*

Deportes
Compartida
Actualizado el 14/07/2017
Estás leyendo:Köbrich, la esperanza

Köbrich, la esperanza

Autor: R. Gálvez

La Cobra aparece en la previa de la cita como la única con reales opciones de alcanzar una final.

Köbrich, la esperanza

Mientras más sea la distancia a recorrer, mejor se siente Kristel Köbrich. Por eso la frustración de saber que recién para los próximos Juegos Olímpicos se tiene en consideración agregar los 1.500 metros al cronograma de la natación. En los cuatro que ya ha participado la prueba más extensa para mujeres eran los 800 y llegar a Tokio 2020 aún es una incerteza.

Por eso sus ganas de disfrutar en el Mundial de Budapest, el que arranca hoy con clavados y nado cincronizado. Eso sí, la piscina para Köbrich deberá esperar hasta el 24 de este mes, cuando se naden las preliminares de los 1.500. A esa prueba la nadadora chilena llega en muy buena forma. De hecho, en junio pasado se metió quinta en el ranking anual de la distancia. A Budapest llega con todo. Como queriendo cobrarse revancha de unos irregulares Juegos Olímpicos de Río. También hizo las marcas para los 800 y los 400, aunque es probable que de esta última no sea parte. Oliver Elliot (50 libre y 50 mariposa) y Felipe Tapia (400 y 1.500 libre), serán los otros chilenos presentes en la piscina.

La delegación también la componen Diego Carquin y Donato Neglia en clavados, quienes participarán en el trampolín de 1 y 3 metros de forma individual, además de la prueba de 3 metros sincronizados.

En el nado sincronizado estarán Isidora Letelier (solo técnico) y Bianca Consigliere (solo libre) y ambas participarán del dueto libre.

El equipo nacional lo cierra Mahina Valdivia, quien nadará los 5, 10 y 25 Kilómetros de aguas abiertas.

Papel digital