*

Reportajes
Compartida
Actualizado el 28/01/2017
Estás leyendo:El último encontrón de Lagos e Insulza

El último encontrón de Lagos e Insulza

Aunque trabajaron codo a codo por años, su relación nunca siquiera ha rozado la amistad. Convertidos ambos en candidatos presidenciales, hoy no se dirigen la palabra.

El último encontrón de Lagos e Insulza

El sábado 21, los “laguistas” abandonaron con caras largas el comité central del PS, donde se votó que el partido definirá a su carta presidencial en una consulta ciudadana en abril.
Parte importante -aunque quizás no mayoritaria- de la molestia de los partidarios del ex mandatario Ricardo Lagos que buscaban definir en esa instancia al abanderado socialista se concentró en el ex ministro José Miguel Insulza, que con una amplia sonrisa se paseaba por el lugar.

Nadie duda en la elite PS-PPD, donde ambos cuentan con redes casi idénticas, que Insulza y Lagos viven por estos días una de las etapas más difíciles de su relación. Más aún, ambos no se dirigen la palabra desde hace más de un mes, cuando el ex ministro llamó al otrora presidente para anunciarle que propondría que el PS-PPD definieran en una consulta ciudadana al abanderado del bloque.

Quienes los conocen aseguran que las tensiones son idénticas a las producidas en 2009, cuando Lagos e Insulza también manifestaron intenciones de postular a La Moneda.
Según estas fuentes, en esa oportunidad ninguno de los dos sinceró cara a cara sus aspiraciones, aunque el gran damnificado fue el ex ministro, que resignó su candidatura y -poco después-, el ex mandatario entregó su apoyo a Eduardo Frei.

Y es que aunque mantienen varias amistades en común y han trabajado codo a codo durante años (Insulza fue más de cinco años el ministro del Interior de Lagos), la relación entre ambos nunca ha desbordado el terreno de lo estrictamente profesional. “Se respetan, pero nunca han sido amigos”, señalan en los respectivos entornos.

Cercanos a Insulza aseguran que en esta ocasión el denominado “Pánzer” no está disponible para bajar su candidatura a La Moneda, menos aún cuando Lagos no logra consolidarse en las encuestas. Una lectura que genera indignación en Lagos, quien se queja en privado de que Insulza -en varias conversaciones con su jefe de campaña, Máximo Pacheco- deslizó en varias oportunidades a fines de 2016 que no tenía interés en disputar la nominación socialista si el ex mandatario oficializaba sus pretensiones a La Moneda. Una versión que -en todo caso- cercanos al ex ministro desmienten categóricamente.

Papel digital