*

Entretención
Compartida
Actualizado el 12/08/2016
Estás leyendo:Kevin Johansen vuelve a Chile con su homenaje a América

Kevin Johansen vuelve a Chile con su homenaje a América

Autor: Andrés del Real

El 15 de noviembre en el Teatro Oriente, el argentino presentará su nuevo álbum, en el que participaron Palito Ortega y Macha Asenjo.

Kevin Johansen vuelve a Chile con su homenaje a América

El mestizaje musical y el espíritu colaborativo son los pilares sobre los que se ha levantado la carrera de Kevin Johansen. Lila Downs, Natalia Lafourcade, Daniela Mercury y el dibujante Ricardo Siri (“Liniers”) son algunos de los múltiples aliados que el cantautor argentino-estadounidense ha reclutado en sus diversas etapas, siempre con la mezcla de ritmos y lenguajes como eje. 

Ahora, tras el exitoso Bi (2012), el músico nacido en Alaska hace 52 años lleva aún más lejos su sueño bolivariano con Mis Américas Vol. 1/2: nuevo álbum junto a su grupo The Nada y un homenaje declarado a la variedad estilística del continente, para el que sumó un invitado ilustre en cada una de sus trece canciones. Entre ellos, leyendas de los escenarios trasandinos, como Ricardo Mollo (Divididos),  Marcos Mundstock (Les Luthiers) y el incombustible Palito Ortega, además de Aldo “Macha” Asenjo, de Chico Trujillo, el primer chileno en un álbum de Johansen.

“Como dice el título del disco, son mis Américas, las que conozco, grabado en ciudades en las que he estado y con gente con la que hemos colaborado”, explica el cantante, que el próximo 15 de noviembre regresará a Chile para presentar en vivo su nuevo álbum en el Teatro Oriente, en un show cuyas entradas saldrán a la venta en los próximos días por Puntoticket. 

Se trata, además, del regreso del solista al recinto donde debutó frente al público chileno, hace ya más de una década. “Hay en general una sensación de círculo completo. Hace 15 años que toco con The Nada, se siente como un número redondo, y ahora volvemos al primer teatro donde tocamos en Santiago, allá por el 2003. Si puede sumarse algún  amigo, eso también ayuda siempre”, comenta Johansen, nombre habitual en la cartelera santiaguina que no duda en calificar a Chile como su casa, “aunque nos hayan hecho llorar a Messi”. 

En esos constantes cruces de cordillera, el autor de Sur o no sur ha ido estrechando lazos con la escena musical criolla, con recitales junto a Juana Fe y Angel Parra Trío. Así surgió también su amistad con Asenjo, a quien escuchó por primera vez en Valparaíso -“me pusieron ese discazo que es Plato único bailable”, cuenta- y con quien canta a dúo en El jardín del desdén. “Cuando empecé a hacer este bolero me imaginé inmediatamente su voz”, recuerda.  

La sociedad con el líder de Chico Trujillo puede no ser la última entre Johansen y un artista local: “También tengo ganas de hacer algo con Alvaro Henríquez, quedó pendiente en este disco”.

En cuanto a la convulsionada escena musical argentina, en medio de diversas acusaciones por abusos sexuales y misoginia que han enfrentado colegas como Cristian Aldana y Gustavo Cordera, Johansen mantiene su calma habitual. “Me parece que como músicos hay que recapacitar sobre la frase ‘zapatero a sus zapatos’. Hay que demostrar lo que uno sabe sobre el escenario y no creernos filósofos o analistas políticos”, cierra.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital