*

Opinión ,
Abrir menú
Compartida
Actualizado el 28/04/2014
Estás leyendo:Indefiniciones en proyecto que regula el multiRUT

Indefiniciones en proyecto que regula el multiRUT

El texto aún es difuso en diferenciar razones económicas legítimas para que en  una misma empresa existan varios empleadores respecto de prácticas abusivas.

LA PRESIDENTA de la República, dentro de las medidas comprometidas para los 100 primeros días de gestión, presentó una indicación al proyecto de ley denominado multiRUT, que define las circunstancias en que dos o más empresas se deben considerar como una misma para efectos de la aplicación de las normas laborales y de seguridad social.  

La motivación para este proyecto es que la identificación que actualmente se da en la legislación laboral entre una razón social y el concepto de empresa para efectos de aplicación de las leyes laborales estaría permitiendo que algunas compañías, organizándose artificiosamente en una multiplicidad de razones sociales, repartieran a sus trabajadores entre ese mayor número de empleadores, limitando así sus derechos, tales como la constitución de un único sindicato, negociar colectivamente o la posibilidad de que las trabajadoras accedan a servicios de salas cuna. Es para corregir esta posibilidad de abuso que el proyecto propone que se considere como una sola empresa, y como empleador real de los trabajadores, a todas aquellas que tienen una dirección laboral común y, además, presentan otras determinadas características. 
Debe considerarse, sin embargo, que en la mayoría de los casos la organización de una empresa en un grupo de sociedades no persigue debilitar derechos laborales, sino adecuarse en la mejor forma posible a una realidad económica concreta. Cuando este es el caso, una legislación que necesariamente integre a trabajadores de diversas plantas, actividades o establecimientos en una empresa, que operan en mercados diversos y con productividades diferentes, estaría induciendo a dar un mismo trato a trabajadores con productividad objetivamente diferente, con la consecuencia de reducir los beneficios de los trabajadores más productivos y de inducir un menor nivel de empleo e inversión allí donde la productividad es menor, con consecuencias negativas para la economía.  
Por lo anterior, el proyecto multiRUT aún requiere correcciones, para asegurar que las declaraciones judiciales que identifiquen como empleador a una entidad distinta a aquella que formalmente es la parte contratante deben ocurrir en forma excepcional, sólo cuando el juez concluya que la utilización del grupo de sociedades, más allá de su efecto sobre los derechos laborales, no refleja la realidad económica subyacente. 
La reciente indicación del Ejecutivo al proyecto no lo corrige en su falta de diferenciación entre razones económicas legítimas para que tras una misma empresa puedan existir varios empleadores, y el uso de varias razones sociales con el ánimo abusivo de limitar derechos laborales. También crea incertidumbre jurídica, al no acotar adecuadamente aquello, adicional a una dirección laboral común, que define si se está en presencia de un mismo empleador, aportando solamente ejemplos de las condiciones que podrían considerarse relevantes y sin fijar un marco, lo que deja espacio a la discrecionalidad. 
Dado que el oficialismo cuenta con mayoría en ambas cámaras, la expectativa es que el proyecto -luego de ocho años de ingresado a tramitación- pueda transformarse en ley. Esto impone una alta exigencia al Ejecutivo, para perfeccionar aquellos aspectos negativos que subsisten.
Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital