La Tercera

Estudiar con los padres mejora desempeño y convivencia de los alumnos

Reducción en índices de violencia, aumento en la asistencia escolar y mejoramiento en los lazos de confianza, tanto de la familia como con los profesores, son algunos de los impactos positivos que tiene el rol de los padres en la enseñanza escolar de sus hijos.

El estudio, realizado por J-PAL, un centro de investigación sin fines de lucro creado por el Massachusetts Institute of Technology (MIT), en conjunto con el programa Aprender en Familia de la Fundación CAP, tomó una muestra de 62 escuelas de Coquimbo, La Granja, Vallenar, San Bernardo y Talcahuano. De estas, 26 escuelas fueron elegidas al azar para la implementación de este programa, las que se compararon con los 36 establecimientos que no recibieron el programa.

La investigación consistió en instruir e involucrar a los padres en la educación escolar de sus hijos, lo que logró resultados positivos. El director científico de J-PAL y del Instituto de Economía de la Universidad Católica, Francisco Gallegos, señaló que “la relación con los padres es muy importante para el desarrollo de habilidades socio-afectivas. Esas habilidades son tanto o más importante que las cognitivas para explicar el éxito en la vida”.

Fue un total de 13.218 apoderados encuestados y 14.548 estudiantes para este estudio. Los resultados de una de las variables del estudio, llamada “relación con el entorno”, arrojaron que un 12% menos de niños reconoció haber comenzado una pelea, lo que disminuye las cifras de violencia escolar.

La explicación de esto, según la psicóloga infantil y coordinadora de la Fundación CAP, Teresa Izquierdo, es que “en el programa se habla mucho de cómo tratar a los niños, tanto en la escuela como la casa, y eso favorece climas nutritivos y elimina los tóxicos. Es decir, mientras menos violencia física ellos ven entre adultos, con menos violencia actúan”.

Otra de las variables es “acompañamiento al aprendizaje y desarrollo”, el cual demostró un aumento en el interés y gusto por leer en los escolares, tanto en el hogar como en el colegio. También se observó un promedio más alto de días a la semana en que realizan esta actividad, ya sea con diarios, revistas o libros, siendo un 15% más los que leen junto a sus padres.

Según Izquierdo, esto se debe a que el programa fomenta la lectura entre padres e hijos. “Cuando los padres leen 10 minutos al día con su hijo, son minutos de afecto y conexión que él le dedica exclusivamente. Lo mismo ocurre cuando se preocupan de lo que pasa en el colegio, con sus amigos, etc. Los niños necesitan que el amor se exprese con preocupación e involucramiento”, explicó.

Finalmente, la variable “aumento de la asistencia a clases” mostró un impacto en la concurrencia de los alumnos al colegio, con un incremento de 1,2%, en lo cual, según los expertos, también influyen los lazos positivos con los padres.