La Tercera

Fabricantes de smartphones chinos se acercan a Apple

El ritmo de innovación más lento de Apple está dando a sus rivales asiáticos una gran oportunidad para lanzarse a la conquista de los mercados desarrollados gracias a mejores diseños y precios más bajos, aseguran distribuidores y consumidores.

El fabricante estadounidense del iPhone reveló este mes nuevos modelos con carga inalámbrica, pantalla de borde a borde y cámaras duales, características ya disponibles en teléfonos fabricados por las chinas Huawei y Oppo o por la surcoreana Samsung Electronics.

Mientras Apple debe convencer a los compradores a pagar casi 1.000 dólares por el iPhone de gama más alta, sus competidores apuestan cada vez más por el mercado de lujo ofreciendo características similares por menos dinero.

Los proveedores chinos, anteriormente considerados como fabricantes de copias baratas en cantidades industriales, han mejorado mucho en calidad y ahora controlan cerca de la mitad del mercado mundial de celulares. Incorporando funciones de gama alta en dispositivos asequibles y combinando astutamente promoción, publicidad y canales comerciales también se están ganando a usuarios leales a Apple.

“Huawei es considerado como un competidor relevante para Apple y Samsung, que cubre todos los principales segmentos de precios y está invirtiendo con fuerza en marketing y ventas”, dijo una portavoz de MediaMarktSaturn, el mayor grupo de distribución de artículos electrónicos en Europa.

La portavoz añadió que Huawei, ZTE, Lenovo y TCL -todas empresas chinas- tienen teléfonos inteligentes entre los 10 más vendidos en sus tiendas.

El rápido crecimiento de los fabricantes chinos se ha visto impulsado por fuertes ventas a nivel doméstico, pero ahora ya exportan el 40 por ciento de sus teléfonos inteligentes, casi el doble que hace tres años, según la firma CLSA.

Huawei, cuyas entregas de teléfonos a Europa se incrementaron más del 50 por ciento en la primera mitad de este año, está a punto de superar a Apple como el segundo vendedor más grande del mundo.

Huawei tiene previsto presentar su teléfono de gama alta Mate 10 el 16 de octubre, el cual incorporará funciones de inteligencia artificial como traducción instantánea y reconocimiento de imágenes. Los medios de comunicación especulan con que la pantalla irá de borde a borde y su precio será inferior al del iPhone. Huawei declinó hacer comentarios.

Gracias a su creciente escala y las mejorías de hardware, otras empresas chinas también quieren abrirse espacio en el mercado de teléfonos de alta gama.

Xiaomi, por ejemplo, presentó este mes un teléfono de gran pantalla con una esbelta estructura de cerámica de una pieza y una cámara frontal de 12 megapíxeles. La edición especial del Mi MIX 2 se vende por 720 dólares. Además, Xiaomi, Oppo y Vivo están trabajando con Qualcomm para incrustar sensores de ultrasonidos bajo las pantallas de los teléfonos para mejorar la funcionalidad táctil.

“La marcas chinas con su creciente escala y acceso a la misma cadena de suministro, su creciente poder adquisitivo en componentes, un márketing agresivo y ofertas con buena relación calidad-precio han frenado la tasa de crecimiento de Apple y anulado los puntos de diferenciación”, dijo Neil Shah, director de análisis de Counterpoint.

Apple no quiso hacer comentarios más allá de remitirse a lo que sus ejecutivos han dicho públicamente sobre el motivo por el se demoran en adoptar ciertas tecnologías.

La ventaja aún es grande

No cabe duda de que la cuota de mercado de Apple en el segmento premium sigue mostrando una saludable ventaja sobre sus rivales chinos y pocos expertos ven que los fieles usuarios de Apple dejarán de lado al iPhone X y se decantarán por el Mate 10 de Huawei.

“El mayor desafío que enfrentan (las firmas chinas) sería demostrar a los consumidores que vale la pena pagar tanto dinero por sus productos y marcas”, dijo Xiaohan Tay, analista de la consultora IDC.

En el segmento de más de 600 dólares, Apple tiene una cuota de mercado del 63 por ciento, frente a sólo el 3 por ciento de Huawei. El precio promedio de venta de los teléfonos inteligentes de los tres principales fabricantes chinos -Huawei, Oppo y Vivo- es de sólo 248 dólares, dos terceras partes que el iPhone 8 más barato.

Sin embargo, los expertos dicen que la amenaza de la competencia es real, sobre todo a medida que los compradores prestan más atención a las aplicaciones de los teléfonos que a las características del hardware.

“¿Cuál sería el impacto del iPhone de 1.000 dólares en la experiencia del usuario con WhatsApp, YouTube o Snapchat?”, dijo Sameer Singh, fundador de la firma de investigación de mercado Tech-Thoughts.

“La experiencia con las aplicaciones más populares disponibles en ambas plataformas (iOS de Apple y Android de Google) hace todavía hace más difícil justificar el precio en base a las características (de un teléfono). No es muy diferente de lo que pasó con el PC hace 10 o 20 años. Llegado un momento, un PC era un PC independientemente del fabricante”.