*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 05/01/2014
Estás leyendo:Hospital Clínico de la U. de Chile

Hospital Clínico de la U. de Chile


Señor director:

Una noticia importante del año 2013 fue, sin duda, la conmemoración de los 40 años del Golpe Militar. A diferencia de otras dictaduras en Latinoamérica, la chilena modificó sustancialmente la relación del Estado con sus obligaciones sociales, especialmente en salud y educación.

Luego de 23 años de democracia, la lógica propia del individualismo del sistema de libre mercado se ha mantenido y profundizado, generando desigualdades intolerables. En el área de la salud observamos la aplicación de esta misma lógica, o sea, una salud de aparente mayor calidad para aquellos que pueden costearla y otra, municipalizada y estatizada para la mayoría, que se observa cada vez más estancada. La solución a las inequidades del modelo es, nuevamente, la subvención del Estado a entidades privadas para resolver prestaciones que no pueden ser resueltas por el sector público.

En este contexto, durante el año nos hemos informado de dos situaciones que afectan o han afectado a hospitales docentes o universitarios. El primero se produjo en febrero de 2013, cuando la Pontificia Universidad Católica de Chile concretó el traspaso del 40% de las acciones de su red clínica a Christus Health, empresa estadounidense ligada a la Iglesia Católica.

Más recientemente, el Consejo Superior de la Universidad de Chile aprobó un “ejercicio financiero” que literalmente hipoteca su Hospital Clínico producto de una deuda que afecta su viabilidad. Estos dos hechos son una muestra fehaciente de una crisis, compleja y profunda, del papel que se les asigna a este tipo de hospitales en la formación de especialistas, la investigación y extensión en una sociedad profundamente mercantilizada.

Sin embargo, como un acto que enaltece el espíritu de la U. de Chile, su comunidad y quienes se identifican con ella, venciendo la inercia de esta “complicidad pasiva” con el modelo de privatización, han mostrado un descontento colectivo a la medida. Esta inadecuada estrategia adoptada por el consejo adquiere mayor relevancia y la necesidad de ser discutida colectivamente ante el nuevo contexto político y social que exige formación de un mayor número de especialistas y el compromiso de entregar una atención de salud de calidad y en cantidad

Mauro Parra Cordero

Académico U. de Chile

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital