*

Mundo
Compartida
Actualizado el 25/09/2017
Estás leyendo:Jörn Fischer: “Es una cachetada para Merkel, pero no un nocaut”
Investigador del Centro de de Políticas Comparadas de la U. de Colonia

Jörn Fischer: “Es una cachetada para Merkel, pero no un nocaut”

Autor: Fernando Fuentes

En entrevista con La Tercera, Fischer admite que el margen de acción de la canciller germana “se reduce”, pero no tanto por la AfD.

Jörn Fischer: “Es una cachetada para Merkel, pero no un nocaut”

Un día después de las elecciones generales en Alemania, este lunes un sector de la prensa europea se mostró crítico sobre el resultado obtenido por la canciller Angela Merkel. Fue el caso del diario británico The Guardian, que aseguró que la victoria de Merkel se vio “estropeada” por el auge de la Alternativa por Alemania (AfD). El mismo periódico sostuvo que la “autoridad” de la canciller germana se vio “disminuida” por el tercer puesto que logró el partido populista de ultraderecha.

Jörn Fischer, investigador del Centro de Políticas Comparadas de la Universidad de Colonia, comparte parte de esas críticas. Pero es cauto. “El resultado es una cachetada para Merkel, pero no un nocaut”, asegura en esta entrevista con La Tercera.

¿Considera que Angela Merkel perderá margen de acción con el auge de la AfD?

El resultado es una cachetada para Merkel, pero no un nocaut. Va a ser electa por el Parlamento como jefa de gobierno por cuarta vez. Sí, su margen de acción se reduce, pero no tanto por el auge de AfD, sino por la distribución de asientos en el nuevo Bundestag. Va a tener que gobernar en una coalición con dos partidos, que son muy diferentes en algunos puntos clave. Y ademas su partido hermano, la CSU con la que forma un mismo grupo parlamentario, está en curso de confrontación con ella. Todo eso le debe causar más dolor de cabeza que casi un 13% de diputados de la AfD en el Bundestag.

¿Cómo cree que se va a traducir el peso de la ultraderecha en el Bundestag?

La AfD ya está presente en 13 Parlamentos a nivel provincial, sin excepción en la oposición. Juzgando desde la evidencia que percibimos ahí se espera una oposición muy, muy confrontativa. Sus actos son más bien simbólicos y provocativos. Igual en el Bundestag, no espero una oposición con propuestas muy constructivas. Eso sí, se va a vitalizar el debate en el Parlamento.

¿Le sorprendió el retroceso del SPD en las elecciones, en las que obtuvo su peor resultado desde 1949? ¿Cómo se explica?

El resultado de la SPD en estas elecciones es el punto final de un proceso largo que tiene varias causas. Muchos votantes le dieron la espalda a raíz de las reformas laborales y sociales que hizo bajo el gobierno del canciller Gerhard Schröder. Otra verdad es que para el partido más pequeño en una gran coalición siempre es difícil resurgir en elecciones. El SPD estuvo en la situación difícil de combatir a un oponente con el que gobernó junto ocho de los últimos doce años.

¿Merkel no tiene mucha más alternativa que una coalición entre los demócratacristianos, los liberales y los Verdes? ¿Por qué el SPD descartó renovar la gran coalición?

Porque ser el socio más pequeño de otra gran coalición destruiría al partido por completo. Ahora tiene la chance de renovarse cuatro años como partido de oposición más importante. Y algunos socialdemócratas argumentan que no querían dejar el “honor” de ser el partido de oposición más importante al AfD.

¿Cómo puede repercutir el nuevo escenario político de Alemania en los equilibrios políticos en la Unión Europea? ¿Se debilita el liderazgo sin contrapesos que Merkel tenía hasta ahora en la UE?

La repercusión de estas elecciones es más grande en las políticas interiores que exteriores. No espero grandes cambios. Además, hay que ver cómo sigue el eje Merkel-Macron.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital