*

Cultura
Compartida
Actualizado el 07/11/2017
Estás leyendo:La antigua Roma en Chile: 146 piezas en Centro La Moneda

La antigua Roma en Chile: 146 piezas en Centro La Moneda

Autor: Por Francisca Gabler

La muestra de objetos, desde estatuas hasta monumentos fúnebres, abre hoy en el Centro Cultural La Moneda. Vienen directamente desde los Museos Vaticanos y abarcan más de mil años, desde el siglo VIII a.C. hasta el V d.C., en el ocaso del Imperio Romano.

La antigua Roma en Chile: 146 piezas en Centro La Moneda
Laocoonte y sus hijos, copia del s.XIX, obra original del Museo Pío-Clementino de Roma.

Es considerado el complejo de museos más grande y antiguo del mundo: se estima que la superficie total de la colección de los Museos Vaticanos alcanza los 80 mil metros cuadrados expositivos. El cálculo no es menor: su acervo se conforma por piezas de 19 museos -entre ellos el Museo Gregoriano Egipcio y Etrusco, el Museo Pío Clementino y la Colección de Arte Religioso Moderno- que en conjunto conservan casi 150 mil obras, que van desde la prehistoria hasta el arte contemporáneo.

De esa colección invaluable, ahora llegan a Centro Cultural Palacio La Moneda un total de 146 obras que dan forma a El mito de Roma, una exposición inédita en Latinoamérica que se propone hacer un recorrido por más de mil años de historia: desde la fundación de Roma en el siglo VIII A.C., hasta la caída del gran Imperio Romano, durante la propagación del cristianismo en el siglo V D.C.

La muestra, abierta al público hasta el 11 de marzo, es fruto de una ambiciosa gestión que comenzó hace más de cinco años. “Este proyecto adquirió un aire de realidad después de que la Presidenta Bachelet viajó a Roma y lo logramos poner en su agenda de conversaciones con autoridades del Vaticano. Sólo en ese momento esta exposición pasó de ser un sueño loco a un proyecto de colaboración entre dos Estados”, cuenta Alejandra Serrano, directora del CCPLM. Y añade: “Estamos trabajando con uno de los mejores museos del mundo en una exposición especialmente pensada para el país y las tres mil personas que nos visitan a diario. Ha sido un trabajo lento, pero magnífico”.

La historia de los Museos Vaticanos data de 1506, cuando el cardenal Giuliano della Rovere fue escogido Papa bajo el nombre de Julio II, e instaló su colección de esculturas en el Patio del Belvedere, uno de los palacios de la santa sede. Con el tiempo y la estadía de nuevos pontífices, se construyeron edificios y pasadizos hasta abrir definitivamente al público en 1771 y llegar a formar el actual recorrido de casi 7 kilómetros que ostenta hoy.

“Las personas siempre piensan en visitar la Capilla Sixtina”, dice Barbara Jatta, historiadora del arte italiana y directora desde diciembre pasado del conjunto de museos. “Lo cierto es que somos uno de los lugares más extraordinarios del mundo, con una de las colecciones más importantes”. Y agrega: “Tenemos actualmente 400 piezas en 53 exposiciones distintas. Eso implica un gran trabajo de preparación, conservación y contacto con instituciones. Exposiciones como las de Chile, solo las hacemos una o dos veces al año por el trabajo y tiempo que demanda”.

Recorrido por mil años

Cuándo, dónde y quiénes, son las tres preguntas fundamentales que intenta resolver El mito de Roma, cuenta el curador de la exposición Giandomenico Spinola, jefe de Arqueología y Antigüedades Griegas y Romanas de los Museos Vaticanos. “No es posible explicar un tema así de antiguo y complejo como la historia de Roma, su origen y fortuna, sin un dialogo entre todas las obras. Por eso decidimos hacer seis secciones”, explica.

Bajo esa idea, la exposición se despliega en las dos principales salas del centro. En la Sala Andes, se aborda el nacimiento de Roma, desde su formación geográfica y cultural. Destaca aquí especialmente la influencia artística etrusca, durante el período de la monarquía, así como también la estructura pública, institucional y organización de su ejército, conocido por sus conquistas imperiales.

En la Sala Pacífico, en tanto, se ubican aquellas piezas que hablan de su religión y deidades clásicas, hasta llegar a la compleja transformación de la Roma pagana a la cristiana. “Hablamos del éxito de la religión en Roma, pasando especialmente por los cultos de los muertos, que es un recursos muy lindo que habla de su concepción de los rituales, de los vínculos familiares y sus ambiciones laborales con obras de materiales como la cerámica, el mármol y bronces”, cuenta Spinola.

Bárbara Jatta explica que, en efecto, “se eligieron piezas de distintas materialidades de manera consciente, porque el objetivo era que se pudiera tener el acceso a la exposición desde diferentes niveles”. Esto, especialmente pensando en el sistema educativo y las actividades didácticas, que incluyen conversaciones, ciclos de cine en la Cineteca Nacional y talleres educativos gratuitos.

“La idea es llegar a la mayor cantidad de gente posible. Por eso el título”, sigue Jatta. “Queremos mostrar la forma en que la organización y educación civil del Imperio Romano logró influenciar a la sociedad occidental. El título suena magnánimo, casi como un mito, pero lo cierto es que es una verdad histórica”, concluye Jatta, la primera mujer en ostentar el cargo de directora de los Museos Vaticanos, nombrada directamente por el Papa Francisco.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital