*

Política
Compartida
Actualizado el 07/12/2017
Estás leyendo:La otra pugna por el liderazgo en la derecha

La otra pugna por el liderazgo en la derecha

Autor: Paula Catena C.

Tras entrar a reforzar la campaña de Sebastián Piñera, Manuel José Ossandón, Felipe y José Antonio Kast han protagonizado varios desencuentros. Una disputa que no pocos ven como el adelanto de una eventual carrera presidencial.

La otra pugna por el liderazgo en la derecha

El miércoles 29 de noviembre, uno de los nuevos voceros de Sebastián Piñera, Felipe Kast, realizó su primer punto de prensa en el comando del ex jefe de Estado. La actividad apuntaba a responderle al candidato de la Fuerza de la Mayoría, Alejandro Guillier, y emplazarlo a dejar de lado lo que, a su juicio, ha sido “una campaña del terror” . Pese a que en la convocatoria solo se anunció la participación de Kast, éste llegó acompañado de varios militantes de Evópoli, quienes lo flanquearon al momento de entregar sus decla- raciones. “No queremos que esté solo, hay que potenciar su liderazgo”, comentaba uno de los que estuvieron presentes.

La escena no tuvo buena recepción. En RN, por ejemplo, resintieron el protagonismo del partido liderado por Francisco Undurraga, que obtuvo seis diputados y dos senadores en las elecciones parlamentarias. Además, algunos señalaron que la puesta en escena hizo patente la disputa que hay al interior del comando para utilizar la campaña como una vitrina para potenciar a ciertos liderazgos del sector.

En este grupo, afirman fuentes del comando y de Chile Vamos, además de Kast, se encontrarían Manuel José Ossandón y José Antonio Kast. Los tres compitieron en elecciones para llegar a La Moneda, los dos primeros en las elecciones primarias, mientras que el último llegó hasta primera vuelta. Y los tres entraron a reforzar la campaña de Piñera luego de que el 19 de noviembre obtuviera un resultado por debajo de lo esperado.

Según revelan integrantes del comando, los tres son vistos como figuras claves para conquistar a diferentes tipos de electorado. En el piñerismo apuestan a que José Antonio consiga que el electorado más conservador de la derecha -donde se incluyen el denominado “mundo militar y representantes de iglesias evangélicas- vote por Piñera en los comicios. Mientras que su sobrino, Felipe Kast, cautivaría a los sectores más de centro y liberales, aquellos que, por ejemplo, están a favor del matrimonio igualitario. De Osssandón, en tanto, se espera que su despliegue en terreno surta efecto en sectores más populares, entre ellos, Puente Alto, su bastión electoral, donde Piñera obtuvo menor votación que Beatriz Sánchez en la primera vuelta.
“Los tres son el dream team de la derecha”, dice un integrante del comando de Piñera.

Pero es justamente en medio del aporte que pueda hacer cada uno de ellos donde, según revelan personeros del sector, se ha desatado la pelea por quién se posiciona mejor para ejercer un liderazgo dentro de la centroderecha, perfilándose así para una eventual candidatura presidencial en 2021. Otros dirigentes, en tanto, bajan el perfil: aseguran que queda mucho tiempo, que primero hay que ganar los comicios del próximo 17 de diciembre y que los esfuerzos que se hagan ahora pueden ser en vano si en el futuro irrumpen nuevas figuras en el sector.

En medio de este debate, sin embargo, los tres parlamentarios han protagonizado una serie de desencuentros esta semana. Todo partió el domingo, luego de que Felipe Kast dijera que no le gusta la forma en que Ossandón se refiere al ex mandatario, aludiendo a los emplazamientos que ha realizado para que Piñera cumpla el compromiso de avanzar en gratuidad -“si no cumple, le voy a dar como caja”-, reeditando así la compleja relación que ambos sostuvieron durante la primaria presidencial.

El mismo domingo, el diputado de Evópoli abrió otro flanco de conflicto al interior del comando, al plantear que “probablemente” votaría en contra de un proyecto de Piñera para avanzar hasta el 90% de la gratuidad en la educación técnico-profesional. Esto último, provocó una dura respuesta del senador RN, quien manifestó que “cuando una persona está en una campaña, pero está aprovechando estas instancias para el 2021, para él (…). Lo que se dijo de gratuidad es lo más grave, el golpe más duro a Sebastián Piñera”.
José Antonio Kast, en tanto, también marcó su rechazo a la gratuidad, aunque precisó que este no era el momento para discutir ese tema.

El martes, las críticas de Ossandón también llegaron al ex diputado UDI, pero por otro tema. El senador cuestionó que el ex presidenciable asegurara que hubo un fraude electoral en la primera vuelta presidencial. Esto, luego de que el ex jefe de Estado acusara que hubo votos marcados previamente con los nombres de Beatriz Sánchez y Alejandro Guillier. “(Kast) Fue demasiado irresponsable diciendo que se iban a robar la elección”, afirmó Ossandón.

En RN aseguran que Evópoli transmitió molestia por la incorporación de Ossandón al comando, cuestionando la forma crítica de dirigirse a Piñera y asegurando que “no tendría el mérito necesario”. En la colectividad de Antonio Varas, sin embargo, sostienen que la verdadera razón de la molestia de Evópoli es “la incomodidad que genera el Cote”, debido a que, a su juicio, es la única incorporación que ha sido relevante y que es capaz de movilizar a la gente a votar.

En el partido presidido por Francisco Undurraga, si bien han trasmitido molestia por la forma en que Ossandón se refiere a Piñera, descartan que haya incomodidad por el rol protagónico que ha adoptado el senador en el comando. Además, sostienen que en el balotaje Ossandón se “juega lo que realmente pesa”, pues su aporte será medido por la cantidad de gente que es capaz de movilizar en las comunas más populares.

Respecto de José Antonio Kast, en tanto, hay consenso en que su gran desafío será ver cómo capitaliza el cerca del 8% que obtuvo en la primera vuelta y qué tipo de relación tendrá con Chile Vamos y con su ex partido, la UDI.

Aunque el perfilamiento presidencial de los tres es aún un tema tabú en el comando y en Chile Vamos, ninguno de los tres lo ha descartado como alternativa a futuro, aunque han recalcado que ahora su única misión es hacer que Piñera gane en los comicios.

“Hay que entender que lo único importante es el liderazgo de Sebastián Piñera y ganar las elecciones. Los liderazgos personales deben postergarse para otra ocasión”, aseguró el senador RN y vocero del comando, Francisco Chahuán.

En el piñerismo, si bien reconocen que las “peleas” entre los parlamentarios generan incomodidad en el comando, debido a que el ex Presidente Piñera ha tenido que salir a responder preguntas por las diferencias entre ellos, recalcan que el aporte que hacen a la campaña es superior y esencial para conseguir votos para el balotaje.

Papel digital