*

Nacional
Compartida
Actualizado el 12/03/2017
Estás leyendo:Incendio en Viña del Mar deja 16 casas quemadas, cortes de luz y seis mil evacuados

Incendio en Viña del Mar deja 16 casas quemadas, cortes de luz y seis mil evacuados

Autor: J. Trujillo y X. Bertin

Viviendas de la parte alta de Viña fueron afectadas por avance descontrolado de las llamas. Condiciones climáticas, basura acumulada y difícil acceso jugaron en contra en el combate del fuego.

Al menos 16 casas de la población San Expedito, en la parte alta de Viña del Mar, habían sido alcanzadas por el incendio forestal de la ruta Las Palmas, que este domingo consumió 230 hectáreas y dejó a la Ciudad Jardín bajo una lluvia de cenizas. Mientras, en los cerros era combatido por los equipos de emergencia y los propios vecinos.
Pasadas las 17 horas, la Onemi tuvo que decretar la evacuación preventiva de seis mil personas de las poblaciones Parcela 11, Puerto Aysén, Pto. Montt, San Expedito y el campamento de Felipe Camiroaga, en la parte alta de la Ciudad Jardín. Esto tras el violento avance hacia las casas que tuvo el incendio forestal iniciado como quema de pastizal a las 13.05 en la ruta Las Palmas, en el límite de Viña del Mar con Valparaíso, y que obligó a decretar alerta roja en ambas comunas. “Hasta el momento, los vecinos se encuentran realizando cortafuegos para proteger el campamento, y el viento ha cambiado, por lo que el incendio avanza ahora hasta el sector de Río Álvarez”, indicó Miguel Torres, vocero del Campamento Felipe Camiroaga, horas antes de ser evacuado. Sin embargo, la dirección del viento volvió a cambiar y alcanzó las casas, pese a los esfuerzos por contenerlo. “Es un sector de quebradas, complicado en accesos. Como no es un área urbanizada en la parte alta, son caminos alternativos no regularizados”, señaló Rodrigo Romo, comandante de Bomberos de Valparaíso.

Los esfuerzos de los equipos de emergencia en ese momento se enfocaban en contener el avance y evitar que las llamas se dirigieran hacia Valparaíso por algún cambio en la dirección del viento o a las casas de la parte alta de Viña del Mar.

Sin embargo, ante la velocidad del fuego, y previo a que se oficializara el llamado a evacuación preventiva, los vecinos ya se apuraban en sacar sus pertenencias y refugiarse en zonas más seguras, por la intensidad y toxicidad del humo derivados de microbasurales.

Este factor dificultó la labor de los brigadistas y ayudó a la propagación de las llamas. “Fue cosa de minutos que el fuego se vino encima”, señalaban los vecinos, mientras cargaban sus autos con los enseres, en tanto otros trabajaban haciendo cortafuegos y regando el terreno para proteger sus casas amenazadas, sin hacer caso a la autoridad que dispuso de albergues para los evacuados.

El fuego se intensificó repentinamente por factores meteorológicos, con ráfagas sobre 45 km/h, temperaturas de 28 grados, pero con sensación térmica sobre 33 grados y una bajísima humedad ambiental, de solo 13%. Las pavesas, ayudadas por los vientos, incrementaron la velocidad del fuego, quemando al menos 70 hectáreas de pastizales, matorrales y bosques de pino. “Estamos evacuando toda la parte alta de Viña del Mar y llamando a los conductores a que no transiten por la ruta Las Palmas y que usen las alternativas para salir de Viña del Mar”, informó el director regional de Onemi, Guillermo de la Maza. Las rutas 60-CH y 66 fueron cerradas en ambos sentidos para facilitar las operaciones aéreas y terrestres de 25 compañías de bomberos de Viña del Mar y Valparaíso, 10 brigadas de Conaf, cinco aviones y cinco helicópteros cisterna. Ante el descontrol del fuego, la Intendencia Regional dispuso de la suspensión de las clases al menos por este lunes.

Según lo reportado por Onemi, 284.235 clientes de la empresa Chilquinta quedaron sin electricidad en un inicio, en sectores de Valparaíso, Cartagena, Viña del Mar, Quilpué, Casablanca, Algarrobo, El Quisco y El Tabo, situación que se fue recuperando en forma paulatina. José Morales, gerente de Operación de la empresa, explicó que la subestación de Agua Santa no fue alcanzada por las llamas, sino por el humo, lo que obligó a suspender el suministro. Otras dos subestaciones fueron deshabilitadas en forma preventiva. En tanto, antes de las 18.00, la empresa informó que los clientes sin luz habían bajado a 105 mil, luego de recuperar el servicio en el litoral central y Casablanca.

Esval informó que el suministro de agua no fue afectado durante el corte de energía eléctrica, ya que se usaron sistemas de respaldo. La empresa dispuso de camiones aljibe para apoya la labor de bomberos, y llamó a los vecinos a un uso racional del agua “en caso de que las llamas avancen a lugares poblados”, señaló el subgerente zonal de Esval, Hernán Berríos. Además, se dispuso de cuadrillas para apoyar en terreno la apertura de los grifos de ser necesario.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital