*

Nacional
Compartida
Actualizado el 03/04/2014
Estás leyendo:Especulación de precios molesta a vecinos de Alto Hospicio

Especulación de precios molesta a vecinos de Alto Hospicio

Autor: A. Lobo y V. Mery

El kilo de pan subió en $ 1.000, mientras que por el bidón de agua potable de cinco litros piden $ 5.000.

Especulación de precios molesta a vecinos de Alto Hospicio

Partió como una toma de terrenos en los años 70 y hoy se ha convertido en la mayor comuna “dormitorio” de la Región de Tarapacá. Alto Hospicio, ubicada a sólo 12 kilómetros de Iquique, capital regional, ha sido la más golpeada por el terremoto ocurrido la noche del martes: dos de los seis muertos son de esa localidad y más de dos mil viviendas resultaron con serios daños en su infraestructura.

Pero no sólo eso. También están incomunicados por los cortes de caminos, provocando desabastecimiento de los principales insumos básicos. Como consecuencia se ha visto un fuerte incremento de los precios.

Los residentes de La Pampa cuentan que el kilo de pan alcanza los $ 2.000. “ Y el bidón de agua potable cuesta $ 5.000. Creemos que han subido mucho y que eso nos afecta”, reclamó Daniela Cataldo, vecina del lugar. Agregó que sólo se venden cinco litros de gasolina por persona, debido a que no hay abastecimiento”.

Otro residente, Luis Matus, indicó que urge la ayuda: “Todavía no llegan camiones aljibes suficientes. Han llegado solamente seis para toda la zona y en algunos barrios simplemente no hay suministro”.

El alcalde Ramón Galleguillos confirmó esta situación, afirmando que una vela que antes costaba $ 200, ahora vale $ 1.000. Al respecto, sostiene que ello está relacionado con la falta de suministro. Por eso, hizo un llamado a las autoridades para que agilicen la entrega de la ayuda (ver recuadro).

Agregó que también hay preocupación por la destrucción de las viviendas. “Tenemos dos mil 500 dañadas estructuralmente, desprendimiento de cadenas, de murallas y pilares. La mayoría son viviendas sociales”.

Maritza Macaya, dirigenta de la población Raúl Rettig, aseguró que el 60% de las casas de su sector están destruidas. “Es atroz la situación de nuestra población, no sé qué haremos. Vamos a necesitar demoler muchas de las casas y recursos aportados por el Estado”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital