*

Deportes
Compartida
Actualizado el 02/10/2017
Estás leyendo:El otro idioma de Guede

El otro idioma de Guede

Autor: Maximiliano Videla R.

A los jugadores albos les costó entender las instrucciones del argentino en San Carlos. Primero fue Paredes, luego Orión y cerró con la polémica sustitución de Jorge Valdivia. El propio entrenador admitió el desentendimiento con el Mago.

El otro idioma de Guede

“¿Por qué me sacaste?”, le pregunta Valdivia a Pablo Guede. “Porque estabas lesionado”, responde el argentino. El Mago se exalta: “No estoy lesionado”. El entrenador de Colo Colo se lleva las manos a la cabeza. Se creyó la simulación del volante colocolino, quien justamente antes de ser sustituido estuvo largo rato tendido fingiendo dolor en la pierna derecha para que el tiempo pasara. Otro error de comunicación con uno de sus dirigidos. Y es que durante el partido en San Carlos, a Guede le costó sobremanera hacerse entender.

Primer tiempo. La UC sale con balón dominado. La pelota le llega a Voboril por la izquierda y Jorge Valdivia va a la marca. Esteban Paredes, por mientras, está en el centro. Guede le empieza a gesticular desesperado, que vaya sobre César Fuentes. El delantero no entiende. Se para y apunta a Carlos Lobos con incredulidad. Guede reitera la instrucción. Paredes sigue sin entender. Finalmente el entrenador le marca un 6 con las manos (el número de Fuentes) y Visogol va sobre el volante. Treinta segundos de interacción, con el balón en juego, para una simple instrucción. Lo mismo le pasa más tarde con Agustín Orión.

Colo Colo maneja el balón en el medio y Guede aprovecha de hablar con su arquero. Le pide que empiece a salir por la derecha. El meta se confunde. Mirando el juego de reojo, con un gesto, le pregunta si le quiere decir que tire pelotazos. Guede le vuelve a gesticular, que juegue por la derecha, y consigue hacerle entender. Otra vez, treinta segundos para una simple instrucción y con la pelota en juego.

De las tres acciones, la que más llamó la atención fue lo ocurrido en la sustitución de Valdivia. “Pensé que el Mago se había contracturado. Faltando cinco minutos, más el descuento, tomé la decisión. Después me dijo que estaba para correr. Ya está”, reconoció el trasandino en zona mixta tras el partido.

Antes, el volante colocolino, en CDF, había desmentido cualquier complicación física. “Físicamente me siento mejor que nunca”, sostuvo.

Pese a las fallas comunicacionales, Guede alargó su invicto en clásicos, frente a la U y la UC, a nueve partidos. De paso logró acercarse a Unión Española. Tras el pitazo de Polic, festejó con euforia, se abrazó con su cuerpo técnico y partió al camarín.

“Un clásico se tiene que ganar de esta manera. Con un hombre menos, defendiendo… Veníamos mal acostumbrados a jugar bien los clásicos, pero los clásicos también se ganan de esta manera”, dijo en conferencia de prensa, reconociendo que sus dirigidos no hicieron un gran partido pese al triunfo.

En ese sentido, agregó: “Fue un partido bastante completo. Nos sorprendieron en el primer tiempo. No podíamos controlar la cancha. En el entretiempo lo pudimos corregir con el salto de nuestros laterales hacia los centrales de ellos. A partir de ahí, hicimos un correcto partido”.

Pese a que en el partido no le entendía sus instrucciones, Paredes sí concordó en el análisis de su entrenador: “Este partido era uno de los más complicados que teníamos por el rival, por lo que necesitaba Católica. Y jugó bastante bien en el primer tiempo, donde presionó, nos quitó el balón. Y nosotros no estuvimos finos con la pelota. Pero era un partido importante y lo rescatable es que se ganaron los tres puntos”. “No sé si somos candidatos. por lo que dice la prensa estamos jugando mal”, agregó en tono sarcástico tras estar un largo rato en el control antidoping.

Guede respira tranquilo. Se acerca al liderato pese a que sus jugadores no le entienden.

Papel digital