*

Política
Compartida
Actualizado el 13/10/2017
Estás leyendo:La comparación que instaló Bachelet con el gobierno de Piñera

La comparación que instaló Bachelet con el gobierno de Piñera

Autor: La Tercera

En medio del cruce de declaraciones entre La Moneda y el comando de Piñera por los logros de cada administración, La Tercera contrastó los énfasis de cada gobierno.

La comparación que instaló Bachelet con el gobierno de Piñera

“Hemos hecho mucho más que Piñera en cada una de las áreas”.

En entrevista con Reportajes de La Tercera -el domingo pasado-, la Presidenta Michelle Bachelet disparó directamente a su antecesor en La Moneda y hoy carta presidencial de Chile Vamos, Sebastián Piñera, para defender el legado de su segundo periodo a cargo de La Moneda. El mismo que la Mandataria ha definido como un periodo de “transformaciones” en base a las reformas en Educación -donde el Ejecutivo ha subrayado el carácter emblemático de la gratuidad universal-, la despenalización de la interrupción del embarazo y el proceso constituyente, entre otras.

Ad portas de la elección presidencial de noviembre, en que Piñera busca convertirse por segunda vez en Jefe de Estado, la respuesta de la oposición y del comando del ex mandatario no se hizo esperar, activando, de paso, un intenso cruce de declaraciones entre bando y bando por los “legados” del gobierno de Piñera y el segundo mandato de Bachelet.

Mientras el piñerismo acusó “mesianismo” del gobierno tras los dichos de la Mandataria, en la Nueva Mayoría recordaron cuando en 2010, en su segundo mes como Presidente, Piñera señaló que “en 20 días hemos avanzado más que otros en 20 años”.

No es la primera vez que ambos se enfrentan: las historias de Bachelet y Piñera han estado marcadas en la última década por la banda presidencial. En 2010, Bachelet entregó la piocha a Piñera, la misma que el ex Presidente le devolvería cuatro años después y espera recibir una vez más de manos de Bachelet.

En todas las ocasiones, ambos han enfrentado estilos y liderazgos, ponderando hitos y poniendo sobre la mesa proyectos políticos diferentes.

En medio del debate, La Tercera contrastó los avances de la administración de Piñera (2010-2014) y del segundo gobierno de Bachelet (2014-2017) en base a algunas de las prioridades que más inquietan a la ciudadanía según la encuesta CEP. Esto, además de la agenda valórica y las reformas políticas que han cruzado ambas administraciones, así como el estilo de cada uno para enfrentar polémicas que marcaron sus administraciones: el freno al proyecto Barrancones en el caso de Piñera y la crisis por el rechazo al proyecto minero Dominga en el de Bachelet.

Un debate, en todo caso, que se espera siga en curso cuando restan solo 36 días para una elección presidencial donde Piñera enfrenta a siete candidatos presidenciales y donde el factor Bachelet asoma como protagonista de la contienda. b

Actividad económica: Dispares desempeños en crecimiento e inversión

Una tasa de desempleo que solo promedia 6,4% en lo que va del gobierno es lo que destacó el equipo de la Presidenta, apuntando que aunque está levemente bajo el 6,7% del gobierno anterior, “esto es significativo para las personas que sí tienen pega”. Desde la vereda del frente, el argumento esgrimido desde el piñerismo es la calidad del trabajo creado, ya que contabilizan 736 mil nuevos empleos asalariados (formales) entre 2010 y 2013, los que de acuerdo a las cifras que manejan solo alcanzaron 69 mil en esta administración.

“Las dos visiones son correctas, cada uno está resaltando sus puntos más convenientes”, planteó Joseph Ramos, economista y presidente de la Comisión Nacional de Productividad, agregando que, además, cada gobierno puso distintos énfasis a su administración, y vivieron distintas etapas del ciclo económico. “Es objetivo que el auge del cobre coincidió en buena parte con el gobierno de Piñera, y sin lugar a dudas -más allá de políticas específicas pro empleo- ayudó a impulsar la economía y el empleo”. Con todo, Ramos afirmó que el ciclo por sí solo no explica la desaceleración de la creación del empleo asalariado, explicando que “hay una parte del crecimiento más lento del empleo que fue responsabilidad de las políticas de este gobierno, porque el énfasis estuvo más en equidad que en crecimiento, y es una decisión legítima”.

El economista reflexionó que “la diferencia es que uno apuntó al crecimiento, el otro a la equidad. Yo creo que hay espacio para ambos”, con lo que llamó a buscar consensos respecto de la agenda de aumentar la participación laboral femenina, como así también de impulsar la educación técnico-profesional.

En el caso de las remuneraciones, Ramos indicó que van en línea con la evolución del empleo, lo que se observa en las cifras del INE. En el gobierno anterior crecieron un 3,2% real, y en el actual un 1,7% a la fecha.

Binominal y transparencia: Reformas políticas

“Liderar transformaciones que no podían esperar”. En distintas oportunidades la Presidenta Bachelet ha explicitado con esas palabras el relato que espera dar a su segunda administración. En ese marco, en La Moneda incluyen como parte del legado diferentes reformas políticas, destacando como una de las más emblemáticas el fin del sistema binominal, que logró modificarse en 2015 gracias al apoyo de sectores opositores y que debutará en noviembre próximo. En el Ejecutivo destacan, además, la etapa participativa del proceso constituyente; la reforma constitucional que permite la elección popular de los gobernadores regionales -la fecha para dichos comicios ha enfrentado al oficialismo y aún está en trámite-; la agenda de Probidad y Transparencia en la política y el voto de los chilenos en el exterior.

En el entorno del ex Presidente Piñera, en tanto, resaltan como hito de su administración el voto voluntario y la inscripción automática, que se implementó por primera vez en la municipal de 2012 y ha generado debate incluso en su propio sector por los altos niveles de abstención en las elecciones. Dentro de las reformas políticas destacan también la elección directa de consejeros regionales (2013) y la Ley de Lobby (2014).

Agenda valórica: Aborto y matrimonio igualitario

“Tiene que ver con las convicciones personales”, dicen en el comando del ex Presidente Piñera a la denominada agenda valórica, que suele confrontar las visiones del abanderado de Chile Vamos con el gobierno.

Uno de los debates más recientes fue tras la promulgación de la ley que despenaliza el aborto. Piñera anunció que realizará modificaciones a la ley en caso de llegar a La Moneda. “Me parece que en democracia, minorías no pueden buscar cambiar la decisión de las mayorías”, respondió Bachelet.

Otras de las iniciativas impulsadas por la Presidenta es el proyecto de matrimonio igualitario, que ingresó al Congreso en agosto pasado. Mensaje al que también Piñera se ha manifestado contrario.

Esta iniciativa tiene como antecedente el Acuerdo de Unión Civil promulgado en abril de 2015, pero que tiene su origen en el gobierno de Piñera. Bajo el nombre de Acuerdo de Vida en Pareja, el proyecto fue una promesa de campaña en 2009, aunque sólo ingresó al Congreso en 2013, con escaso avance legislativo, debido a las diferencias que provocaba en el entonces oficialismo. Pese a eso, en el piñerismo destacan que fue Piñera quien lo impulsó, marcando “un cambio cultural” en la derecha.

Seguridad ciudadana: El problema de la victimización

Un punto de discordia constante entre Sebastián Piñera y el gobierno ha sido la victimización, indicador que es medido por el Instituto Nacional de Estadísticas, a través de la Encuesta Nacional Urbana de Seguridad Ciudadana (Enusc). En la minuta del comando del candidato de Chile Vamos se indica que este índice en 2013 estaba en 22,8% y durante este año llegó a 27,3%. Por otra parte, en el documento del Ejecutivo responden que el mayor porcentaje de hogares victimizados ocurrió durante la administración de Piñera, con 28,8%.

El investigador Diego Piñol, del Centro de Estudios en Seguridad Ciudadana de la U. de Chile, señaló que si bien Bachelet va en la línea correcta al apuntar sus políticas de seguridad en relación al tema comunal, “yo diría que de todas maneras ambos gobiernos no le han dado en el clavo respecto de la prevención (…). En realidad, acá hay una confusión grave respecto de qué es la prevención y el control, y diría que ambos tienden a confundir”. El experto agregó que “uno podría ver en los frutos de algunos cambios en términos de las posibles cifras de victimización en un corte temporal más amplio y no en cuatro años”.

Educación: Resultados Simce 4° básico

Uno de los temas primordiales para Sebastián Piñera y Michelle Bachelet ha sido la calidad de la educación y los efectos que se pueden lograr, lo que se mide a través de las pruebas Simce. El resultado en la prueba de lectura de 4° básico en el año 2009 fue de 262 puntos, lo que se incrementó a 268 puntos promedio en el gobierno de Piñera, versus 265 puntos en el mandato actual. Estas cifras son consideradas como un “severo estancamiento de la calidad de la educación”, según la minuta elaborada por el comando de Piñera, y desde el Ejecutivo respondieron que los cambios están dando frutos y que la última prueba muestra un avance de 14 puntos en Matemática y Lectura. Para el director del Centro de la Transformación Educativa Centre UC, Ernesto Treviño, los efectos van más allá de los mandatarios, dado que “los resultados del Simce no son atribuibles a los gobiernos, y las diferencias empiezan a ser estadísticamente significativas después de los cinco o seis puntos de diferencia”. En torno a las políticas educativas, el experto agrega que ambas administraciones tomaron enfoques diferentes para enfrentar este tema.

Salud: Listas de espera y hospitales

Desde el comando de Sebastián Piñera indicaron que la lista de espera subió 10% desde que asumió Michelle Bachelet, llegando a casi dos millones de personas. Además, que en el caso del Auge, han crecido de seis mil a 11 mil (83%), y en cirugías no Auge, de 194 mil a 275 mil personas. Agregaron que se inauguraron 27 hospitales versus cuatro de Bachelet. La respuesta desde el gobierno fue que de esos 27 recintos, nueve fueron de tipo modular construidos posterremoto con vida útil de ocho años, y que los 18 restantes fueron licitados diseñados o las obras habían iniciado en gobiernos anteriores. La directora de la Escuela de Salud Pública de la U. de Chile, Patricia Frenz, indicó que “cuando se analizan las políticas públicas de unos y otros se ve que han estado enmarcadas en los objetivos sanitarios que se ha planteado el país. Más que el número de establecimientos, lo importante es entenderlo en materia de objetivos sanitarios”. Agregó que “las cifras hay que mirarlas desde una política sanitaria y poner el énfasis en los temas pendientes. La salud es una preocupación del Estado y no de un gobierno en particular, y el gran desafío es responder a las necesidades de salud de la población, sin dejar a nadie atrás”, indicó.

Energía y medioambiente: Entre Barrancones y Dominga

Para el mundo privado, y el energético en particular, el caso Barrancones asoma como un punto negro de la gestión de Piñera, luego de que, tras un telefonazo del ex mandatario, la empresa a cargo de la inversión, Suez, declinara seguir avanzando. Al mismo tiempo, en su mandato los precios de la energía anotaron niveles superiores a los US$ 100 por MWh, más altos que el resto de la región.

Un caso similar al de Barrancones es lo ocurrido con el proyecto minero Dominga, que fue rechazado por el Comité de Ministros, pese a contar con informe favorable de los organismos técnicos. A esto se suma lo sucedido con HidroAysén, a comienzos de la gestión, que había sido aprobado por la instancia regional y anulado luego por los secretarios de Estado.

Al revés, uno de los aspectos más valorados de la administración Bachelet es la baja en el costo de la energía, que descendió a unos US$ 60 por MWh, la mitad que los de su antecesor, a lo que suma el avance de las ERNC, que pasaron del 5% de la capacidad instalada total existente en 2013 al 19% este año. En materia ambiental, en tanto, privados valoran el avance en optimizar los plazos de tramitación.

Mercado laboral: Tasa de desempleo, trabajo de calidad y remuneraciones

A pesar de que las cifras de crecimiento de la economía entre ambos gobiernos son evidentemente distintas, con una expansión promedio de 5,3% en la administración Piñera, versus el 1,8% acumulado hasta el gobierno liderado por Michelle Bachelet, el debate se ha centrado más en las razones detrás de ese desempeño.

Esto, ya que de acuerdo al equipo de la Mandataria, aseguran que “las circunstancias de crecimiento de la economía internacional no las determina el gobierno de turno. Y ese es un factor fundamental para el crecimiento de un país, en especial en el caso de Chile”, según su minuta, subrayando que en la gestión del actual candidato el precio del cobre fue tres veces más alto que el que le tocó al actual.

Sin embargo, el crecimiento no es el único flanco abierto para el gobierno de la Nueva Mayoría, ya que desde el comando del ex presidente, además de insistir en que la expansión “es el peor resultado en 30 años”, recuerdan que “la inversión pasó de crecer en promedio un 11% anual a caer un 1,8%, el peor resultado en 40 años”.

De hecho, en este punto, en 2017 se concretaría el cuarto año consecutivo de contracción de la inversión, según las proyecciones del Banco Central.

Al respecto, el decano de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile, Manuel Agosín, reconoce que “Piñera tuvo muy buena suerte, porque cuando estuvo en el gobierno el cobre se pegó un alza brutal, mientras que a la Presidenta Bachelet le tocó bailar con la fea en ese sentido”. Sin embargo, sostuvo que “ahora esto no significa que la situación externa puede explicar todo, porque se han cometido errores en este gobierno, como las excesivas regulaciones y las reformas que no estuvieron lo suficientemente bien hechas. Con todo esto, los empresarios tienen la sensación de que no hay preocupación por el crecimiento”.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital