*

Entretención
Compartida
Actualizado el 02/12/2013
Estás leyendo:La historia tras el accidente donde murió Paul Walker, actor de Rápido y Furioso

La historia tras el accidente donde murió Paul Walker, actor de Rápido y Furioso

Autor: Carolina Cerda

Según informaron las autoridades, una de las causas del fatal choque habría sido el exceso de velocidad.

La historia tras el accidente donde murió Paul Walker, actor de Rápido y Furioso

Saltó a la fama con la saga fílmica Rápido y furioso, que se había convertido en una de las series cinematográficas más exitosas de los últimos años, con historias que mezclaban autos de carrera y persecuciones a alta velocidad. Y como una trágica coincidencia, el actor Paul Walker falleció el sábado en un accidente automovilístico a alta velocidad. El proceso para determinar las causas exactas del choque podría demorar varios días más, pero, según la oficina del sheriff del condado de California, el exceso de velocidad es un factor en el accidente, informó CNN.

El actor de 40 años viajaba por el sector de Valencia en Santa Clarita, al norte de la ciudad de Los Angeles, en un Porsche Carrera GT de 2005, cuando su amigo y asesor financiero Roger Rodas perdió el control del automóvil, que se estrelló contra un poste y un árbol, para luego estallar en llamas.

Antes de la colisión, que ocurrió pasadas las 15.30 horas del sábado, habían asistido a un evento de caridad, para recaudar fondos para ayudar a las víctimas del tifón de Filipinas a través de Reach Out Worldwide, la fundación a la que ambos pertenecían y que el actor creó tras el terremoto de comienzos de 2010 en Haití, para llevar ayuda a lugares afectados por desastres naturales. Fue justamente como parte de este grupo que el actor estuvo en Chile en 2010 (ver recuadro).

Al llegar al lugar del choque, que quedaba a poco más de 270 metros de donde se celebraba el evento benéfico, los oficiales de policía sólo encontraron un automóvil en llamas. Al apagarlas, encontraron dos cuerpos, que fueron declarados muertos en el lugar. Cerca de las siete de la tarde en la Costa Oeste (medianoche local), el equipo de prensa de Walker confirmó la muerte a través de redes sociales. Según declararon asistentes al evento a Variety, ellos intentaron combatir el fuego con extintores, pero no lograron controlar el incendio.

Durante las pericias que se conocieron ayer, se informó que a lo largo del camino en que ocurrió el accidente se encontraron marcas de neumáticos en forma de 8. De todos modos, y según informó CNN, el sargento Brian Allen comentó: “No sé si las marcas en el camino están relacionadas con el choque”.

La colisión y posterior incendio fueron de tal magnitud, que los cuerpos quedaron irreconocibles, y se necesitará de los archivos dentales del actor y su amigo para reconocerlos. Un proceso que podría tomar dos o tres días.

Al teléfono desde Pittsburgh, Pennsylvania, el piloto profesional Eliseo Salazar -quien ha seguido de cerca cada detalle que se ha entregado acerca del accidente- explica que el Porsche Carrera GT se trata de un automóvil “muy especial”, del que sólo existen unas 1.500 unidades, tres de ellos en Chile. “Para tener una idea, este auto puede alcanzar más de 300 kilómetros por hora y tiene mucha potencia, porque tiene casi 600 caballos de fuerza, cuando uno de Fórmula 1 tiene unos 700”. Por lo tanto, explica, es muy fácil llegar a altas velocidades, algo particularmente complejo para la zona, que es montañosa. Sobre la explosión que siguió al choque, dice “es algo que no debiera pasar nunca. Eso pasa en las películas, pero no pasa en la vida real, porque los estanques de combustible están protegidos con sistemas especiales para que el derrame sea gota a gota”. Agrega que esto podría ser otra prueba de la alta velocidad en que transitaban: “Lamentablemente, la gente más joven no dimensiona el riesgo que hay en esto, especialmente porque las calles no están preparadas como una pista de carreras, y porque nadie es infalible”.

La carrera del actor, nacido el 12 de septiembre de 1973, partió en los comerciales para, desde 1985, ser parte de series de TV como Camino al cielo, Throb y ¿Quién manda a quién? Ya en 1986 comenzó a participar de largometrajes como Monstruos en el clóset, Programmed to kill y, durante los años 90, actuó en cintas como Pleasantville y Sociedad secreta. La fama llegó recién en 2001, con Rápido y furioso, participando en cinco de las seis cintas ya estrenadas, que acumulan US$ 2.380 millones en recaudación, además de Alerta en lo profundo, estrenada ese mismo año. El actor también mostró su veta como productor con el documental Shelter y la cinta Pawn shop chronicles, entre 

En cuanto a su vida personal, su interés por el mar no sólo lo llevó a practicar surf, sino que estudió Biología Marina en una universidad comunitaria de California. Además, tuvo una hija, hoy de 15 años, llamada Meadow, quien asistió a la actividad benéfica del sábado. Ayer, la joven dijo a través de redes sociales: “El era mi héroe. Mi héroe de la vida real. ¡Siempre va a estar en mi corazón!”.

Planes pendientes

Al momento de su muerte, Walker estaba en medio del rodaje de la séptima entrega de la saga Rápido y furioso, donde interpretaba al ex policía Brian O’Conner y cuya sexta parte, estrenada este año, recaudó US$ 788 millones. Según The Hollywood Reporter, pese a que dentro de los próximos días se debían grabar importantes escenas de Walker, la cinta no se dejaría inconclusa, sino que sufriría un retraso de su fecha de estreno, inicialmente pactada para julio. Además, el viernes 13 se estrenaba en Estados Unidos el filme Hours -donde encarna a un hombre que lucha por mantener viva a su hija tras el huracán Katrina-, mientras que Brick mansions, sobre un policía encubierto que se infiltra en una peligrosa organización criminal, está en posproducción y sería estrenada a fines de 2014.

Papel digital