inminente presentación de un proyecto de uniones civiles preparado por el gobierno. Y valoró la propuesta elaborada por la UDI, que apuntaba a potenciar la figura del matrimonio y a rechazar que las parejas de hecho tuvieran una nueva institucionalidad. Muy distinto al Acuerdo de Vida en Común que el senador RN Andrés Allamand presentó en el Congreso, que otorga reconocimiento legal a las parejas de hecho.

El guiño de Larroulet a la propuesta gremialista gatilló críticas en sectores liberales de la Alianza, donde se planteó que, de concretarse esa postura, no se cumpliría el compromiso presidencial. Una idea que fue refrendada en una entrevista por Luis Larraín Stieb, hijo homónimo del director ejecutivo del Instituto Libertad y Desarrollo y actual funcionario de la Segpres, quien fue símbolo de la propuesta original de Piñera en la franja de TV de la campaña presidencial.

El Mandatario tomó entonces el control del debate y citó en la mañana del jueves a La Moneda a los senadores Allamand y Andrés Chadwick (UDI). Con Larroulet, el grupo analizó por una hora y media el tema. El Presidente dejó un mensaje taxativo: el compromiso presidencial se cumpliría. Para ello, confirmó que el gobierno no presentaría por el momento un proyecto y observaría los avances en la tramitación del proyecto de Allamand en el Senado, y luego se evaluaría la inclusión de indicaciones a la iniciativa.

La reunión culminó al mediodía del jueves. Horas después, otra cita en Palacio concentraría la atención del Presidente. Junto al ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter, y al de Energía, Ricardo Raineri, hicieron control de daños de las protestas ocurridas en Punta Arenas -que se materializaron en un paro general el miércoles-, donde se alegaba contra el recorte a los subsidios al gas que decretó Enap, que encarecerá el valor del combustible en un 16,8% en febrero.

La polémica estaba cruzada por una declaración de Piñera en una visita a Magallanes, en noviembre pasado: “El sector residencial tiene un tratamiento especial en materia de precios del gas y ese tratamiento especial se va a mantener”.

La afirmación fue recordada por la Concertación y parlamentarios de la zona, para dar cuenta de que Piñera echaba pie atrás en su compromiso. En La Moneda, en cambio, se reforzó el discurso de que la promesa estaba vigente, pues pese al alza en el precio del gas, éste seguía siendo preferencial.
Piñera, aunque reafirmó su decisión de no revertir la decisión de Enap, reprochó a Raineri su manejo comunicacional, simbolizado en su afirmación de que debía terminar la “fiesta” del subsidio a la XII Región.

El Jefe de Estado pidió al ministro bajar el tono confrontacional y anunciar un paquete de medidas paliativas -dado a conocer el viernes-, para aplacar la molestia en Punta Arenas, única región donde la Alianza no tiene parlamentarios.

En el gabinete también se instaló como prioridad el dar publicidad a metas cumplidas por el gobierno. El jueves, el ministro Hinzpeter se reunió con el director general de Carabineros, Eduardo Gordon, para destacar la aprobación en el Congreso del proyecto que aumenta en 10 mil la dotación del cuerpo policial. Era una de las promesas más difundidas en la campaña de Piñera.

Metas para el gabinete

Diagnósticos sobre el descenso en las encuestas hubo muchos en La Moneda. En el segundo piso, por ejemplo, apuntaron a una disociación temporal entre los logros del gobierno y la percepción que tiene la ciudadanía de ellos. También se revisó el impacto de la personalidad del Mandatario y su alta presencia mediática. En esa lógica, trabajan en dosificar sus apariciones públicas y evitar la sobreexposición, aunque subrayan que “al Presidente se le eligió así y las encuestas no cambiarán su forma de ser”.

En otros sectores del gobierno, en tanto, volvieron a surgir voces que apuntaron a problemas comunicacionales. “El gobierno tiene que entender en qué parte no se están transmitiendo bien estos logros”, dijo en la noche del jueves Hinzpeter. A modo de ejemplo, un comentario extendido en Palacio fue la escasa repercusión que tuvo que el gobierno superara con creces la meta de crear 200 mil empleos durante 2010.

La inquietud sobre cómo se comunican los logros sectoriales es compartida por el Presidente. En su entorno aseguran que una de las principales inquietudes que le dejó la última encuesta Adimark fue que 11 ministros -la mitad del gabinete- aún no sean conocidos por el 50% de los encuestados. Por eso, Piñera ya impuso una meta a esos secretarios de Estado: antes de fin de año, todos deben estar arriba del 60% en ese ranking.

Esta semana, el gobierno ingresará al Congreso el proyecto que elimina el 7% de cotización de salud para los jubilados, otra promesa de campaña. Además, se espera que en las próximas semanas se envíe al Parlamento el proyecto que  fija en seis meses el posnatal para las trabajadoras.

En La Moneda no creen que la mejoría  en los índices de popularidad y credibilidad del Presidente será rápida. La apuesta es lograr que esa alza llegue el 2012, en la antesala de las elecciones municipales. Mientras tanto, el diseño contempla reforzar los atributos mejor evaluados del Mandatario -vinculados a gestión y autoridad para tomar decisiones- y consolidar una marca que fidelice clientes, una idea sacada de modelos comerciales que ya se usó en la campaña presidencial.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital