*

Negocios ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 26/03/2016
Estás leyendo:Grandes compañías chilenas apuestan por Brasil, pese a crisis política y económica

Grandes compañías chilenas apuestan por Brasil, pese a crisis política y económica

Autor: G. Alvarez, F. González y N. Durante

Sonda, Arauco y Masisa afirman que tienen una visión de largo plazo en ese mercado. En tanto, los expertos tienen miradas divergentes.

Grandes compañías chilenas apuestan por Brasil, pese a crisis política y económica

Días difíciles vive Brasil, luego del escándalo político que involucra a la actual mandataria Dilma Rousseff y al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. A lo anterior, se suma un complejo escenario económico, con una actividad en recesión, una fuerte depreciación del real, y clasificadoras de riesgo como Fitch, Moody’s y Standar & Poor’s que en menos de seis meses rebajaron su grado de inversión.

Pese a lo anterior, las empresas chilenas presentes en Brasil mantienen su confianza sobre el potencial futuro del país. Aunque varias comienzan a ajustar sus proyecciones en el corto plazo.

Sonda, empresa de tecnologías de la información (TI), es optimista ante este contexto. “El desfavorable escenario actual para nosotros ofrece oportunidades, dado el carácter contra cíclico de nuestra industria”, sostuvo Mario Pavón Robinson, presidente de la compañía que controla la familia Navarro.

Pavón afirmó que en términos de inversión, la visión de la compañía es de largo plazo, “y en ese sentido, Brasil representa el 50% del gasto de TI en América Latina, nuestro mercado objetivo, lo que nos exige tener una presencia allí acorde a esta realidad”.

El presidente de Sonda reiteró que en los 40 años que tiene la firma de TI se han enfrentado a muchas crisis. Por ello, dijo, “la situación de que vive hoy Brasil nos hace estar enfocados en capitalizar la oportunidad de las restricciones económicas que se le presentan a las compañías, que las lleva a buscar mayor eficiencia incorporando la tecnología”.

El sector forestal chileno también posee importantes inversiones en el país del Atlántico. En el caso de Arauco, firma ligada al Grupo Angelini, Brasil representa el 8,3% de sus activos y un 8,1% de las ventas totales, siendo parte importante de su negocio.

“Si bien hoy está en una situación muy delicada desde el punto de vista político y económico, sigue siendo un mercado muy atractivo, tanto por su tamaño como por el rápido crecimiento de las plantaciones de pino y eucalipto”, dijo Charles Kimber, gerente comercial y de asuntos corporativos de la forestal.

El ejecutivo agregó que la apuesta de la firma en Brasil “ha sido potente y está basada en una visión de largo plazo”.

Sin embargo, la empresa ha tomado medidas frente al complejo escenario de la economía brasileña. “Resulta fundamental implementar políticas que buscan incrementar la eficiencia operativa, con el objetivo de ser más competitivos. Al mismo tiempo, ponemos un especial énfasis en los productos que generan mayor valor”, señaló Kimber.

Masisa, una empresa forestal, fabricante y comercializadora de tableros de madera, también está presente en ese mercado. “Frente al complejo escenario que enfrenta Brasil, la empresa ha estado trabajando proactivamente en reducir costos y gastos, así como en capturar oportunidades de mercado, esfuerzo que Masisa continúa realizando este año”, sostuvo la empresa.

Añadió que “prevemos que la economía de Brasil seguirá debilitada por algún tiempo, pero se trata de un mercado muy relevante y de alto potencial en la región”. Mientras se recupera este mercado, la compañía mantiene sus expectativas de crecimiento gracias a sus inversiones en México, donde ha logrado una importante expansión, precisó.

Diferentes perspectivas

En todo caso, Según Axel Christensen, director de estrategias de inversión para América Latina e Iberia de BlackRock, la crisis en Brasil se ha extendido más del tiempo estimado. “Las empresas presentes allá, incluidas las chilenas, están ajustando sus proyecciones para enfrentar un mal momento que va a durar más de lo que estaba previsto”, sostuvo.

LATAM Airlines y Cencosud, de hecho, son dos de esas empresas que ha debido hacer ajustes en ese país. Pero Christensen desdramatiza el efecto a largo plazo. “Brasil no va a desaparecer del mapa después de esto. La gente igual va a ir a los bancos, de compras al supermercado y seguirá utilizando el avión”, explicó.

Una opinión distinta tienen en el grupo de asesorías financieras Fynsa. 

“Desde la mirada de inversionistas, nuestra postura sigue siendo negativa para Brasil. Si bien la crisis que hoy enfrenta el gobierno tiene fecha de expiración, con Dilma o sin ella en la presidencia, el camino a recorrer para ver una mejora en los datos fundamentales, confianza y expectativas, no es de corto plazo”, aseveró Maika Correa, gerente de inversiones de la firma.

Añadió que “las últimas noticias, con el ex Presidente Lula da Silva, acercándose al Gobierno, son a nuestra percepción negativas para el futuro de la economía, dejando de lado la parte moral que esto implica contra la lucha hacia una reducción de la corrupción, debido a que no se vislumbra un cambio de mano en las políticas públicas ni en las proyecciones económicas”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital