*

Cultura
Compartida
Actualizado el 09/01/2017
Estás leyendo:La La Land gana siete Globos de Oro y logra récord histórico

La La Land gana siete Globos de Oro y logra récord histórico

Autor: Rodrigo González M.

El musical de Damien Chazelle sobre dos amantes en Hollywood superó esta noche la marca de Atrapado sin salida y Expreso de medianoche. Ni Neruda ni Jackie, ambas del chileno Pablo Larraín, obtuvieron premios.

Más o menos desde el principio, desde que los Globos de Oro a la Mejor Canción y Mejor Banda Sonora iban obviamente en dirección de La La Land, se podía intuir que la película de Damien Chazelle iba a ser la dueña de la noche en el Hotel Beverly Hilton, el lugar que históricamente acoge a los premios de la Asociación de Periodistas Extranjeros (HFPA). La música de este largometraje que tiene como alfa y omega la ciudad de Los Angeles es sólo una de las vigas maestras de su encanto infalible en esta temporada de premios. Y además, por una vez, hubo un respiro de los dramas históricos o de los casos para la lágrima y se prefirió el optimismo de una cinta de colores insolentes, música invencible y actuaciones que son química pura.

Sin embargo, fue más que una mera buena performance. Fue más bien una paliza y, de paso, un récord: el musical con Emma Stone y Ryan Gosling superó el récord de seis globos de oro que mantenían las cintas Atrapado sin salida (1975) y Expreso de mediancohe (1978). Es más, ambas producciones empatadas se cuentan entre los más implacables dramas que Hollywood haya producido en los últimos 40 años. La La Land, con sus azules y rosas intensos y su banda sonora hipnótica, borró aquellos antecedentes de un plumazo: ganó en las siete categorías en que fue postulada.

Ryan Gosling y Emma Stone, winners con sus Globos de Oro por 'La La Land'. Foto: AFP

Ryan Gosling y Emma Stone con sus Globos de Oro por ‘La La Land’. Foto: AFP

Incluso en categorías donde perfectamente se podría haber dado la oportunidad a alguna de las contendientes más cercanas a La La Land, como Moonlight o Manchester by the sea, hubo decisiones curiosas: fue así que el guión, del propio Damien Chazelle, también se quedó con el Globo de Oro. Por supuesto, las distinciones a Mejor Actor y Actriz en Comedia o Musical fueron para Ryan Gosling y Emma Stone en los roles respectivos de Sebastian y Mia, el pianista y la cantante que se enamoran en California.

La gran esperanza chilena de la noche, Neruda, no tenía en rigor muchas posibilidades frente a la favorita alemana Toni Erdmann, que después de todo también fue borrada de las preferencias y perdió frente a Elle, película con producción francesa dirigida por el holandés Paul Verhoeven (Bajos instintos) y protagonizada por Isabelle Huppert, como una ejecutiva que busca vengarse de su violador.

La actriz Isabelle Huppert y el director Paul Verhoeven de Elle. Foto: AFP.

La actriz Isabelle Huppert y el director Paul Verhoeven de Elle. Foto: AFP.

Votada sucesivamente como una de las mejores películas del 2016 por diversas publicaciones internacionales, Elle es una vitriólica e inclemente historia de mujeres en posesión de la batuta (casi todos los hombres son personajes lamentables) y de verdades dichas en la cara. Eso sí, siempre con un humor lacerante, fundamentalmente salido de las líneas que le tocá articular al personaje de Michele Leblanc, la ejecutiva de videojuegos a cargo de Isabelle Huppert.

Considerando que sin Huppert no existiría Elle (así como sin Natalie Portman, Jackie no sería la película que es), la disputa por las Mejor Actriz era en el último tiempo un duelo entre ambas actrices. Aunque la actriz de Cisne negro tenía el favoritismo esperado, Huppert asomaba como su eventual bestia negra. Y, claro, la amenaza se concretó cuando la Asociación de Prensa Extranjera terminó por apostar sus fichas a Huppert. Fue un reconocimiento a un rol de filo infinito. También, hay que decirlo, un trago algo amargo para el chileno Pablo Larraín, director de Jackie que ya había visto como Neruda fue opacada por la misma película francesa.

Dramas, discursos y lágrimas

Finalmente Moonlight y Manchestr by the sea (nominadas a 6 y 5 globos) tuvieron su chance en las categorías de Mejor Actor (Drama) y Mejor Película (Drama): Casey Affleck, el protagonista de Manchester by the sea, se llevó el primer reconocimiento; y Moonlight se quedó con el segundo, el último que se entregó en la ceremonia de Los Angeles y el que es considerado siempre el “más valioso” de la velada.

El equipo tras Moonlight recibiendo el premio a mejor película de drama. Foto: REUTERS.

El equipo tras Moonlight recibiendo el premio a mejor película de drama. Foto: REUTERS.

Ambas cintas son fábulas morale sobre hombres enfrentados a la dificultad intempestiva: en Moonlight, Kevin debe hacerse un lugar en el duro Miami; en Manchester by the sea, Lee Chandler (Casey Affleck) se hace cargo de la tutoría de su sobrino cuando muere su padre.

La conducción de Jimmy Fallon fue lo que se esperaba de un hombre de estas características: amable, a la segura, bromas sin filo y risas moderadas. Fueron mejores, en ese sentido, las intevenciones de los presentadores de premios. Hilarante fue, por ejemplo, la entrega del Globo a la Mejor Cinta Animada (para Zootopia), a cargo de Steve Carell y Kristen Wiig: ambos recordaron, entre lágrimas, las primeras veces que fueron a ver una película animada al cine, casi siempre en el día de una tragedia familair.

Meryl Streep en su discurso recibiendo el premio Cecil B. DeMille a la trayectoria. Foto: EFE.

Meryl Streep en su discurso recibiendo el premio Cecil B. DeMille a la trayectoria. Foto: EFE.

Otro de los momentos culminantes de la velada fue el discurso de Meryl Streep, que recibió el premio a la trayectoria Cecil B. De Mille y recordó su infancia y la de varios actores presentes, refiriéndose a los valores democráticos e inclusivos de Estados Unidos. En una clara alusión a Donald Trump, atacó fieramente el episodio en que el entonces candidato presidencial se mofó públicamente de un reportero de The New York Times con discapacidad física. “La falta de respeto invita a la falta de respeto, la violencia incita a la violencia. Cuando los poderosos usan su posición para hostigar al resto, somos todos los que perdemos”, dijo Streep hacia el final, casi entre lágrimas. Concluyó recordando una cita de la recientemente fallecida Carrie Fisher: “Toma tu corazón roto y transfórmalo en arte”.

Esto quizás fue sólo un apronte a los Oscar, los premios mayores de Hollywood que se entregan el 26 de febrero y que de seguro tendrán mucho de rechazo hacia Donald Trump y, aún más seguro, mucho de La La Land.

Comentarios
Cargar comentarios
Papel digital