*

Negocios
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 05/11/2017
Estás leyendo:Gurús del cobre vaticinan el futuro del metal

Gurús del cobre vaticinan el futuro del metal

Autor: Rodrigo Martínez

El metal lleva casi un mes en velocidad crucero, un poco por encima de los US$ 3 por libra, apoyado en un mejor desempeño de la economía global y una demanda que se mantiene estable. Y aunque, según especialistas, el cobre parece ya haber subido todo lo que debía, se mantendría en estos niveles al cierre del año.

Gurús del cobre vaticinan el futuro del metal

Es otoño en el hemisferio norte, pero “aires primaverales” se respiraron esta semana en Londres en la LME Week, el mayor encuentro global de la industria de los metales, donde ejecutivos de empresas, analistas, funcionarios de gobierno y traders se reunieron en un ambiente positivo entre indicadores de las grandes economías mundiales: Estados Unidos, China, Europa. Más demanda, mejores precios.

Tras el aluminio, el cobre es uno de los metales que más han brillado en lo que va del año, con valores que en las últimas semanas se han sostenido por encima de US$ 3 por libra. El viernes, el metal cerró en US$ 3,13 por libra. De acuerdo con estimaciones de Cochilco, lo anterior ha permitido que el promedio del año se ubique ahora en US$ 2,74, es decir, 28% por encima del mismo período de 2016 y, según especialistas, la recuperación en su valor es un reflejo del aumento del atractivo en las materias primas que anticipa, también, más inversiones.

Tras el reciente repunte, los especialistas en el mercado no anticipan que el cobre siga subiendo mucho más.

Metal Bulletin Research contempla un “escenario base” de un precio contado en la Bolsa de Metales de Londres (LME) de US$ 3,1 por libra promedio para el cuarto trimestre, con una proyección máxima que podría alcanzar a US$ 3,15 en el período.

“Creemos que los precios ya han mejorado mucho y que el optimismo ya está incorporado en el precio. Hay muchas ventas aquí creando resistencia y un dólar estadounidense fuerte está generando viento en contra. Físicamente, no hay rigidez en el mercado, ya sea para el cátodo o el concentrado, por lo que desde esa perspectiva es difícil argumentar que los precios deberían seguir subiendo”, dice Andrew Cole, analista principal de Metal Bulletin Research.

“Nuestro pronóstico de caso base para todo el año para 2018 es de US$ 6.738 la tonelada (US$ 3,05 por libra), que se compara con $ 6.170 (US$ 2,79) este 2017. El año que viene habrá un pequeño déficit global, pero el mercado se sentirá equilibrado durante la mayor parte de 2018. La rigidez real sólo llegará más tarde, en 2019-2020”, añade Cole desde Londres.

Aunque no suba más, el ánimo en Chile ya es muy distinto, con un precio del cobre que se mantuvo por un buen período apenas por encima de los US$ 2 por libra por varios meses en la segunda parte de 2015 y la primera de 2016 -con un fatídico US$ 1,95 el 15 de enero del año pasado-, que con uno que incluso llegó a marcar US$ 3,2 el 24 de octubre pasado.

Un reciente informe de Goldman Sachs indicó que el nivel de los precios del cobre estaba ampliamente justificado por un sincronizado crecimiento económico global, una depreciación que exhibía el dólar y reiterados desencantos en la oferta de cobre de mina. Según los analistas del banco de inversión, se espera que la demanda de China -el mayor consumidor mundial de materias primas- suba 3,1% este año y 1,8% como promedio anual en promedio hasta 2022. China explicará cerca de la mitad de la demanda global de cobre en los próximos cinco años.

Tendencia estable

Así, no parece ser que la expectativa apunte a un rally que lo lleve muy lejos de los valores en los que se negocia actualmente, al menos en el corto plazo. Y más bien los precios promedio del metal esperados para 2018 aún se ubican en niveles inferiores a US$ 3, lo que implica que en algún momento deberían descender con suavidad.

“Creemos que el reciente aumento en los precios del cobre los ha llevado a niveles superiores a los fundamentalmente justificados, especialmente por encima de los US$ 7.000 por tonelada (US$ 3,17 por libra)”, dice Sanjay Saraf, jefe de Análisis de Mercado de Materias Primas, Metals & Mining de S&P Global Market Intelligence, uno de los “gurús” del mercado.

“Los datos económicos positivos de China han ayudado al sentimiento y este empuje al alza.

Sin embargo, los indicadores de mercado, como TC/RC (cargos de tratamiento y refinamiento) y primas físicas no reflejan un mercado ajustado. Esto se destaca aún más por los términos premium para el próximo año”, agrega Saraf.

Actualmente, S&P Global Market Intelligence pronostica un precio promedio anual para 2018 de US$ 5.928 por tonelada, es decir, US$ 2,68. “Seguimos siendo cautelosos sobre los niveles de deuda de China y la necesidad del país de abordar esto, lo que podría atemperar el crecimiento de la demanda. Sin embargo, existen riesgos al alza desde el lado de la oferta, especialmente en torno a las diversas negociaciones laborales que deben realizarse el año próximo, y la incertidumbre sobre la situación en (la mina en Indonesia) Grasberg”, dice.

De todos modos, por lo pronto se sigue respirando optimismo en las negociaciones en las ruedas de cobre y el que se negocia en la Bolsa de Metales de Londres (LME) podría volver a probar la resistencia a $ 7.013 la tonelada (US$ 3,18 la libra), “porque su repunte del mínimo del 27 de octubre de $ 6.782,50 parece incompleto”, dijo el analista técnico de Reuters, Wang Tao.

Verde esperanza

En un reciente artículo titulado “La era dorada del cobre”, Financial Times destacó que si se le pregunta a cualquier director ejecutivo o inversionista del sector minero qué metal tendrá el mejor desempeño en el futuro, la mayoría dirá que el cobre. La principal razón se relaciona con el suministro. Según el International Copper Study Group, existe una brecha de cerca de 150.000 toneladas entre la oferta y la demanda hacia el próximo año.

En una mirada más larga, Daniel Malchuk, presidente de Operaciones para América de BHP, destacó en la LME Week que el mundo necesita recursos para crecer y el aumento del uso de energías limpias es una buena noticia para el cobre. Y puso como ejemplo que si un auto híbrido necesita 40 kilos de cobre, eso es el doble que en un modelo regular a petróleo, mientras que uno que utiliza sólo baterías requiere de 80 kilos de cobre. Y según Malchuk, a medida que evolucionen los autos eléctricos, podrían llegar a requerir unos 105 kilos del metal rojo.

Quien no se quedó atrás en optimismo esta semana fue el propio presidente ejecutivo de Codelco, Óscar Landerretche, quien en una entrevista con Bloomberg aseguró que hacia adelante el cobre podría llegar a un récord de sobre US$ 10.000 la tonelada métrica, esto es US$ 4,5 por libra, a medida que el equilibrio entre la oferta y la demanda apunte a déficits “sustanciales” a partir de 2018.

Comentarios
Cargar comentarios
Tags
Papel digital