*

Nacional
Compartida
Actualizado el 12/07/2015
Estás leyendo:La batalla de los Carrera en Peñaflor

La batalla de los Carrera en Peñaflor

Autor: Carlos Reyes

Familiares de Ignacio Carrera Pinto buscan recuperar una casa abandonada del prócer. El Consejo de Monumentos duda de que el héroe haya habitado ahí.

La batalla de los Carrera en Peñaflor

En la comuna de Peñaflor, al final de la calle José Miguel Carrera, se encuentran los restos de la casa donde el héroe de la Guerra del Pacífico, Ignacio Carrera Pinto, habría pasado sus años de juventud, luego de quedar huérfano a los 12 años.

El panorama es desolador. Un terreno árido, lleno de escombros y basura, donde las paredes de adobe que han resistido el paso del tiempo lucen completamente rayadas con grafitis y dibujos. Nada alrededor recuerda al prócer de la Batalla de La Concepción, hito histórico del que se cumplieron 133 años el viernes de esta semana.

Pero previo a su estado actual, la vivienda deslumbraba, lo que fue plasmado el año 2007 por el arquitecto Raúl Irarrázabal, a través de un documento expuesto al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN), donde el profesional indicó que la casa era “un clásico ejemplo de quinta suburbana, con un antiguo camino que remata en una puerta. Tiene una hermosa fuente de agua de cerámica”. El texto agregaba que en el lugar había “añosos árboles Phoenix de gran altura” ubicados detrás del recinto.

El Instituto de Investigaciones Históricas José Miguel Carrera, en conjunto con el Centro de Estudios Históricos Forenses, ha intentado por varios años salvar esta casa. El 7 de julio del 2011, Ana María Reed, presidenta del instituto y descendiente de la familia Carrera (su bisabuelo era hermano de Ignacio Carrera), acudió al Consejo de Monumentos Nacionales (CMN) con el fin de que la casa fuese declarada monumento histórico.   

El CMN, en la sesión de mayo del 2012, rechazó dicha solicitud, argumentando principalmente que aunque la casa haya sido “un exponente representativo de la tipología de casa rural de dimensiones modestas, perteneciente a una familia de latifundistas”, esto no le otorga el valor necesario para ser considerada monumento histórico. El fallo añade  que no existe prueba fehaciente de que Carrera Pinto habitó ahí. 

Para Reed, “el CMN cometió un error”. Y argumenta con títulos de propiedad, documentos y un escrito de Benjamín Vicuña Mackenna, que en su álbum “Glorias de Chile” indicaba que “Ignacio galopaba de niño en Peñaflor”. El descubrimiento de unas nuevas cartas han impulsado las esperanzas de Reed para recuperar el terreno y lo que queda de la casa. “Creo que no cuesta mucho reconstruirla, por el hecho de que es una casa bastante pequeña”. Su idea es poder convertirla en un museo de la Guerra del Pacífico.      

Actualmente, el terreno es propiedad del Serviu Metropolitano. En el lugar, según indicaron desde la institución, se proyecta emplazar un conjunto de 92 viviendas sociales. La concreción del proyecto está en trámite, por lo que no se puede dar una fecha sobre el inicio de las obras.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital