*

Nacional
Compartida
Actualizado el 10/09/2016
Estás leyendo:Fallos de la Suprema abren la puerta a despenalización de la venta de marihuana

Fallos de la Suprema abren la puerta a despenalización de la venta de marihuana

Autor: Felipe Díaz

Máximo tribunal ha anulado cuatro sentencias por microtráfico de cannabis, al no haberse practicado test de pureza a la droga. La Fiscalía Nacional señala que en el país no se realiza la prueba que exigen los jueces, lo que llevaría a la absolución de todos estos casos.

Fallos de la Suprema abren la puerta a despenalización de la venta de marihuana

Una disputa por la interpretación de un artículo que se encuentra en la Ley de Drogas, que tiene enfrentada a la Corte Suprema con el Ministerio Público, ha traído una consecuencia inesperada: abrió la puerta para despenalizar la venta de marihuana. Esto, luego de que el máximo tribunal comenzara a exigir a la Fiscalía el test que determina el grado de pureza de la cannabis sativa, medición que actualmente es imposible realizar en Chile porque los servicios de salud no tienen esa tecnología.

El criterio de los magistrados ya se había aplicado en tres fallos de 2015, pero el razonamiento podía variar según la composición de la Segunda Sala Penal. Este vaivén terminó el 4 de agosto pasado, cuando el ministro Lamberto Cisternas se definió por pedir el test de pureza de la marihuana.

Desde mediados del año pasado, un total de seis fallos han modificado las sentencias por microtráfico por esta droga. En cuatro de éstos se ha dictado la absolución del imputado y en los otros dos se mantuvo la pena, pero sólo porque la persona tenía además otro estupefaciente. De acuerdo  los estándares que se ocupan en este tipo de ilícitos, para ser considerado como microtráfico tiene que haber indicios de comercialización y tener una cantidad superior a los 10 gramos.

Los fallos de la Suprema con los roles 40.675-2016, 35.557-2015, 8.661-2015, 22.717-2015, contienen el mismo argumento: “Que los anteriores raciocinios, vertidos hasta ahora en procesos en los cuales la sustancia incautada corresponde a cocaína y cocaína base, son igualmente aplicables en este proceso, en que lo decomisado corresponde a cannabis sativa, ya que aunque la marihuana es singularizada como un estupefaciente que no sería objeto de procesos químicos en los que se le agreguen distintos elementos o sustancias, la ley no atiende a esta circunstancia para otorgarle una regulación especial”.

Visiones enfrentadas

El director de la Unidad Especializada en Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Sicotrópicas de la Fiscalía Nacional, Luis Toledo, señaló que “nosotros como Ministerio Público entendemos que esta interpretación de la ley es equivocada, toda vez que pensamos que la pureza de la marihuana no es una exigencia del tipo penal del tráfico de drogas. Estimamos que basta con que sea una sustancia prohibida, que provoque dependencia física o síquica y que, además, sea capaz de generar graves efectos tóxicos en la salud. Esto, sin considerar que se encuentra incorporada al reglamento de la Ley 20.000 (de Drogas)”.

Toledo añadió que “me parece que la opinión consignada en esos fallos puede ser incluso peligrosa, porque se sabe que los servicios de salud en el país no tienen la capacidad técnica, ni tampoco tienen los implementos como para realizar el examen de concentración de THC en la marihuana incautada. Esa incapacidad refleja que esa interpretación, lo que está haciendo, es desincentivar la investigación en materia de tráfico de marihuana e ir generando una consecuencia que es la absolución de todos los casos en que se incaute cannabis”.

El ex fiscal de la VI Región dijo, además, que “esta decisión es contrapuesta con las políticas públicas de prevención en el uso de drogas” y que esta situación podría revertirse si se cambia la interpretación o si el Estado adquiere las herramientas para hacer el test de pureza de la marihuana, “pero ninguna de las dos cosas están ocurriendo”, manifestó.

En tanto, el ministro de la Corte Suprema Lamberto Cisternas indicó que esta mirada “ya lleva un tiempo y es, por llamarlo así, una cierta jurisprudencia. En el sentido que cuando se trata de tráfico de pequeñas cantidades se exige expresamente que se cuente con un informe del servicio de salud, que debe contener la pureza”.

Respecto a las implicancias de este razonamiento, que puede llevar a la absolución a todos los casos de comercialización de la marihuana, señaló que “si la ley lo exige, no tenemos otra cosa que hacer que exigirlo. Aquí se ha producido una duda, incluso durante un tiempo yo estuve con la idea de que siendo una especie vegetal no era necesario exigir la pureza, pero ahora estoy sumado a la tendencia que estima que es necesaria”.

El Supremo también dijo que “tengo la impresión de que este criterio llegó para quedarse” y que ha notado que entre algunos legisladores está la idea de legalizar el consumo, por lo que “esta jurisprudencia está en concordancia con este planteamiento”.

La Tercera consultó al Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol  (Senda) para obtener una versión, pero la petición fue derivaba a la Subsecretaría del Interior. Finalmente, no fue posible lograr una respuesta a la solicitud.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital