*

Correos de los Lectores
Compartida
Actualizado el 17/03/2017
Estás leyendo:Gestación sustituta

Gestación sustituta

Señor director:
En reciente reportaje, se discuten algunos aspectos controversiales de la gestación sustituta (mal llamada “maternidad” sustituta). La posibilidad de que una mujer geste un hijo para luego entregárselo a otra persona (ya sea usando sus propios óvulos, aquellos de la persona que la contrata o de una tercera), genera varios desafíos éticos, además de los jurídicos señalados en el artículo. Una dificultad importante para evaluar el impacto que tiene la gestación sustituta en los individuos involucrados, incluyendo el futuro niño, son las múltiples formas en que se realiza en distintos lugares del mundo; porque no es lo mismo si este acto se hace con fines altruistas (por ejemplo, la madre ayuda a su hija que no puede por motivos médicos gestar un hijo) o por fines comerciales (sobre todo cuando los motivos son sociales y no médicos). Este tema es particularmente sensible en países como el nuestro, que carecen de legislación que regule las técnicas de reproducción asistida.
Aunque una primera mirada podría sugerir que no debiera haber interferencias en los contratos privados que realizan dos personas adultas y autónomas, cuando este intercambio se realiza por dinero puede que la decisión no sea tan libre, especialmente cuando son las personas de mayores recursos económicos las que contratan (directamente o a través de agencias), a aquellas que viven en situación de pobreza.
El problema, al final, no es tan distinto a la discusión de si debe o no permitirse la compraventa de riñones o de sangre. El mercado invariablemente conduce a cierta forma de explotación (Beauchamp 2003).
Sofía Salas Ibarra
Programa de Ética y Políticas Públicas en Reproducción Humana UDP

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital